Canal
Certificación

¿Certificarse? Siempre, pero sabiendo para qué

Certificarse es esencial para que los trabajadores mejoren profesionalmente. Poseer más conocimientos y demostrarlos les abre más puertas, les convierte en imprescindibles a ojos de las empresas. Pero es necesario especificar bien para qué sirven y cuáles son las características de los procesos de certificación para evitar abandonos y el desaliento de quienes se presentan a ellos.

Certificacion

«Tropecé de nuevo y con la misma piedra…», reza el estribillo de Con la misma piedra, canción del álbum Momentos, de Julio iglesias, editado en 1982. Un discazo. En él también se pueden encontrar hitazos tales como Quijote —quien diga que no la ha cantado de fiesta a altas horas de la madrugada cuando se emitía en cualquier garito para cerrar la noche, miente como un bellaco. O como una bellaca— o Nathalie.

Sí, lo reconocemos: le acabamos de dejar a cuadros, amigo lector, amiga lectora. ¿Que de qué va esto? De procesos de certificación. En concreto, de evitar que un proceso de certificación se convierta en lo más parecido a meterse en un cuarto cerrado con Freddy Kruger. O sea, el terror no, lo siguiente.

Así que aquí venimos los de DealerWorld a darle unos consejos útiles para que emprender un proceso de certificación sea algo que le merezca la pena a su protagonista, que mejore con ello, y que sepa dónde se está metiendo. Si gusta, le aseguramos que lo que va a leer será de su satisfacción completa.

 

¿Qué es un proceso de certificación?

Básicamente, y por resumir, se trata de una acción por la que una persona se somete a una serie de entrenamientos para adquirir las competencias necesarias o que desea para desempeñar su trabajo o mejorarlo.

Algo sencillo, estará diciendo, lector o lectora. Pues no. Fácil, fácil, lo que se dice fácil un proceso de certificación “no siempre, como atestigua Laura García, direc5tora de M2I formación España. Su razonamiento es el siguiente: “Muchas personas asumen que la mayoría de los procesos de certificación son simples exámenes o comprobaciones que deben realizar, pero la realidad es que hay procesos de certificación muy complejos que requieren múltiples exámenes, verificación de experiencia, asistencia a múltiples cursos, etc. No siempre hay un esfuerzo por informarse adecuadamente de los requisitos de certificación. Esto se da incluso siendo aptos para certificarse”.

Y ahí radica la cuestión —ahí está el detalle, como se tituló una película del eterno Mario Moreno Cantinflas—: “En muchos casos, la certificación es una obligación para el alumno, pero en todos ellos supone una gran oportunidad, ya que mejora su currículum, acreditando de forma incuestionable su capacitación en un área concreta. El mercado requiere de manos expertas hasta un punto en que la demanda supera a la oferta, y si bien la experiencia de un candidato en un proceso de selección es fundamental, no siempre es fácilmente demostrable, mientras que las certificaciones garantizan un conocimiento mínimo”, asegura Luis Miguel Cañete, director de Canal de F5.

Lo que se traduce en que sean no pocas las ocasiones en que los candidatos a un proceso de certificación no sean del todo conscientes de a qué se enfrentan. “Por lo general, las personas se lanzan a realizar una certificación sin ser conscientes de la formación previa que es necesaria y sin tener la suficiente experiencia en el manejo del producto o servicio sobre el que nos vamos a certificar”, nos dice Nieves Acebal, Service manager en Lidera.

En su opinión, el candidato debe ser conscientes de que certificarse sobre una materia implica ser conocedor de la misma, “por lo que antes de embarcarnos en un proceso de certificación debemos informarnos correctamente, conocer su alcance y, en función de ello, prepararnos dedicándole el tiempo necesario para obtener los mejores resultados posibles, y con ello un conocimiento óptimo del producto o servicio sobre el que nos estamos certificando”, prosigue aquella especialista.

 

El desaliento

Que es lo que aparece cuando el proceso de certificación no marcha como querría la persona que lo afronta, o bien cuando se da cuenta de que le queda demasiado grande. Ana Arenaza, responsable de Formación y Desarrollo en Ibermática, admite que un proceso de certificación “es un proceso riguroso que hay que integrar en la dinámica del día a día ya de por sí muy exigente, y no llegar a todo produce frustración y desmotivación. Para que no se desalienten es muy importante planificar cómo integrar las tareas/ tiempos de dedicación que requiere una certificación en la agenda semanal, y que haya un seguimiento/ apoyo por parte del mánager para abordarlo y gestionar los conflictos o cuellos de botella que se pueden producir”.

Desaliento que, por norma general, obedece a tres causas fundamentales, como analiza a continuación Luis Miguel Cañete:

· “Una, que los alumnos no siempre tienen el tiempo necesario para preparar una certificación; y, especialmente aquellos que están trabajando, han de dedicar tiempo personal para la preparación, por las noches, los fines de semana… lo cual es, obviamente, un sobreesfuerzo que luego las compañías no siempre recompensan. Un trabajador al que la empresa le obliga a certificarse debería disponer de tiempo en su agenda laboral para prepararse.

· Por otro lado, el nivel de dificultad. Hay certificaciones realmente complejas, que rara vez se aprueban a la primera, y eso es duro de afrontar. Para este tipo de certificaciones, yo siempre recomiendo los cursos de los Centros Oficiales de Formación (ATCs) que, no garantizando el aprobado, siempre ayudan y mejoran la ratio de éxito”.

“Por último, el alumno no siempre tiene claro lo importante que puede ser una certificación en un currículum vitae. Esto creo que es importante tenerlo presente en todo el proceso”.

Y es que, como sentencia Laura García, la falta de conocimiento, empuje y tiempo suelen ser factores clave para ese desaliento que sufren los alumnos de un proceso de certificación.

Puede leer aquí el resto del reportaje.
 



Contenido destacado

Revista Digital

Webinar

Revistas Digitales IDG

DealerWorld Digital

ComputerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones IDG


Especiales IDG:
Registro IDG España:

Eventos IDG: