Entrevista
Seguridad
Transformación Digital

Paloma Herranz (IPM): “Uno de los grandes retos de los integradores es contar con una propuesta unida al negocio del cliente”

Paloma Herranz, directora de la línea de negocio Business IT y directora comercial de IPM, a Ricoh Company, apuesta por valores como la especialización y la diferenciación como bases del éxito de un integrador como para el que trabaja.

Paloma Herranz
Play

Puede escuchar aquí la entrevista en vídeo:

 

Víctor Manuel Fernández / Imagen: Juan Márquez

“Creo que el integrador ha adquirido un papel mucho más relevante dentro del ecosistema de este sector”. Quien así se expresa es Paloma Herranz, directora de la línea de negocio Business IT y directora comercial de IPM, a Ricoh Company. Esta especialista ha atendido el requerimiento de DealerWorld para analizar, en el caso de aquel integrador, cuáles son los retos a los que se enfrenta una figura de estas características.

A su juicio, el integrador tiene un papel muy claro en el mercado actual: “Trasladar este valor que somos capaces de aportar a las empresas”. De ahí que figuras como IPM constituyan “ese socio de confianza que, al final, les ayude a ofrecer soluciones para facilitarles el proceso de transformación digital en el que están inmersos”.

A esto hay que añadir, en palabras de Paloma Herranz, la necesidad de seguir el ritmo tan vertiginoso que determina el mercado. “Las tecnologías hacen que tengas que estar continuamente al día y trasladándolas de igual manera a los clientes. Al final yo siempre digo tanto a nuestros clientes como a los equipos de nuestra compañía que hay que proporcionar un valor tangible. Es decir, tenemos que estar especializados, diferenciarnos, poseer un conocimiento muy elevado, la experiencia y, asimismo, dar una calidad de servicio. En consecuencia, hemos de ser capaces de contar con una propuesta muy bien articulada y unida al negocio del cliente. En mi opinión, ese es el gran reto que hoy tenemos los integradores, pues al final no somos más que prescriptores y habilitadores de unas tecnologías que las compañías necesitan para hacer su transformación digital, y yo creo que este punto de enlace entre el negocio y lo que nosotros podemos aportar es el lugar en el que los integradores tenemos que estar posicionados hoy en día. Insisto: tenemos que entender el negocio de nuestros clientes, pero también de ser capaces de ver cómo les ayudamos a transformarse y a hacerlo con menor coste hacerlo gracia al trabajo de personas de especialistas en valor añadido, que no sean meros operadores. Pienso que esta es la clave y el papel decisivo que IPM juega en el mercado de los integradores. Desde luego así lo hemos entendido ya desde hace unos años y seguimos manteniéndolo”, estipula.

 

Cambios en las reglas de mercado

Pues no sólo cambia la manera de trabajar las compañías, sino también las reglas del mismo mercado, lo que implica una adaptación a su funcionamiento si una empresa quiere seguir adelante.

“Esa es la clave”, estipula Paloma Herranz, quien apostilla: “Cualquier integrador que quiera aportar valor en este momento ha de adaptarse. Siempre digo que los integradores nos encontramos en una gestión del cambio continua. Tenemos que aprender todos los días, tenemos que adaptarnos a un mercado que va mucho más rápido de lo que ha ido en estos últimos años con muchos efectos externos desde un punto económico, de talento, de maneras distintas de vender o de poner servicios en el mercado de una manera determinada. Al final, esto hace que los integradores estemos en la cresta de la ola”.

 

El papel del talento

“Yo diría que es la clave”, responde Paloma Herranz al ser preguntada por el papel del talento. “Yo siempre digo que la tecnología está ahí y ayuda a quien lo necesite, pero la tecnología sin talento no tiene ningún valor. Por consiguiente, tenemos un reto que afecta a todos los integradores e, incluso, a los clientes para los que trabajamos, y es el siguiente: si el talento no conoce la tecnología o el negocio de nuestros clientes, no es un talento para retener, porque tienes que volver a formarlo. Sin olvidar, y más en este momento, que el talento más joven que busca otro tipo de contexto para trabajar. El teletrabajo ha abierto un escenario nuevo y empresas como la nuestra han de ser capaces de articular buenas proposiciones de valor al empleado, porque al final tenemos que atraer y retenerlo. Eso pasa por implementar planes de desarrollo y formación continua mediante políticas laborales atractivas”.

Pues Paloma Herranz es consciente de que en España hay muy buenos profesionales tecnológicos, “y éste es un sector en el que nunca se deja de aprender. Por eso no tengo dudas en reconocer que nos encontramos en el momento más complejo para atraer y retener talento”.

Puede leer aquí la entrevista completa.



Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Otros Contenidos

directivas SEGURIDAD

Infraestructura Cloud Cloud
Registro:

Eventos: