TENDENCIAS | Artículos | 18 JUN 2019

Actualización de software: cuándo, cómo, y si se usa todo, o más bien nada

Un reciente estudio de Capgemini y Sogeti advierte que más de la mitad de las grandes corporaciones lanza una actualización de software de manera diaria, y un 26% lo hace cada hora. Ahora, ¿aprecian sus clientes dichas actualizaciones? ¿Les sacan todo el provecho? Dos de los grandes del software como Sage y Wolters Kluwer nos ayudan a clarificar esta cuestión.
software bug
Redacción

El estudio al que hacemos referencia en la entradilla del presente reportaje, elaborado por Capgemini y Sogeti, deja claro que por las grandes corporaciones, que no quede. Así —y siempre según dicho estudio—, la mitad de aquéllas lanza una actualización de software de manera diaria, y un 26% de ellas lo hace casi cada hora. Pero la cosa no acaba aquí, puesto que el 32% de aquellas corporaciones asegura realizar pruebas de software de manera continua.

Pruebas, pruebas y más pruebas

Por eso, hemos querido ahondar un poco más en el tema de la mano de dos gigantes del software como Sage y Wolters Kluwer, y la conclusión, como advierte Jordi Punxench, director de Desarrollo de Producto en Sage Iberia, es que “saber determinar una correcta frecuencia de actualización de las versiones es esencial para poder ofrecer un buen servicio a nuestros clientes sin deteriorar su experiencia como usuarios”.

Ambas compañías, expertas en software de gestión, son conscientes de que, en el caso concreto de dicho software, su actualización es necesaria para ajustarse a los cambios legales. Pero, como todo en la vida, con sus matices. Como bien quiere clarificar Punxench, “queremos evitar que nuestros clientes reciban una actualización cada vez que inician la aplicación. Para ello, concentramos nuestras actualizaciones en dos grandes bloques: las de evolución funcional (de las que hay dos o tres versiones al año), y las de cambios legales, cuya frecuencia depende de cuando éstos se publican, pero que solemos liberar en una versión mensual (RENTA, Sociedades, modelos fiscales, etc.), aunque hemos tenido picos de una por semana cuando ha habido muchos cambios de normativa. Y tampoco lo ve muy diferente Damien Peteau, Software Development & Cloud App Management Director de Wolters Kluwer Tax & Accounting España: “La mayoría de nuestras soluciones están siendo desarrolladas utilizando métodos de gestión ágil de proyectos (agile), lo que significa que cada dos semanas lanzamos actualizaciones funcionales de nuestras aplicaciones. No obstante, la entrega a nuestros clientes se realiza con una periodicidad menor, una vez que se producen un conjunto de cambios significativos en estas funcionalidades”.

Innovación vs competitividad

Innovación, esa es la palabra clave que caracteriza a todo este escenario. Innovación para ofrecer la mejor solución —y sus actualizaciones posteriores— al cliente, pero también para conocer sus necesidades y de qué manera cubrirlas.

Hoy en día ya nadie discute que la innovación es imprescindible para mantener la competitividad de la empresa. Por eso, “el gran reto es decidir en qué invertir los recursos y cómo hacerlo para no perder el foco de la actividad principal de la empresa. Si se innova sin una estrategia es difícil medir el retorno. Y sin una ejecución correcta, es fácil que esas iniciativas acaben viéndose como una distracción que conlleva un riesgo en el corto plazo mayor que los potenciales beneficios en el largo. Lo primero que una empresa tiene que hacer cuando acomete el reto de innovar es definir claramente qué objetivos quiere conseguir”, admite el , director de Desarrollo de Producto en Sage Iberia.

Claro que la innovación por sí misma no tendría sentido si antes no se ha comprobado el potencial de lo desarrollado y, especialmente, su utilidad; si lo que se pone en manos del cliente es lo que realmente necesita y cubre sus expectativas. De ahí que en Wolters Kluwer reconozcan que “en paralelo al desarrollo de nuestras soluciones, ejecutamos regularmente una Prueba de Concepto (PoC) para evaluar el potencial de nuevas tecnologías o de nuevos conceptos, poder conocerlos y posiblemente integrarlos en nuestras soluciones”, reconoce Damien Peteau.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios