Acuerdos
Canal
VMware

La adquisición de VMware por parte de Broadcom despierta la preocupación de los clientes

No obstante, Broadcom promete aprender las lecciones de sus acuerdos con CA y Symantec y asegura que esta vez será diferente.

Broadcom

Broadcom ha anunciado la adquisición de VMware por 61.000 millones de dólares. A la luz del historial de Broadcom con adquisiciones anteriores (CA Technologies en 2018, y Symantec en 2019), los clientes empresariales de VMware están comprensiblemente preocupados.

"Tras las compras de CA y Symantec, Broadcom subió los precios, disminuyó el soporte y dejó de invertir en innovación", afirma Tracy Woo, analista senior de Forrester. "Los clientes de VMware harían bien en tener un plan de salida", advirtió.

Stephen Elliot, analista de IDC, lo ve de otra manera. En lugar de aconsejar a los clientes de VMware que identifiquen las salidas, cree que los clientes deberían "redoblar" su relación con el proveedor, avanzando hacia una asociación comercial más estratégica.

En cualquier caso, no se espera que el acuerdo se cierre oficialmente hasta finales de 2023, por lo que las empresas pueden esperar y ver antes de tomar cualquier decisión.

 

Broadcom intenta tranquilizar a los clientes y empleados de VMware

Tanto los ejecutivos de Broadcom como los de VMware son conscientes de las preocupaciones y han dicho todas las cosas correctas, prometiendo que esta vez será diferente.

"Estamos abordando la fase de planificación posterior al cierre del proceso de transacción con una mentalidad abierta, a la vez que nos basamos en las lecciones aprendidas de nuestras anteriores adquisiciones de CA y Symantec Enterprise", ha reconocido Broadcom en su blog.

Y en una reciente reunión municipal, el presidente de VMware, Sumit Dhawan, intentó disipar las preocupaciones de los más de 35.000 empleados de VMware. "No asumamos que sólo porque hayan hecho lo que han hecho con Symantec y CA es algo que pretenden hacer con VMware, porque hasta ahora hemos oído todo lo contrario", dijo Dhawan.

Broadcom insiste en que valora las tecnologías de VMware, así como sus sólidas relaciones con los clientes empresariales, los hiperescalares, los integradores de sistemas y los socios de canal. "No queremos cambiar nada de eso y, de hecho, queremos abrazar esas relaciones", han transmitido desde Broadcom.

La compañía promete que el acuerdo será, en última instancia, una bendición para los clientes, dándoles "más opciones y flexibilidad para construir, ejecutar, gestionar, conectar y proteger aplicaciones tradicionales y modernas a escala en entornos diversificados y distribuidos."

 

¿Frenará Broadcom la innovación de VMware?

Una posible señal de alarma es el objetivo declarado por Broadcom de aumentar los beneficios anuales de VMware de 4.700 millones de dólares a 8.500 millones en tres años. Broadcom afirma que puede conseguirlo "eliminando las funciones generales y administrativas duplicadas en recursos humanos, finanzas, asuntos legales, instalaciones y tecnología de la información".

Pero Woo, de Forrester, se muestra escéptico.

"La eliminación de las funciones administrativas duplicadas no supone los casi 4.000 millones de dólares de beneficios adicionales que busca Broadcom. ¿Qué más tendrán que recortar?" Lo que preocupa es que Broadcom lleve el bisturí a otras áreas, como la atención al cliente y la I+D.

Si la visión de Broadcom de ser una potencia informática completa, desde el mainframe hasta el Edge, se hace realidad, la empresa tendrá que invertir no sólo en proyectos de alto valor, como Broadcom ha indicado que se centrará, sino también en iniciativas de VMware que apenas están ganando fuerza, como su software de gestión de contenedores, Tanzu.

Tal vez, la amplia cartera de productos, las dependencias empresariales existentes y los canales de venta combinados permitan a la nueva VMware lograr ese rápido crecimiento sin recortes de personal, soporte o innovación, pero duplicar casi los beneficios en tres años es un objetivo agresivo.

Además, está el historial de Broadcom de subir los precios, recortar los presupuestos operativos y recortar el soporte tras las adquisiciones, un historial que, según una encuesta de 451 Research, ya preocupa a los clientes actuales de VMware.

La encuesta, realizada a más de 300 líderes tecnológicos después de que se anunciara la adquisición, reveló que, aunque muchos de ellos creen que podría haber sinergias entre las dos empresas, el 40% de los encuestados tenía sentimientos negativos sobre el acuerdo propuesto.

La principal preocupación de los encuestados es la misma que han expresado los analistas: que Broadcom frene la innovación.

 

¿Tratará Broadcom a VMware de forma diferente a sus otras adquisiciones?

Sin embargo, varios factores apuntan a un futuro que no sigue necesariamente el historial de Broadcom con sus adquisiciones anteriores. El primero es la escala.

Con un precio de compra de 61.000 millones de dólares, VMware es, con diferencia, la mayor adquisición de Broadcom hasta la fecha, lo que supone una intensa presión para que Broadcom la convierta en una operación creciente y sostenible, en lugar de ordeñarla, como se ha acusado a Broadcom de hacer con sus compras anteriores.

El siguiente factor es la existencia del sólido ecosistema de socios de VMware. Broadcom necesita establecer relaciones con los socios del canal, o una gran parte del valor de VMware podría evaporarse rápidamente.

El momento de la operación también entra en juego. VMware ha pasado de ser un proveedor de virtualización de servidores a contenedores, ofertas multinube y productos de hiperescalares, por lo que una hoja de ruta que integra los activos existentes de Broadcom en redes, seguridad y AIOps con la cartera de VMware se basa en una transición que ya está en marcha.

Por último, una diferencia importante de esta adquisición es que los productos de VMware no compiten con los de Broadcom. "No hay mucho solapamiento en las carteras de estas dos empresas", dice Elliot. "Para Broadcom, todo lo que aporta VMware es aditivo".

Las tecnologías de VMware ya están muy arraigadas en la mayoría de las empresas, y las relaciones con los clientes de la compañía suelen estar bien consideradas. "VMware es muy pegajoso", añade Elliot. "Broadcom lo entiende, y quiere mantener o incluso ampliar esa adherencia".

Elliot argumenta que la posición única de VMware como pionera de la virtualización con una base de clientes masiva y leal hace que esta operación sea muy diferente a las anteriores adquisiciones de Broadcom, que tenían más solapamiento.

"Se hace una operación como ésta para transformar el negocio, para impulsar el crecimiento, para crear una mejor relación con los clientes", dijo Elliot. "La actitud de Broadcom es que tiene mucho que aprender de VMware. VMware tiene prácticas operativas que son excepcionales y podrían influir en el futuro de Broadcom".

 

¿Una fuga de cerebros empañará el acuerdo?

En un evento de VMware poco después de que se anunciara el acuerdo, una de las primeras preguntas que respondió la directora de personal de VMware, Betsy Sutter, fue la de un empleado que preguntó: "¿Por qué debería quedarme?" La implicación es que si Broadcom desmantela VMware por partes, se irán ingenieros de talla mundial, especialistas en soporte y expertos en ventas y marketing.

Sutter rebatió esta premisa, señalando que la adquisición podría abrir oportunidades tanto para los empleados como para los clientes.

Sin embargo, varios de los principales ejecutivos de VMware ya han abandonado la empresa, los reclutadores de los proveedores de tecnología de la competencia han estado dando vueltas y hay muchos rumores sobre un inminente éxodo de empleados en VMware.

"Se supone que la adquisición se cerrará a finales de 2023, por lo que no se trata en absoluto de un acuerdo cerrado. La agitación interna en VMware podría plantear problemas", señala Woo.

 

Las sinergias podrían abrir nuevos modelos de negocio

Un indicio de que Broadcom se toma en serio la inversión en VMware es que el fabricante de chips ha anunciado que el Grupo de Software de Broadcom pasará a llamarse VMware tras el cierre del acuerdo.

"Si Broadcom y VMware pueden combinar sus fuerzas, no sólo la integración de la cartera beneficiará a los clientes, sino que las sinergias entre estos diversos productos podrían desbloquear nuevos modelos de negocio", dijo Elliot.

Broadcom tiene la visión de transformarse en un centro neurálgico de software en el que los clientes empresariales puedan confiar, desde los mainframes hasta las redes, pasando por la seguridad, la virtualización y la computación de borde.

La propia VMware había estado llevando a cabo iniciativas de multicloud y contenedores, como Project Arctic y Tanzu Kubernetes, que se alinean con la visión que Broadcom tiene para el futuro de su grupo de software empresarial.

La idea es que el actual conjunto de software de Broadcom, que incluye soluciones de AIOps, ciberseguridad y automatización empresarial, se integre estrechamente con las soluciones de VMware para la infraestructura de la nube y las aplicaciones modernas.

"Debido a que estas dos carteras son tan grandes e importantes para los entornos de producción de las empresas, la adquisición crea una oportunidad (para Broadcom/VMware) para construir relaciones más fuertes con los clientes", dijo Elliot. "Hay valor en la amplitud de la cartera, especialmente si pueden coser estos diferentes productos en un todo coherente".

 

¿Qué deben hacer los clientes de VMware?

Para muchos clientes empresariales, sus infraestructuras de nube y aplicaciones dependen en gran medida de los productos de VMware, por lo que la disociación no sería fácil. Sin embargo, probablemente no sea mala idea al menos esbozar una posible estrategia de salida en caso de que se cumplan los peores temores de los escépticos de Broadcom.

Para la mayoría, sin embargo, adoptar una actitud de espera es probablemente el enfoque más prudente. El acuerdo no se cerrará hasta el cuarto trimestre de 2023, lo que da a las empresas tiempo para evaluar sus opciones.

Elliot recomienda que los clientes de VMware se centren en la planificación de productos, las futuras hojas de ruta y una mejor comunicación para crear una asociación empresarial más estratégica.

Este enfoque es probablemente aplicable sólo a las empresas muy grandes. Tras las anteriores adquisiciones de CA y Symantec, Broadcom dejó fuera a las cuentas más pequeñas.

Aun así, Broadcom Software Group no sólo cambiará de marca a VMware, sino que el fabricante de chips está pagando una prima por VMware. Cuando se anunció el acuerdo, el precio de 61.000 millones de dólares representaba una prima del 44% sobre el precio de cierre de las acciones ordinarias de VMware.

Sería un movimiento extraño que Broadcom pagara una prima por un activo que pretende desmantelar por partes.

Cualquiera que sea el camino que Broadcom elija para VMware -sacar provecho a corto plazo o invertir en VMware como si fuera la nueva joya de la corona-, los clientes actuales harían bien en mantener sus opciones abiertas.

A corto plazo, probablemente sea una apuesta inteligente seguir el consejo de Elliot y ver si son capaces de crear la relación estratégica que desean con VMware, pero si eso no funciona, habrán ganado tiempo para desarrollar un plan de salida completo.



Contenido destacado:

Revista Digital

Portada DW 429 Contenidos digitales

Webinar ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Otros Contenidos