Contenidos digitales | Noticias | 22 OCT 2020

“Puede que aún no estemos donde queremos, pero sí estamos en el camino de conseguirlo”

DMI Computer celebra treinta años en el mercado en medio de una situación distinta a la que, seguramente, esperaba para celebrarlo. De ello nos habla su gerente y fundador, Emilio Sánchez Clemente, en una entrevista con mucho que destacar.
Emilio Sanchez Gerente DMI Computer
Víctor Manuel Fernández

Veinte años no es nada, cantaba Carlos Gardel. ¿Y treinta? De estar vivo el cantante de origen francés —sí, no se sorprenda, lector. Gardel era oriundo del país vecino—, posiblemente diría que tampoco. Ese espacio de tiempo se le ha pasado como un suspiro a Emilio Sánchez Clemente, gerente y fundador de DMI Computer. Motivo más que suficiente para charlar con él de dicha efemérides y de otros temas relacionados con la actualidad del sector.

Treinta años en el mercado, ¿qué balance hace de estas tres décadas de presencia en el mercado?

—Sonríe antes de responder—: hay que tener cierta cautela, pero también disfrutar del momento porque estamos en un sector que se puede considerar afortunado si lo comparamos con otros. Pero, al final, con una trayectoria tan larga, el balance no puede ser más que positivo, y me siento muy orgulloso de continuar a pesar de las circunstancias y del mercado tan cambiante en el que nos encontramos inmersos.

¿Hay cuerda para otros treinta más?

Desde luego, sin duda alguna. Es una efemérides que nos hubiera gustado celebrar de otra manera, desde luego, pero las circunstancias mandan. Aunque, estar, ya es mucho.

Al respecto de esa efemérides, ¿qué balance hace de esos treinta años en el mercado?

Muy positivo —asiente convencido—. No he dejado de ser una persona que estudiaba y que, por entonces, empezó a vender equipos clónicos. Ahora, cuando echo la vista atrás y veo todo lo que hemos andado, es cuando te cercioras de lo que has hecho, de que hay más cosas positivas que negativas en tu haber; todo lo que era una era de cambios en la sociedad, de una incipiente digitalización, cuando se decía aquello de «algún día, un ordenador por cada hogar» y mira dónde nos encontramos ahora. Y no sólo ha cambiado lo que se vende, sino cómo y dónde se vende. Los canales han cambiado, en especial en aquellos dos ámbitos, lo que es posible gracias al gran equipo de personas que componen DMI Computer que ha ayudado para llegar a donde estamos.

Una efemérides que se cumple en un año como 2020, que está siendo convulso. ¿Qué previsión de crecimiento manejan de cara a final de año? El objetivo era crecer cerca de un 20%, lo que supondría superar los 150 millones de facturación, aproximadamente…

Sí —asiente convencido—, vamos camino de conseguir esa cifra o incluso un poco más, entre 150 y 160 millones. Es un reto muy importante crecer a esos niveles, sin duda, y más en un año como el que estamos viviendo. No obstante, lo que demuestra esa cifra es que estábamos preparados para cuando llegara un momento como el que nos ha tocado vivir. Y es que, cuando las cosas se pone más duras, es cuando más te das cuenta de que tu estructura está preparada para afrontar situaciones como la actual, y la de DMI ha demostrado que está para afrontar el futuro, aunque sea con agua turbulentas que, no obstante, me reafirman en la idea de que lo mejor está por llegar; y que, seguro, al saber aprovechar las oportunidades que están surgiendo y surgirán, sabremos sacar una lectura positiva de una época como la actual y encontraremos el hueco donde poder estar, que es lo que me hace concebir muchas esperanzas.

Precisamente, al respecto de estas últimas palabras, ¿cómo está afrontando DMI Computer un mercado con las circunstancias que caracterizan al actual?

—Piensa la respuesta durante unos segundos antes de responder—: yo diría que, desde noviembre-diciembre del año pasado, con las noticias que recibíamos desde China, ya preveíamos que iba a haber problemas de stock a comienzos de año, y por eso hicimos una apuesta muy importante a la hora de acaparar material y equipos, lo que también ha sido posible gracias a nuestras instalaciones. Eso nos ha ayudado para tener, que es esencial —junto con la fuerza de espíritu— para anticiparnos a lo que preveíamos que iba a venir y que, finalmente, llegó, pero que no nos cogió por sorpresa, sino con buen stock. Además, también somos una compañía que tocamos varios palos tales como los negocios etailer o retailer, por mencionar algunos. Y, si bien el segundo ha sufrido mucho, su papel se ha visto compensado por el cliente que llamamos de pequeñas tiendas, o breadth, y asimismo por la división profesional, que ha ayudado a las pequeñas y medianas empresas a salir adelante en ese momento.

Puede leer aquí el resto de la entrevista.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios