TENDENCIAS | Artículos | 22 ABR 2019

Inversión en la calidad del software: miles de razones para hacerlo

La calidad del software con que se trabaja es fundamental. Y tanto o más lo es que sus desarrollares sigan invirtiendo para poner las mejores soluciones en manos del Canal. Que la rueda de la calidad, y cuanta más
seguridad

Software, software, software. Más software de calidad, por favor, se podría decir parafraseando al gran Aute. Pues cuanto mayor sea su calidad, más y mejores desarrollos se podrán realizar con ella. De cajón. Pero, para eso, es necesario aumentar la inversión en software, primero, y después insistir en lo importante que es utilizar soluciones de software de calidad.

La importancia del testeo en software

Sogeti ha hecho públicos recientemente los resultados de un informe mundial sobre testing y calidad del software, realizado junto a Micro Focus y Capgemini, que concluye que el porcentaje de inversión dedicado a esta área alcanzó el 26% de los presupuestos de tecnología.

Ahora, ¿por qué es importante investir en testing verificar o incluso incrementar la calidad del software que después utilizarán las empresas? Según concluye el mencionado informe, por mejorar la satisfacción de los clientes (5,85 puntos sobre siete), para detectar defectos antes de su puesta en marcha (5,81), o para incrementar la calidad del software (la misma puntuación que en el caso anterior).

Y es que nadie duda de que el software es, hoy por hoy, uno de los principales objetivos estratégicos para las organizaciones. Y también para las pymes, ya que sus procesos más importantes y, por tanto, su competitividad y supervivencia, dependen en gran medida del funcionamiento óptimo del software que empleen. “En este sentido, es necesario que tomen conciencia sobre la importancia que tiene la calidad del software que emplean, en el caso de que se trate de cliente —empresas receptoras de software—, o en el caso de que sean proveedores —empresas fabricantes de software—. En este último caso, la calidad del software debe ser uno de los procesos sobre los que impactar activamente antes de lanzar un nuevo sistema al mercado”, defiende Isabel Pomar, CEO de Datisa.

Por otro lado, para que cualquier proyecto o iniciativa tecnológica tenga éxito, es imprescindible garantizar la calidad del software. Aplicar técnicas de gestión de calidad a los proyectos de software ayuda a terminarlos con éxito en el tiempo previsto y con los requisitos solicitados por el cliente. “Por lo tanto, creo que gestionar y mantener actualizada la calidad del software es imprescindible para cualquier iniciativa de este tipo”, insiste la CEO de Datisa.

El signo de los tiempos

Y es que el signo de los tiempos es así. El nuevo entorno digitalizado e interconectado en el que se desarrolla la vida profesional del Canal obliga a los desarrolladores de soluciones a replantear su estrategia respecto al aseguramiento del comportamiento tanto funcional (prevención de errores en nuestras soluciones, su fiabilidad y robustez), como no funcional, cada vez más importantes en el entorno Cloud (rendimiento, seguridad…). A lo que hay que unir, como bien indica Óscar Castañeda, Quality Assurance y Test Automation Lead en Wolters Kluwer Tax & Accounting “la necesidad de dar respuesta eficiente y en tiempo a sus necesidades cambiantes, que nos exige ser excelentes en nuestro diseño, ejecución técnica, y la automatización de los procesos de despliegue y entrega”.

Otro detalle que tampoco se ha de olvidar en esta tesitura es el propio cliente. Es decir, su perfil, y también la competencia que desarrolla el mercado —cada vez mayor—, “que nos obliga a enfocar la calidad también desde el prisma de la experiencia del usuario y de la anticipación a sus demandas, a través del análisis de su comportamiento, sus consultas, y la interacción directa con ellos en el diseño”, insiste Castañeda, quien lanza este aviso para navegantes: “Si no tenemos en cuenta todos estos aspectos respecto al concepto de calidad del software y no nos adaptamos tecnológica y operativamente para hacerlos posibles, no seremos capaces de seguir entregando valor a nuestros clientes, no podremos resolver sus necesidades en tiempo y forma, y no podremos establecer relaciones de confianza mutua con ellos”.  

Puede leer aq el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios