Cloud Computing
Talento Digital
Tecnología

España, un país de talento. Entonces ¿qué falta para que despegue?

España es un país de talento. Nadie lo duda. Pero un talento que carece de especialización, y es ahí donde reside su hándicap. ¿Cómo resolverlo? Con especialización. Porque un talento formado es la mejor garantía de éxito.

talento

«Mi querida España, esta España mía, esta España muerta…». Alto, se estará preguntando, lector/a. ¿Acaso es una errata? Que así no es la letra de la canción original de Eva Sobredo —AKA Cecilia—, se estará diciendo. Pues sí que lo es, sí; puesto que era la letra original, pero por esas cosas de la dictadura, como que no se vio bien eso de la España muerta y se le obligó a cantar “esta España nuestra”. Esas cosas que pasan.

España que, a diferencia de la de la letra de la cantante llamada Cecilia, no está muerta, ni mucho menos. Tampoco es que esté parranda, como se canta en otra canción, no nos vayamos de Pinto a Valdemoro, pero sí que está viva, y muy viva.

Dejó escrito Pérez Galdós en ese hermosísimo —como todos— episodio nacional que tituló Zaragoza aquello de que «entre los muertos siempre habrá una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde». En el caso que nos ocupa, mientras haya talento, habrá país.

Pues poco se aprovecha, dirá, posiblemente, lector/a; o se le habrá escapado, que también puede ser. Este país es así. Pero que lo hay, haylo. ¿Qué le falta de verdad para ser un talento fetén y sacar partido a las nuevas tecnologías que van apareciendo en el mercado, por poner el caso, y convertirlas en gasolina que eche a andar a este país? Nos lo dice Pavel Zamudio-Ramírez, Chief Customer Officer at Appian Corporation: “Lo que sí hace falta es potenciar y promocionar capacidades que se adapten al mercado y a las nuevas necesidades. La falta de personas capacitadas para llevar a cabo cierto tipo de funciones es uno de los grandes problemas del panorama actual”.

Y estamos en un momento como para desaprovechar las oportunidades que surgen relacionadas con las nuevas tecnologías, o para hacer lo propio con las mismas tecnologías.

 

Talento hay, pero…

España es un país lleno de talento y grandes profesionales. Si tuviéramos que decir que falta algo, podríamos decir que falta especialización de ese talento y formarlo en ciertas tecnologías necesarias o emergentes (o la gran asignatura pendiente de España: los idiomas); lo que especialmente en áreas como la seguridad crea un gran déficit en el mercado”, admite Laura García, directora de M2i Formación España.

O sea, parafraseando a un filósofo —y presidente de un club de fútbol— de estos tiempos que corren, al loro, que no estamos tan mal. Porque talento, insistimos, hay, y muy bueno. “Tenemos y mucho. Es más, exportamos talento a muchos países —reconoce Ana Arenaza, responsable de Formación y Desarrollo en Ibermática—. Creo que sería más adecuado decir que necesitamos ser capaces, como país, de retener el talento que tenemos y en el ámbito TIC en concreto. En el ámbito tecnológico necesitamos más vocaciones que aseguren la continuidad de nuestro negocio y sector.

 

El quid de la cuestión

Pues ahí radica el quid de la cuestión. Hay talento, pero lo hay como también hay otras tantas cosas en nuestra sociedad. ¿Qué falta, pues? Darle un empujón a ese talento.

Vale, nos hemos devanado los sesos para llegar a esta conclusión, estará pensando, lector/a. Empujón que no es posible por diversas circunstancias. No vamos a venir con eso de que la vida es dura y tal, pero sí tiene razón Laura García al precisar que existen diversas razones que explicarían por qué el talento que tenemos no explotar. “Podríamos hablar de las causas obvias, tales como la falta de bonanza económica, lo que reduce la inversión en formación; cierto estancamiento que se dio a finales de los 2000 y principios del 2010 en las necesidades tecnológicas; la falta de ayuda estatal para promocionar la formación continua en empresas; las largas jornadas laborales españolas, que implican que muchos empleados deben formarse en su tiempo libre o parcialmente en el mismo...”, precisa, para apostillar, no sin razón, que “tanto las empresas como los empleados deberían luchar contra esto e invertir en su talento, futuro y mantenibilidad”.

Primer aviso a la cocina del reportaje.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Revista Digital

Próximos Webinars

Revistas Digitales IDG

DealerWorld Digital

ComputerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones IDG


Especiales IDG:
Registro IDG España:

Eventos IDG: