TENDENCIAS | Artículos | 22 MAR 2019

Servicios en la nube: un paso adelante

La madurez está llegando al mercado SaaS. Está calando a las empresas de arriba abajo, desde la arquitectura de las soluciones hasta el planteamiento económico. Un crecimiento sostenido el suyo, en definitiva. Y lo mejor está por venir, que nadie lo dude.
seguridad empresarial saas
Redacción

El software como servicio (SaaS) está alcanzando su madurez. Los datos lo exponen a las claras: según el último informe de Quint Wellington Redwood sobre el estado del Cloud en España, las soluciones SaaS experimentan un crecimiento sostenido, y casi el 33% de las organizaciones invierte en ellas entre un 5% y un 15% de su presupuesto de TI. Además, casi un 5% de las empresas consultadas en este informe destina más de un 50% de su presupuesto de TI en soluciones SaaS.

Más aún. Los expertos aseguran que 2019 será el año de la nube y de los servicios SaaS. “Y, a mí no me cabe duda de eso —sostiene Isabel Pomar, CEO de Datisa. Y expone sus razones—: “Este año y los próximos serán determinantes, ya que se apunta a que el 90% de las empresas en España hará inversiones en servicios basados en la Nube. De hecho, nosotros estamos viendo cómo cada vez son más las empresas que reclaman sus aplicaciones en la Nube, entendiendo las múltiples ventajas que les puede proporcionar, especialmente en sus procesos de transformación digital”.

Eso, en lo que respecta al marco general, pero si centramos el zoom en el presente 2019, como ha hecho la CEO de Datisa, encontramos —siempre el mencionado informe— que un 82% de las compañías se está plantendo incrementar sustancialmente el presupuesto destinado a SaaS, mientras que un 83% se plantea un incremento en IaaS/PaaS. “De estas cifras se desprende que las empresas están apostando fuertemente por la nube, adoptando diferentes modalidades para seguir avanzando en su transformación”, considera Miguel Maia, director de la unidad de negocio de Cloud y Empresas en Microsoft.

Y es que este modelo aporta grandes ventajas a las empresas como la reducción de costes, la disponibilidad y acceso en cualquier momento, lugar o dispositivo o la posibilidad de mantenerse actualizados. “Sin embargo, los modelos on-promise están lejos de acabar, son un valor añadido para muchas empresas. Lo que se está comprobando es que las empresas tienen ahora mayor libertad de elección entre el modelo que mejor sirve sus necesidades y estas opciones van a convivir paralelamente en el mercado”, admite João Sampaio, director de la Unidad de Negocio Internacional de PHC Software.

La seguridad, esa constante

El panorama es bueno, pero como todo lo relacionado con la nube siempre aparece la seguridad, que está en todas las salsas. Y Cloud y seguridad son lo más parecido a una pareja de guardias civiles, que van siempre en comandita. Y para bien y para mal en lo que SaaS respecta, pues como advierte aquel ejecutivo de Microsoft, “en nuestro acercamiento a los clientes a través de los partners, resulta paradójico que la seguridad es uno de los principales argumentos en contra para algunas empresas que no han dado el salto a la nube y, al mismo tiempo, es también uno de los principales argumentos a favor para aquellos que articulan su estrategia en torno al Cloud Computing.

Y sí, la seguridad todavía se percibe como la principal fuente potencial de riesgo, “pero pensamos que esto es un error de planteamiento, seguramente proveniente de considerar la seguridad solo a posteriori”, declara Jordi Marfany, BI & Cloud Readiness Director de Wolters Kluwer Tax & Accounting, y lo justifica de esta manera: “Pensamos que la seguridad debe estar imbricada desde la propia conceptualización del proyecto de solución tecnológica. Sólo así se tiene la trazabilidad adecuada para afrontar cualquier reto de seguridad que se plantee, tener una respuesta preparada y razonable. Intentando poner un ejemplo, no se puede construir un edificio y plantearse después qué pasará si hay un incendio; cuánta gente como máximo podrá albergar cada planta determinará cuántas salidas de emergencia se precisan. Y preguntas como ésta deben resolverse durante el periodo de diseño de los planos para evitar sorpresas de costes y esfuerzo al final del proyecto. Si todos los fabricantes somos responsables, la seguridad debe tener su espacio de análisis y evaluación, pero jamás debería ser un freno”.

Aunque se nota el cada vez mayor interés de las empresas por la seguridad en la nube. Isabel Pomar no tiene dudas acerca de ello: “Empiezan a tener claro que, por mucho que se queramos reforzar la seguridad en nuestra empresa, hacer copias de seguridad o tener redundancia de hardware y software, es imposible alcanzar los niveles de servicio proporcionados por el proveedor SaaS. O sea que, nuestros datos están más seguros en la nube que en nuestros propios servidores”.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios