TENDENCIAS | Artículos | 18 SEP 2019

Vuelta al cole: ¿con más o menos tecnología en las aulas?

El desarrollo de un país pasa por el buen estado de su sector educativo, un área donde la digitalización y la transformación digital también entra con fuerza. Cuando llegan estas fechas, revisamos la situación del sector. La evolución es progresiva, si bien algunos aspectos aún deben ser tenidos en cuenta para que la innovación en el aula sea de verdad un hecho.
educacion
Paloma Torres / Víctor Manuel Fernández

Los fabricantes avanzan en esta área proporcionando nuevas herramientas, aplicaciones y dispositivos según analizan las necesidades de una sociedad más digital. No obstante, la inclusión de formación dentro del sistema docente sobre estas herramientas es otra cosa. En la mayoría de los casos, se trata de asignaturas optativas, por lo que en la mayor parte de las Comunidades Autónomas un estudiante puede cursar toda la educación obligatoria sin haber recibido apenas ningún tipo de formación sobre estas habilidades.

Por eso, una labor importante radica en la formación del profesorado quienes, encargado de llevar el conocimiento a los alumnos. También es importante la incorporación al sistema educativo de contenidos digitales, una labor que parte de editoriales para impulsar la innovación y mejorar la calidad de la educación en España, adecuándola a los requisitos de la era digital y potenciando la integración. Pero veamos una panorámica general de cómo arranca la tecnología en este nuevo curso educativo.

Situación del mercado

La educación avanza a medida que los requisitos de una sociedad que es cada vez más digital, si bien el mercado laboral necesita de profesionales formados en tecnología. Así lo expone Belén Gancedo, directora de Educación de Microsoft Ibérica: “Vemos muchos avances en dispositivos, en herramientas que fomentan la colaboración y el pensamiento crítico y computacional. La Inteligencia Artificial cada vez cobrará un papel más importante, y también veremos avances en Realidad Virtual y Aumentada para permitir a los alumnos y docentes explorar mundos más allá de los límites físicos del aula”.

También Carlos Alonso, responsable de Educación de HP España, analiza la situación en los siguientes términos: “La evolución de un país está relacionado directamente, entre otros factores, con la innovación y la educación. Así que, disponer de las mejores opciones a corto, medio y largo plazo determinará su éxito. Desde HP disponemos de un programa denominado “NETA” (National Educational Technology Assestment) que ayuda a regiones enteras o incluso países en esa transformación educativa. Estas mismas herramientas las tenemos también disponibles en pequeña escala para ayudar a centros educativos si así lo desean”.

Por su parte, Pablo Doblado, Business Development manager de Educación de Maverick AV Solutions, considera que “el mercado educativo sigue siendo uno de los más interesantes en el panorama actual. En España, hay miles y miles de aulas de colegios, centros de formación especializada, academias y empresas privadas (training room), entre otras. Todas estas aulas comparten la búsqueda de la última tecnología disponible para que mejore la curva de aprendizaje y para que las clases sean más efectivas y colaborativas”.

No obstante, la sensación que existe es de que aún queda mucho trabajo por hacer, sobre todo en lo que a los centros respecta, si nos atenemos a las reflexiones de Enrique Hernández, director de MCR Pro, la división profesional de dicho mayorista: “Yo creo que los jóvenes en la España actual son plenamente digitales, pero los centros tienen todavía un largo camino por delante, ya que los esquemas de docencia tienen que adaptarse a la cultura digital. La parte buena es que durante los próximos años se va a producir una renovación masiva, y el espacio educativo estándar pasará a estar totalmente digitalizado. En estos momentos asistimos a un período de transformación digital donde comprobamos que la tableta, el ordenador y la pantalla interactiva son productos cada día más comunes. Incluso los más pequeños ya comienzan a usar las nuevas tecnologías como el boli y el papel”.

¿Dónde está la clave? Continúa Enrique Hernández, que lo tiene muy claro: “La clave está en dotar a los centros de la tecnología necesaria para posibilitar la educación y la enseñanza del siglo XXI. Y esto, como decía, se va a producir a corto plazo. Ordenadores y tabletas, pantallas táctiles, sistemas interactivos, equipos de realidad virtual, impresoras 3D… El futuro está aún por escribir, pero el proceso ya ha comenzado. Y por eso, MCR apoya en formación a sus clientes en productos, así como los fabricantes que ofrecen una visión de futuro, donde encontrar soluciones a cada necesidad”.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios