DISTRIBUCIÓN | Noticias | 20 ABR 2020

"Casi dos meses después, el Canal está sentado al borde del precipicio de una contracción económica del 2% en 2020, y ese es el mejor escenario”

Jay McBain, analista de Forrester Research, analiza el panorama del Canal y las consecuencias provocadas por el COVID-19.
negocios internacional
Redacción

Cuando los organizadores del Mobile World Congress (MWC) decidieron cancelar su conferencia insignia debido al coronavirus, muchos sacudieron sus cabezas con incredulidad. Sin embargo, pocos pudieron predecir que ese indicio era sólo el primer temblor en lo que se ha convertido en uno de los mayores terremotos económicos que ha golpeado a la industria tecnológica, en particular, y al mundo, en general, en los últimos 100 años.

McBain considera que “ahora, casi dos meses después, los vendedores de tecnología y sus socios de Canal están sentados al borde del precipicio de una contracción económica del 2% en 2020, y ese es el mejor escenario”. Como ha señalado McBain, analista principal de Forrester, la fortuna del Canal para este año depende ahora en gran medida de las medidas para frenar la propagación de COVID-19 adoptadas por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC). En su estado actual, el Canal de tecnología global aporta 2,26 billones de dólares a la economía, es decir, el 64% del total de los gastos de los clientes.

El panorama

Incluso un mínimo de una recesión del 2% en la economía de los EE. UU. solamente vería eliminados 47.360 millones de dólares del total de 880.500 millones de dólares gastados en tecnología a través del Canal. Esto, según McBain, podría conducir como resultado a un aumento marginal de las quiebras y a la actividad de fusiones y adquisiciones forzadas en el Canal.

Desafortunadamente, a juzgar por la situación actual, McBain cree que existe una probabilidad del 50% de que los mercados tecnológicos de los Estados Unidos y del mundo disminuyan en más de un 2% en 2020 si comienza una recesión en toda regla.

Según aquel analista, esto podría afectar a más de una cuarta parte de los revendedores, los de valor añadido, los proveedores independientes de software y los proveedores de servicios gestionados (MSP) de todo el mundo.

"Hemos observado modelos en los que una cuarta parte de todos los socios tecnológicos pierden dinero o luchan por alcanzar el punto de equilibrio (en tiempos de bonanza económica)", admite. "Estos socios son los más expuestos en este escenario y son los que menos probabilidades tienen de obtener capital adicional u otros medios de vida", prosigue McBain.

Los primeros síntomas del después

Las organizaciones de TI ya están empezando a sentir los efectos de la propagación del virus, ya que las medidas de aislamiento y distanciamiento social impuestas por el gobierno empiezan a afectar tanto a la productividad como al gasto de los clientes. Según la firma de analistas Technology Business Review (TBR), sólo 19 de las empresas de TI que la firma había encuestado no habían experimentado aún cambios en sus operaciones. Más de un tercio ha tenido que gastar en tecnología relacionada con la productividad.

Sin embargo, dentro de este sombrío panorama, hay algunos aspectos positivos para los socios de Canal, ya que hay consultoras que predicen que la demanda de servicios de computación y almacenamiento en la nube seguirá creciendo. McBain también señala que la demanda de servicios de infraestructura de nube seguiría siendo fuerte.

Además, los socios podrían ver posibles aumentos en el gasto en software especializado, equipos de comunicaciones y servicios de telecomunicaciones, ya que las denominadas ‘empresas de cuello blanco’ animan a los trabajadores a trabajar desde casa y las formaciones se desplazan a cursos en línea.

Puede leer aquí el resto del artículo.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios