TENDENCIAS | Noticias | 21 FEB 2020

SaaS: de la nada a representar la cuarta parte del software empresarial en diez años

En apenas una década, el gasto en software como servicio (SaaS) ha pasado de la nada a representar una cuarta parte del mercado del software empresarial. Sin duda, una de las tendencias de la segunda década del siglo, y en la que el Canal tiene un papel vital.
seguridad empresarial saas
Redacción

De la nada al todo, o al menos a ser una parte esencial de un mercado. Eso es lo que ha conseguido hasta las fecha, y en menos de una década, una tendencia llamada a representar una parte importante del mercado del software: el software como servicio o SaaS, en sus siglas en inglés.

Vayan por delante estos datos de la firma Synergy, que muestran cómo aquella tendencia ha pasado de no representar nada en aquel mercado a tener un peso actual cercano a los 100.000 millones de dólares, lo que la define como una de las tendencias más importantes de la segunda década del siglo. Datos que la llevan a pesar, en la actualidad, una cuarta parte del total del mercado de software empresarial, valorado en cerca de 450.000 millones de dólares. Lo que es normal si tenemos en cuenta que su crecimiento ha rondado casi el 40% al año, dato que contrasta con el modelo On premise, cuyo alza apenas llega al 4% anual.

John Dinsdale, analista jefe de Synergy Research Group, tiene claro que "la compra de versiones de software SaaS se ha vuelto cada vez más atractiva para las empresas, algo notorio durante la última década gracias a las mejoras alcanzadas en las capacidades de alojamiento, una economía más flexible y una mayor comodidad para pasar a un modelo operativo basado en la nube".

No en vano, el sector del software está viviendo una auténtica revolución en los últimos 4-5 años, que está poniendo la industria patas arriba. “Uno de los elementos clave para esta transformación ha sido la madurez que ha alcanzado la tecnología Cloud; que permite que las aplicaciones no tengan que correr en infraestructura propia del cliente, sino que es el propio proveedor del software el que se hace cargo también del despliegue, operación y su mantenimiento”, considera Diego Sánchez-Aparisi, Product marketing director de Sage Iberia.

Sin embargo, el impacto del Cloud va mucho más allá de la tecnología en sí misma. Esta tecnología no sólo ha abierto la puerta a una nueva forma de consumir aplicaciones; sino que ha sido el catalizador que ha permitido que se desarrollen nuevos modelos de negocio que han cambiado toda la cadena de valor y ha acelerado el ritmo de innovación de una forma drástica.

Ahora se habla de modelos Software-as-a-Service (SaaS), en los que clientes ya no compran o adquieren ninguna licencia del software tal y como hacían hasta ahora, sino que se suscriben a un servicio (basado en una solución software eso sí) que les permite hacer uso de la misma funcionalidad y disfrutar de las mismas ventajas que tenían en el modelo anterior.

“Entre otras cosas, esto facilita muchísimo la instalación, mantenimiento y actualizaciones de las nuevas versiones —reconoce aquel especialista de Sage Iberia—, lo que hace que el software sea mucho más accesible para cualquier tipo de empresa. Es por esto por lo que este modelo ha tenido tan buena acogida y muchas empresas se estén planteando la migración de su solución actual a su versión en SaaS, que es más moderna, flexible y fácil de operar que nunca”.

Los porcentajes

Decíamos al comienzo de este reportaje que el SaaS ya supone una cuarta parte del total del mercado de software empresarial. Un cifra a tener muy en cuenta. No obstante, todo es cuestión de su ritmo de adopción y consumo, que difiere según la empresa y su tipología. Así, un servicio como el correo electrónico en la nube ya se ha convertido en una norma tanto en el ámbito personal como en el empresarial; al igual que ocurre con los antivirus. En este caso, lo que menos valor aporta no es el software en sí, sino las listas de virus y las reglas lógica para prevenir y detectar una infección de esos virus.

“Lo que sí parece claro es que el futuro del software pasa sí o sí por el modelo SaaS. De hecho, el crecimiento en ventas de este modelo respecto a los modelos más tradicionales es de 10 a 1”, vuelve a intervenir Diego Sánchez-Aparisi, quien ofrece esta explicación al respecto: “En el mundo del software de gestión el ritmo de adopción está siendo un poco más lento. Esto se debe fundamentalmente a dos motivos:

• Las inversiones que se han hecho en la adquisición de las licencias software en el modelo anterior, que típicamente llevan un período de amortización de 7-8 años

• Las personalizaciones y/o desarrollos particulares que se han hecho en las instalaciones actuales (con su consiguiente inversión) que presentan algún tipo de dificultad para migrar al modelo en la nube.

Sin embargo, cuando piensas que la gran mayoría de empresas de nueva creación vemos que ya están optando por una solución SaaS como primera opción para implantar su software de gestión”, termina de detallar.

En consecuencia, si hay alguien interesado en marcar el ritmo de la velocidad de transición de este mercado esos son, para Javier Bustillo, “los propios fabricantes, en la medida en la que encuentren una manera de incentivar el consumo en el nuevo modelo, minimizando la tasa de abandono de sus clientes mientras persiguen a los nuevos”.

Lo que sí parece claro es que los nuevos negocios que aparecen serán clientes más probables del nuevo modelo, del que aprovecharán todas sus ventajas al no tener que deshacerse de un legado anterior basado en el modelo On-premise. Por lo tanto, “veremos aumentar el porcentaje de los clientes SaaS frente al consumo tradicional de hardware y software, pero la percepción de la seguridad en el modelo SaaS por parte de los clientes finales va a ser un factor relevante que defina parte de la celeridad con la que suceda esta transición, sobre todo en los entornos críticos corporativos”, aclara Javier Bustillo.

Puede leer aquí el reportaje completo.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios