TENDENCIAS | Artículos | 16 OCT 2018

Vuelta al cole: tecnología… Y algo más

Nuestros hijos ya están acoplados al recién comenzado curso escolar. La novedad, como todos los años, especialmente los últimos, es la cada vez mayor importancia de la tecnología en las aulas. Y eso lo saben fabricantes y mayoristas, que se esfuerzan por ofrecer lo mejor de sus catálogos para que la digitalización escolar sea todo un éxito… Si no lo es ya.
Educacion TI
Víctor Manuel Fernández

Pregunta: ¿cuántos libros has llegado a llevar, lector, en tu mochila cuando ibas a clase? Entre libros y cuadernos, un pico. Vamos, que había días que parecía que más te disponías a escalar el Everest de la cantidad de unidades de una y otra cosa que arrastrabas en la mochila. Y no te rías, que es verdad. ¿O no?

Pero los tiempos cambian que es una barbaridad, parafraseando a ese genial Don Hilarión de La verbena de la Paloma. Y todo gracias a la tecnología, que ha entrado de lleno en las aulas cambiando modos y maneras de aprender, enseñar y estudiar. Porque está claro que la tecnología es ya parte inseparable de nuestro día a día; una tendencia en auge que aporta una serie de beneficios que ayudan a mejorar la eficiencia y la productividad en el aula. Además, “facilitan el aprendizaje continuo, aumentan el interés de los niños y adolescentes en las actividades académicas, fomentan la capacidad de filtrar información y aportan herramientas para aprender nuevas capacidades tales como la edición de contenidos digitales, el entendimiento de los códigos comunicativos o la creación de identidades digitales”, sostiene Pedro Fernández de Córdoba, director de marketing de Dell EMC para España y Portugal.

Así, apoyándose en la tecnología, los centros educativos han podido desarrollar lo que se denomina filosofía maker —experimentar, tocar, hacer, crear— y han puesto en marcha iniciativas innovadoras como el aula invertida, liberando a los profesores de las tareas más rutinarias para que puedan centrarse de lleno en una enseñanza cada vez más personalizada. De ahí que, “en el mundo de la educación, la tecnología ha demostrado además un enorme potencial para mejorar y complementar determinados procesos de aprendizaje (no todos, porque la tecnología no hace magia, sino que es una herramienta más que aprovechan alumnos y profesores)”, explica Carlos Alonso, responsable del negocio de Educación de HP Inc. España.

Primero, en casa; luego, en la escuela

Un punto a favor de esta penetración masiva de la tecnología en las aulas es, precisamente, que nuestros hijos están más que familiarizados en su uso. Algún padre dirá que demasiado. Cuestión de gustos. Por eso es cierto que “los alumnos de hoy son 100% digitalizados y están acostumbrados a aprovechar de la tecnología para satisfacer cualquier curiosidad o necesidad de información. Esta generación, de alguna manera, está súper estimulada y necesita un entorno educativo que pueda captar su atención y hablar el idioma que conoce y con el cual está familiarizado”, apunta Pablo Doblado, director de Desarrollo de Negocio de Maverick Solutions, de Tech Data.

En consecuencia, usan la tecnología en casa, y eso ayuda a la hora de aplicarla en el aula. ¿Cuál es el problema? La aparición de lo que podríamos llamar brecha digital entre quienes están acostumbrados al uso de la tecnología en casa y quienes no. O como reflexiona Óscar Sanz, director de Educación de Microsoft Ibérica: “Hoy la brecha digital es la que separa a aquellos que son capaces de utilizar la tecnología de manera reflexiva, activa, creativa y crítica, de aquellos otros que la utilizan de forma pasiva. Por eso la incorporación de tecnologías en el aula debe responder a un objetivo pedagógico claro, que soporte entornos de aprendizaje colaborativos y que fomente el pensamiento crítico y la comunicación de estudiantes, profesores y familias. Se trata de extender el aula más allá de los límites físicos del centro educativo, para que alumnos y docentes puedan permanecer en contacto y crear espacios de colaboración y aprendizaje tanto dentro, como fuera de la clase. La tecnología la entendemos como una herramienta al servicio de la educación”.

No obstante, lo que sí queda claro es que el hecho de que nuestros hijos sean ‘nativos digitales’ obligará —si no lo ha hecho ya— a que los centros se adapten su metodología a esta realidad. Así, las aulas interactivas ya deben pasar a un concepto de “colaboración” —argumenta Yolanda Ortega, Reseller Manager de Epson Ibérica S.A.U—. Los alumnos colaboran en la propia docencia, aportando sus conocimientos adquiridos a través de herramientas online. Por supuesto, todo ayuda, pero también empuja a que los centros se actualicen e intenten adaptarse a la velocidad de cambio de sus alumnos”.

El ‘ecommerce’: un aliado de la tecnología

Se puede decir que la tecnología cuenta con un gran aliado a la hora de expandirse por todas partes, y en los centros educativos no iba a ser menos. Ese aliado es el ecommerce. La razón es sencilla: la facilidad a la hora de adquirir los dispositivos que el alumno necesite y su envío a la dirección indicada en un plazo de tiempo relativamente corto. A modo de curiosidad, y como padre, Pablo Doblado no tiene complejo en reconocer que “quizás esto se deba a la necesidad de ahorrar y, sobre todo, de centralizar las compras en un único “lugar” y con la comodidad de recibir todo a domicilio. ¡Cualquier cosa que ayude a optimizar el tiempo siempre nos viene muy de bien!”.

Otra razón estriba en la cada vez mayor preparación del comprador —padres— a la hora de tomar decisiones que afectan a sus hijos.  “En la esfera doméstica, particularmente, el ecommerce se convierte en una de las principales áreas de negocio y punto de encuentro distribuidor-cliente final —apunta de nuevo Yolanda Ortega—. Sin embargo, en el ámbito profesional, el Canal especializado sigue aportando valor, con capacidad para integrar soluciones diversas en las aulas y servicios de cualquier centro educativo. El conocimiento y la agilidad son el argumento para el usuario en su decisión de compra online. Por el contrario, el valor y formación son dos de las necesidades de los centros educativos. Aunque, como quiere apuntar Carlos Alonso, de HP Inc., “no obstante, para la adquisición de determinados dispositivos —sobre todo, los que consideremos más importantes— seguimos decantándonos por el punto de venta físico porque buscamos el asesoramiento experto y personal que nos pueden dar allí.

¿El fin de los libros en las aulas?

Ocurrió con el desembarco de los libros digitales en el sector editorial, y ahora la situación se vive en el mundo educativo: ¿significa esta continua digitalización en las aulas el fin de los libros en formato papel dentro de ellas? “En absoluto —afirma, totalmente convencido, Jesús Martín, Education and Strategic Alliances Manager en Samsung España—. La tecnología funciona como un complemento a los métodos de aprendizaje tradicionales, proporcionando nuevos entornos interactivos en los que el alumno refuerza los conocimientos adquiridos mediante la gamificación y otro tipo de actividades orientadas a fomentar habilidades tan importantes en el siglo XXI como la participación, la creatividad o la resolución de problemas”.

De la misma opinión es Óscar Sanz, de Microsoft Ibérica, quien considera que “tenemos que entender la tecnología como un soporte de apoyo para que el docente pueda hacer mejor su trabajo y los alumnos puedan entender mejor la materia. La tecnología es un dinamizador y generador de crecimiento para el sector educativo y debe estar presente en todos los niveles, incluyendo los materiales didácticos que se ponen a disposición de los alumnos y profesorado”.

En este sentido, y a modo de ejemplo, Microsoft ha firmado un acuerdo con ANELE —Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza— para avanzar en la adaptación del sector editorial educativo a la era digital. A través de este acuerdo, la compañía ofrece Office 365 a los centros educativos con los que colaboran los asociados de ANELE y dando formación a los profesores. Asimismo, ha puesto a su disposición la Comunidad de Educadores de Microsoft-Microsoft Educator Community una plataforma en la que los profesores pueden encontrar recursos de base pedagógica gratuitos y cursos para formarse en la introducción de tecnología en el aula, y que cuenta ya con más de 4.000 profesores en activo.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios