Cloud Computing
Google
Microsoft
AWS

La nube es demasiado grande para un solo ganador

Los proveedores de la nube que creen los mayores ecosistemas y redes de socios serán los que estén en la cima.

cloud
Créditos: Pop Zebra (Unsplash).

Hay un nuevo pragmatismo en el país de la nube. Atrás han quedado los días en los que el antiguo director general de AWS, Andy Jassy, calificaba la nube privada de "arcaica" y la desechaba como una nube "no real".

Más recientemente, AWS ha introducido una serie de nuevas relaciones (asociación con VMware, AWS Outposts, etc.) para que las empresas equilibren las aspiraciones de la nube pública con las realidades de los centros de datos privados en un modelo híbrido. Al otro lado del río, en Redmond, Microsoft también está haciendo las cosas de forma diferente a como las hacía antes.

Es más, en la última convocatoria de beneficios de la empresa, el CEO Satya Nadella insistió en que "el mundo real no es un mundo homogéneo de infraestructura de Microsoft. Es un mundo multicloud y multiplataforma".

Tiene razón, pero quizá no la suficiente. Todavía no. Para llegar a ese punto, Microsoft y los demás proveedores de la nube deberían seguir el ejemplo de Google.

 

Un mercado demasiado grande para un solo proveedor

Como ya he escrito, por mucho que nos guste pregonar las fortunas financieras de los distintos proveedores de la nube (la semana pasada, Microsoft anunció un crecimiento del 46% de su servicio en la nube Azure, y pronto conoceremos los informes de resultados de AWS, Google, Alibaba y otros), los ingresos actuales de la nube son casi un error de redondeo en comparación con los billones del gasto total en TI.

Esto no quiere decir que la nube sea irrelevante; más bien es un recordatorio de que, por muy importante que sea la nube para las organizaciones que buscan modernizar su infraestructura informática, aún queda mucho camino por recorrer antes de que la nube sea la forma de operar por defecto de las empresas.

Tampoco es razonable, en opinión de Nadella, esperar que una sola nube domine este floreciente mercado. Es simplemente demasiado grande.

Incluso Jassy, tan optimista como era (y es) sobre la nube y las perspectivas de AWS, se apresuró a señalar en 2017 que la nube no es un mercado en el que el ganador se lo lleva todo: "No va a haber un único actor que triunfe. No creo que vaya a haber 30, porque la escala realmente importa aquí, pero va a haber múltiples jugadores exitosos, y quiénes son todavía va a ser escrito".

Si tuviera que apostar por quiénes serán los ganadores, serán aquellos que permitan que florezca el mayor ecosistema. Esto nos lleva de nuevo a Google.

En 2019, Google dio un golpe de efecto al anunciar asociaciones con varias empresas de código abierto. (Revelación: actualmente trabajo para uno de esos socios, MongoDB, aunque no lo hice en ese momento).

En el lanzamiento, la compañía dijo: "Ofreceremos servicios administrados operados por estos socios que están estrechamente integrados en Google Cloud Platform (GCP), proporcionando una experiencia de usuario sin problemas a través de la administración, la facturación y el soporte".

Una forma de leer este anuncio era el posicionamiento competitivo frente a AWS, que ha tenido una relación más complicada con algunos de sus socios. Pero la mejor lectura, en mi opinión, fue que Google realmente quería atender una petición de los clientes "para poder utilizar la tecnología de código abierto fácilmente y de forma nativa en la nube."

Como me dijo Chris DiBona, de Google, en su momento, las asociaciones no eran "una especie de generoso acuerdo mágico", sino una forma de "dar a los clientes lo que quieren".

¿Qué quieren los clientes? Las empresas quieren disponer de la mejor infraestructura y aplicaciones posibles que les ayuden a servir a sus clientes mejor, más rápido y a menor coste. Ningún proveedor, ya sea en la nube o no, va a ser capaz de ofrecer todo el valor en todo momento.

 

P de plataforma (y de socio)

Para que quede claro, esto no es sólo cosa de Google. La semana pasada, AWS y Confluent anunciaron un acuerdo de colaboración estratégica (SCA). Desgraciadamente, no encontrará muchos detalles en el anuncio sobre lo que significa o hace el SCA. Eso es lo normal.

AWS celebra este tipo de acuerdos de forma regular con sus socios, y rara vez las empresas ofrecen información importante en los anuncios. En un SCA, tanto AWS como el socio acuerdan realizar ciertas inversiones y compromisos para ayudarles a servir mejor a los clientes de forma conjunta.

Si cree que es una descripción demasiado sosa, considere esto: un SCA es una fuerte señal de que AWS, a pesar de tener más de 200 servicios, muchos de los cuales compiten con estos socios, entiende que no es la única fuente de valor para sus clientes. Aunque no conocemos los términos del SCA de Confluent, sabemos que a pesar de competir directamente con Confluent (AWS Managed Service for Kafka), AWS está comprometiendo recursos para ayudar a impulsar el éxito de Confluent.

Cada uno de los grandes proveedores de la nube sabe cada vez más cómo asociarse y debe hacerlo cada vez más para satisfacer las demandas actuales y futuras de los clientes. Más allá de eso, las nubes necesitan averiguar cómo permitir que las empresas y las comunidades prosperen en sus plataformas, en lugar de tratar de reinventar todas esas ruedas para los clientes.

Cada una de las nubes está tratando de permitir que los socios lleguen a los clientes a través de sus respectivos mercados, lo cual es un gran comienzo. Quizá el mejor ejemplo de éxito sea el sitio de venta al por menor de AWS, que ahora está formado principalmente por terceros que venden en el sitio de Amazon. Sí, hay dramas ocasionales y discusiones sobre la competencia de AWS con sus socios minoristas, pero el tema central de sentar las bases para que los socios vendan es oro sólido.

Esto no está muy lejos de lo que Erik Bernhardsson, antiguo director de tecnología de Better.com, planteó recientemente. Sostuvo que "los proveedores de la nube se centrarán cada vez más en las capas más bajas de la pila, [mientras que] otros proveedores de software puro construirán todo lo que hay encima". Todavía no hay una señal clara de que las grandes nubes se estén retirando para centrarse en sus servicios principales, pero con un mercado de TI tan amplio, hay muchas razones para creer que deberían hacerlo.

A largo plazo, ganará la nube que permita el mayor ecosistema. O, en otras palabras, la nube ganadora será la que se asocie mejor.



Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Contenido Destacado

Seguridad SEGURIDAD