Mercado en cifras | Noticias | 25 MAY 2020

HPE presenta su plan de ahorro de costes de 1.000 millones de dólares

Espera que se implemente hasta el año fiscal 2022 e incluirá ahorros brutos como resultado de los cambios en la fuerza laboral de la compañía o en las mejoras en los procesos de negocios.
HPE
Redacción

Con el nuevo plan de ahorro de costes y de priorización de las inversiones y "realinear" sus recursos a las áreas de crecimiento de Hewlett Packard Enterprise (HPE), aprobado el pasado 21 de mayo y cifrado en cerca de 1.000 millones de dólares, están en juego cosas tales como los cambios en la estrategia de su cartera de productos, las configuraciones de salida al mercado o las estructuras de la cadena de suministro, entre otros aspectos.

Concretamente, el plan tiene por objeto centrar las inversiones de HPE y "realinear" su plantilla a las áreas de crecimiento. Esto incluye, según HPE, "medidas para simplificar y hacer evolucionar la estrategia de su cartera de productos, configuraciones de salida al mercado, estructuras de la cadena de suministro, modelo digital de apoyo al cliente y experiencias de comercialización, y estrategias inmobiliarias".

HPE ha admitido que espera que el plan se implemente hasta el año fiscal 2022 y estima que incluirá ahorros brutos como resultado de los cambios en la fuerza laboral de la compañía o en las mejoras en los procesos de negocios de por lo menos 1.000 millones de dólares, en comparación con el año fiscal 2019.

En general, se espera que el plan produzca un ahorro neto anualizado de, al menos, 800 millones de dólares al final del año fiscal 2022, también en relación con el año fiscal 2019 de HPE.  Además, para alcanzar el nivel propuesto de ahorro de costos, estima los pagos de financiación en efectivo entre 1.000 y 1.300 millones de dólares en los próximos tres años.

 

Orientación financiera para 2020

La decisión de implementar el plan de ahorro de costes se produjo después de que la empresa presentara el pasado 6 de abril una notificación para retirar su orientación financiera para el año fiscal 2020, debido al mayor nivel de incertidumbre en el que la pandemia mundial de COVID-19 puede afectar negativamente a sus operaciones comerciales, el rendimiento financiero y los resultados de las operaciones. En consecuencia, HPE reconoció que no proporcionará la orientación del tercer trimestre del año fiscal 2020 o del año completo.

"Los bloqueos económicos mundiales desde febrero afectaron significativamente a nuestro desempeño financiero en el segundo trimestre fiscal", reconoció el presidente y director ejecutivo de HPE, Antonio Neri. "Salimos del segundo trimestre con 1.500 millones de dólares en pedidos en toda la cartera, lo que representa el doble de la media histórica de pedidos pendientes".

En opinión de Neri, "a pesar de las difíciles circunstancias, HPE GreenLake, nuestra oferta de servicios, cobró impulso, con un crecimiento del 17% de los ARR [ingresos anuales recurrentes], y nuestro negocio Intelligent Edge creció un 12% en América del Norte superando al mercado y ampliando los márgenes. Por eso estamos tomando medidas decisivas para sortear la incertidumbre a corto plazo, al tiempo que nos aseguramos de alinear los recursos con las áreas de crecimiento prioritarias, de modo que estemos bien posicionados para acelerar nuestra estrategia "edge-to-Cloud" y atender las necesidades de nuestros clientes en un mundo post-COVID-19".

 

Los negocios de HPE en el primer trimestre

A pesar de las ganancias observadas por Neri, algunas áreas del negocio de HPE no se comportaron en el mercado tan bien durante los tres meses que terminaron el 30 de abril.

Por ejemplo, los ingresos de Intelligent Edge ascendieron a 665 millones de dólares, un 2% menos que en el mismo período del año anterior cuando se ajustaron por cuestiones de moneda, con un margen de beneficio operativo del 11,0% en comparación con el 5,3% del período del año anterior.

Los ingresos computacionales, por su parte, disminuyeron en un 19%, en términos interanuales, cuando se ajustaron por cuestiones de moneda, hasta los 2.600 millones de dólares, con un margen de beneficios operativos del 4,7% en comparación con el 9,3% del período del año anterior.

"Los ingresos del trimestre se vieron presionados principalmente por la escasez de componentes y las interrupciones de la cadena de suministro relacionadas con la pandemia de COVID-19, que afectaron a nuestra capacidad para satisfacer la demanda de los clientes", han reconocido fuentes de la compañía.

Al mismo tiempo, los ingresos de los Sistemas de Computación de Alto Rendimiento y de Misión Crítica (HPC y MCS) alcanzaron los 589 millones de dólares, un 18% menos que el año anterior cuando se ajustaron por moneda, con un margen de ganancias operativas del 5,6% en comparación con el 12,8% del período del año anterior.

"Nuestro negocio de HPC ha participado activamente en la actividad de investigación relacionada con COVID-19 y está proporcionando a los investigadores de todo el mundo acceso a los recursos de HPC más poderosos para avanzar en el ritmo de los descubrimientos científicos en la lucha para detener el virus", han admitido también desde HPE.

Mientras tanto, los ingresos por almacenamiento llegaron a los 1.100 millones de dólares, lo que supone una reducción del 16% con respecto al año anterior si se ajusta a las condiciones actuales del dólar. Según HPE, los ingresos del trimestre se vieron presionados principalmente por la escasez de componentes y las interrupciones en la cadena de suministro relacionadas con la pandemia de COVID-19, que afectaron su capacidad para satisfacer la demanda de los clientes.

En cuanto a los ingresos de la empresa por concepto de servicios de asesoramiento y profesionales (A&PS), fueron de 237 millones de dólares, lo que supone una reducción del 8% con respecto al año anterior con un margen de beneficios operativos del 0,8% en comparación con el (5,4%) del período del año anterior.

Asimismo, los ingresos de Servicios Financieros se redujeron en un 5%, en términos interanuales, hasta 833 millones de dólares, con un margen de beneficios operativos del 9,0% en comparación con el 8,6% del período del año anterior.

Sin embargo, Big Data se comportó de manera positiva y mostró un impulso continuo, con un aumento del 61% año tras año, mientras que los ingresos de Nimble Services crecieron un 20% año tras año, con la intensidad de los servicios en máximos históricos a medida que los clientes añadían servicios de valor añadido de alto margen.

En general, los ingresos netos de HPE disminuyeron un 16% con respecto al año anterior, hasta 6.000 millones de dólares, impulsados principalmente por las limitaciones de la cadena de suministro y los retrasos en la aceptación por parte de los clientes, lo que dio lugar a niveles significativamente más altos de cartera de pedidos, en particular en las áreas de computación, HPC y MCS, y almacenamiento.

En este contexto, en el que se registran tantas caídas de los ingresos interanuales en el período, la EPE está adoptando lo que denomina "medidas inmediatas para reducir los gastos de explotación".

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios