TENDENCIAS | Artículos | 22 MAR 2019

El centro de datos, en continua evolución

Si la virtualización o la hiperconvergencia, primero, y después la movilidad ya transformaron el centro de datos, la nube viene a dejarlo que no lo va a conocer ni quien lo inventó, parafraseando a un famoso político español. Tanto, que Gartner se atreve a pronosticar que en diez años no existirá tal y como lo conocemos.
centro de datos
Redacción

Hay cambios y cambios. Sucedió con la Europa resultante tras la posguerra tras la caída del Muro de Berlín en 1989, por poner un ejemplo, y lo que le va a suceder al mercado del centro de datos, por poner otro. Que es el tema del que vamos a hablar en el presente reportaje. 

Primero, los datos

El mercado del centro de datos está experimentando una rápida expansión en Europa. No obstante, Gartner estima que un 80 % de las empresas cerrará sus centros de datos on premise antes de que termine el 2025 y optarán por la externalización a proveedores. “Muchos aprovecharán esta oportunidad para consolidar la propiedad y reducir el consumo de energía así como otros costes de la operación”, considera Álvaro Jerez, director de Canal de Veeam Software Iberia.

Y es que pocos dudan de que el centro de datos tal y como se entendía de forma tradicional está cambiando debido, entre otras causas, a la demanda de servicios Cloud, la proliferación de los datos y la migración de múltiples cargas de trabajo a la nube pública, además de las plataformas de software como servicio (SaaS).

Lo que es, es

En lo que respecta a sus perspectivas, son más que positivas. Comenzando por la inversión en los mismos, que crecerá durante el presente año según los datos del informe CAPRE 2019 Data Forecast East. Entre sus conclusiones destaca una casi palmatoria: el capital privado es el principal impulsor del centro de datos, y los nuevos movimientos de capital están impulsando dichos sector especialmente en Norteamérica con nuevas inversiones que podrían garantizar más estabilidad para sus operadores; tendencia que se trasladará muy probablemente —sostiene el informe— a Europa y Asia, donde se está produciendo un importante crecimiento del sector con el avance de la transformación digital.

Y es que ahí reside la cuestión clave, en la transformación. “Los centros de datos de las empresas y organismos públicos están en plena transformación. En todos ellos y para buena parte de los servicios, se están acometiendo proyectos de nuevas tecnologías que permitan la modernización no solo de las infraestructuras, sino que además habiliten nuevos servicios donde residan nuevas aplicaciones nativas de Cloud, que permitan adaptara sistemas y aplicaciones heredadas con procesos de transformación sencillos, y que saquen ventaja de las soluciones de automatización y la adopción de nuevas tecnologías DevOps, microservicios, serverless computing. Estas nuevas tecnologías además, tienen un claro sabor de Cloud hibrido, donde los clientes mantienen el máximo control de sus datos y la agilidad de la nube y con total coherencia”, comenta José Moreno, head of Business Development de Fujitsu.

En consecuencia, una evolución orientada a alcanzar un formato de autoservicio mucho más ágil, “donde los costes de operación se reduzcan al máximo de cara a poder así sufragar la enorme explosión de nuevos servicios que estamos asumiendo cada día”, apunta Alberto Pérez Cuesta, director de Desarrollo de Negocio de Exclusive Networks Iberia.

Y lo que será, a saber

Lo que es, es lo que acabamos de resumir en las líneas anteriores. ¿Y lo que está por venir? Pues eso, a saber. El mercado del centro de datos vive en permanente cambio, por lo que “si en los últimos años ya habíamos visto un gran impacto por factores como la virtualización, la hiperconvergencia o la movilidad corporativa, ahora prosigue la transformación hacia nuevos modelos, con la irrupción de un elemento como la nube, que viene a cambiarlo todo aún más”, explica Eduardo de la Parra, director de Desarrollo de Negocio del Área B2B de MCR. Es más, si nos atenemos a lo que predicen consultoras como Gartner, en menos de diez años, el centro de datos tal y como lo conocemos hoy ya no existirá tal.

Es decir, asistimos a un cambio de estrategia con un objetivo claro: adaptarse a las nuevas demandas de servicios que se van a prestar en los próximos años, “mucho más centradas en los datos y en los usuarios”, admite José Moreno.

Puede leer aquí el reportaje completo.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios