Contenidos digitales | Noticias | 30 DIC 2020

2020, el año que sobrevivimos

El año que está a punto de terminar será el más extraño de nuestras vidas. Nadie lo duda. Por eso hemos querido repasarlo con los responsables de los principales protagonistas de las Ti. Un año… que cada cual lo califique como quiera.
2020
Redacción

En 1986, C. J. Koch vio publicada su obra El año que vivimos peligrosamente. Relata las peripecias de un reportero en Indonesia en 1965, donde tiene lugar una insurrección. El libro, todo un éxito mundial, fue llevado al cine —como siempre suele ocurrir con estas cosas— de la mano de Peter Weir, y con Mel Gibson y Sigurney Weaver como protagonistas.

Pues eso, el año que vivimos peligrosamente. 2020, sin ir más lejos. Y tanto. “Complicado para todo el mundo. Evidentemente, nadie esperaba todos los acontecimientos que se han sucedido, por lo que todas las empresas y empleados nos hemos tenido que reinventar y adaptar a la nueva situación”, reconoce Mario García, director general de Check Point para Iberia. De ahí que todas las empresas se echaran en brazos de algo que, por desgracia, no todas han cuidado de la misma manera: la tecnología. Esa que andaba por ahí, poco menos, “que fue considerada erróneamente como una función de fondo, durante años, sólo para apoyar a las empresas. Sin embargo, como la tecnología ha dictado el curso de las dos últimas décadas, las TI se han establecido como una función central del negocio. El último par de meses ha demostrado que las empresas que hicieron proactivamente inversiones en tecnología prudente prosperaron en estos tiempos difíciles. Los equipos de TI llegaron a las primeras líneas, permitiendo a los negocios continuar sin problemas ya que la mayoría de los empleados trabajaban a distancia”, reconoce Rajesh Ganesan, vicepresidente de ManageEngine.

Por lo tanto, vamos a intentar realizar un análisis del año. Misión harto complicada, pues como admite Alfonso Franco, CEO & Managing director de All4Sec, “nunca, desde la II Guerra Mundial , habíamos tenido una caída del PIB mundial y unas pérdidas humanas tan grandes como las sufridas en los últimos 10 meses. Por eso, hablar del balance del 2020 es hablar del peor año de nuestra sociedad a partir de la posguerra.  Sin embargo, y dicho esto, ha habido sectores, como ocurre en todos los momentos de la historia, que se han visto reforzados por la necesidad”.

Vamos con ello.

 

2020

Este año que cerramos ha sido, sin duda alguna, el del teletrabajo. El confinamiento obligó a muchas organizaciones a implementar, a marchas forzadas, el trabajo en remoto con todos los retos de ciberseguridad que implica. En un primer momento se primó la capacidad de teletrabajar sin tener en cuenta otras consideraciones como la ciberseguridad, por lo que se han proporcionado mecanismos de acceso sin preocuparse de los riesgos asociados. Muchas compañías no contaban con equipamientos dimensionados para asumir una elevada carga de usuarios remotos accediendo a los recursos corporativos o no disponían de política definida para el teletrabajo y conocida por todos los empleados. “Ha sido todo un reto para el que la misión de las compañías de ciberseguridad ha consistido en ayudar a nuestros clientes a implementar sistemas de seguridad adecuados para proporcionar un teletrabajo seguro”, dice Acacio Martín,  Regional director Fortinet España y Portugal.

Otro de los fenómenos que se ha visto impulsado este año ha sido la transformación digital. La pandemia ha puesto en evidencia que las compañías que estaban más avanzadas en digitalización han sabido responder con más agilidad a los cambios del momento mientras que aquellas que todavía no habían acometido el proceso de transformación digital se han visto presionadas para acelerarlo y no quedar atrás.

Por último, hemos asistido a una mayor concienciación por parte de organizaciones, trabajadores y usuarios en general sobre ciberseguridad. La irrupción del teletrabajo y la explosión de los canales de venta digitales han traído consigo campañas de phishing, ransomware, ciberataques a sistemas sanitarios, etc. lo que ha llevado a las compañías a ser cada vez más conscientes de la necesidad de dedicar más recursos a ciberseguridad.

 

En consecuencia, un año… diferente

Nadie podía esperar, allá por el mes de febrero, que un virus surgido de un mercado de una ciudad china llamada Wuhan cambiaría nuestras vidas. Y por completo. El virus se extendió y no tardamos en conocer su nombre —COVID-19 o coronavirus—, que desde entonces quedaría asociado a nuestras vidas para siempre.

Centrándonos en la tecnología, no cabe duda de que 2020 está siendo un año muy inestable. Tras el parón del confinamiento y la desaceleración que se vivió de agosto a octubre, en el último trimestre se está retomando la actividad y reactivando los proyectos. “Afortunadamente, el sector tecnológico no ha sufrido el impacto negativo de otros sectores y, aunque con los matices antes señalados, el año se cerrará con facturaciones menores de las previstas pero con márgenes positivos”, reconoce Pilar García Garzón, directora general de Orbit Consulting Group.

Pero, lo más curioso es que lo vivido a lo largo de este año ha impulsado el valor de la tecnología en las empresas como palanca imprescindible para no solo crecer, sino sobrevivir. “Las organizaciones están mucho más concienciadas. Lo hemos visto con el teletrabajo, las que han podido basarse en él para seguir con sus operativas diarias son las que mejor han soportado las nuevas circunstancias. También se han concienciado de que invertir en seguridad es imprescindible para defenderse de ciberataques cada vez más sofisticados y garantizar la continuidad del negocio”, prosigue Garzón.

Diferente porque las empresas no pudieron quedarse de brazos cruzados ante la magnitud de lo que se estaba viviendo. Otro Garzón, de primer apellido García y de nombre Javier, director de Canal de HP Iberia, destaca en este punto del reportaje la importancia de las tecnologías como elemento imprescindible para que el país no se detuviera por culpa del COVID-19. “Las tecnología, en general, han demostrado ser un importante aliado en la lucha contra la pandemia, no sólo en la primera línea de batalla, produciendo material sanitario de primera necesidad y ayudando a prevenir, detectar y diagnosticar la enfermedad y a encontrar una vacuna, sino también facilitando nuevas formas de trabajar, relacionarnos y consumir que permitieran dar continuidad al sistema. Hablamos de las redes de comunicación y dispositivos asociados al teletrabajo, pero también opciones de ocio en la distancia, la Inteligencia Artificial, el Big Data o la impresión 3D. En definitiva, todas aquellas tecnologías que han acompañado a los usuarios y a las empresas en esta difícil travesía y que han posibilitado un cambio de mentalidad en la vida de las personas”.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios