Contenidos digitales | Noticias | 20 JUL 2021

Servicios gestionados de impresión: se adaptan a cualquier circunstancia

Este tipo de servicios demuestra su eficacia y ofrecen un nivel de calidad excelente no sólo en situaciones normales, sino en las extraordinarias como las vividas en el año 2020.
Impresión- Seguridad
Víctor Manuel Fernández

2020: el año de nuestras vidas; o el año que vivimos peligrosamente por culpa del COVID-19. Eso, sin necesidad de marcharnos a Indonesia, como hace Mel Gibson en el film —glorioso, oiga— dirigido por Peter Weir. A diferencia de la insurrección comunista que puso en jaque al presidente Sukarno en 1965, aquella pandemia fue global, por lo que no hizo falta desplazarse a ninguna parte para sufrir sus consecuencias. Bastaba con abrir la puerta de casa. Y puede que nos quedemos corto con eso del año que vivimos peligrosamente. Si hubiera durado un día, lo hubiéramos comparado con el día de la bestia y Álex de la Iglesia, tan contento, no. Ya va por un año y medio, y lo que te rondaré, morena.

La tecnología, como habrá leído/escuchado hasta la saciedad, ha sido fundamental para afrontar una situación tan excepcional como desconocida hasta la fecha. Muchas han sido sus facetas, muchas han sido las tecnologías que han salido reforzadas de la pandemia, al igual que a Gibson aquella película le dio un chute de popularidad importante. Una de ellas se ha demostrado fundamenta, y son los servicios gestionados de impresión. De ellos vamos a hablar en las páginas que siguen.

 

Aquellos primeros momentos…

Le hemos pedido a José Ramón Sanz, responsable de Marketing de Producto de Brother Iberia, que recuerde cómo fueron aquellos primeros momentos de la pandemia, cuando nuestra inocencia estaba a punto de verse mancillada —ahora anda como anda. Más que resabiada—, y descubrimos cosas como el teletrabajo y la aparición de modelos de impresión basados en los servicios gestionados de impresión para atender las demandas de un nuevo escenario de trabajo: “Cuando el país se paralizó el 14 de marzo de 2020 y una gran parte de la población activa fue enviada a casa para trabajar desde allí, muchos ámbitos de la empresa se pararon también, como es el caso de la impresión. Por eso, este aspecto se vio obligado a evolucionar, dando lugar a modelos de impresión basados en los servicios gestionados de impresión, como el de la impresión hiperdistribuida, el más eficiente a la hora de controlar el gran número de dispositivos que las empresas tienen que gestionar actualmente.

Y es que nuestra forma de trabajar también ha evolucionado, ya que el teletrabajo ha llegado para quedarse, y el modelo híbrido, también. Las compañías se han visto obligadas a instalar un mayor número de dispositivos no sólo en la oficina, sino también en la casa de los empleados, lo que incrementa el riesgo de vulneración de la seguridad. Además, para evitar el contacto social, las empresas se han visto obligadas a eliminar las esquinas de impresión y sustituir los grandes equipos por diferentes soluciones más pequeñas que puedan utilizar un número más reducido de empleados.

En definitiva, podemos decir que la pandemia ha impulsado este tipo de servicios. De hecho, según un informe que Quocirca publicó a finales de 2020, el 37% de las compañías los consideran muy importantes para la transformación digital, y 8 de cada 10 empresas planea aumentar su gasto en este tipo de servicios”.

No le aplaudimos por este análisis porque en papel no se puede, y lo de plas, plas, plas, como que queda demodé, pero si lee este reportaje —que lo hará, estamos convencidos—, felicidades por el análisis.

 

…y lo que vino después

Lo que vino después fue la demostración del poder de los llamados sistemas gestionados de impresión; pues quedó demostrado que toda empresa, organismo oficial, hospitales, centros de atención primaria, laboratorios, educación, distribución de alimentación, logística en general, etc., que usaban estos servicios, pudieron seguir —y siguen haciéndolo— han podido operando con normalidad al disponer de sus servicios de impresión gestionados de una manera profesional.

Los dispositivos han seguido estando monitorizados, han seguido saltando las alertas y se han seguido solucionando, en el 90 % de los casos y en remoto, los avisos de necesidad de reposición de consumibles, etc. Es decir, se ha demostrado que este tipo de servicios ofrece un nivel de calidad excelente tanto en situaciones normales, como en las extraordinarias vividas en el año 2020”, considera Fernando Pérez Printers & Supplies manager Iberia, Tech Data.

Pero…

No todo iba a ser tan bonito en la vida, que Bambi sólo saltaba por las verdes praderas de su bosque. De soltarlo ahora en cualquier pradera de la meseta, y si corresponde con el levantamiento de la veda de caza mayor, de él —porque era macho. Al final le salen unos cuernos que ni la Torre Eiffel de altos. Y si no, revise la película. Revísela— no quedaría ni los buenos días.

“Los servicios gestionados de impresión se vieron afectados de forma directa por la pandemia y el consecuente confinamiento. El servicio de coste por página supone el principal pulmón de ingresos de nuestros distribuidores, y el hecho de que las empresas estuviesen cerradas hizo descender las impresiones a mínimos desconocidos para nuestro sector. Sólo las empresas privadas y públicas consideradas de primera necesidad mantuvieron o incluso incrementaron en algunos casos sus volúmenes de impresión”, nos confiesa Jordi Giner, socio fundador y gerente de VALUE, mayorista único de Kyocera.

¿Culpa, entonces, del teletrabajo? Despejemos dudas.

Puede leer aquí el reportaje completo.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios