SEGURIDAD | Artículos | 01 ABR 1999

Almacenamiento en CD-RW

Eva Mª García.

Desde hace ya algún tiempo se encuentran en el mercado discos compactos reescribibles, que en muchas ocasiones pueden sustituir a los ya tradicionales CD-R . Quizá todavía no sean demasiado populares, puesto que tienen algunas desventajas con respecto a los discos compactos que sólo se pueden grabar una vez, pero también tienen un gran número de puntos fuertes, y los precios están bajando lo suficiente como para empezar a considerar seriamente su utilización masiva .

Cuando aparecieron en el mercado las primeras grabadoras para discos reescribibles, cayó el precio de las unidades para discos CD-R, lo cual disparó considerablemente las ventas . Actualmente, el precio de las regrabadoras está empezando a ser asequible para el público en general, y las ventajas de los discos CD-RW están empezando a ser conocidas por los usuarios, lo cual empieza a aumentar la cuota de mercado de este tipo de soporte .

En este artículo explicaremos qué es, cómo se utiliza, y qué ventajas tienen los discos compactos regrabables . Además, compararemos algunos equipos de los que están disponibles en el mercado, incluyendo las nuevas unidades capaces de escribir en discos CD-RW a cuádruple velocidad .

Tipos de discos compactos

Existen varios tipos de discos compactos que, aunque parezcan iguales, tienen muchas diferencias . Algunas de ellas impiden que cualquiera de ellos puedan ser utilizados en todos los lectores . A continuación vamos a ver los principales tipos que existen, y cuáles de ellos son aplicables a la informática . Para evitar extendernos demasiado, vamos a ignorar los formatos que están específicamente diseñados para vídeo .

CD-DA

Estas siglas significan Compact Disc for Digital Audio, en castellano, Disco Compacto para Audio Digital . Es el primer formato que se desarrolló, diseñado específicamente como soporte para sonido en formato digital, para su utilización masiva en la distribución de música grabada . Al ser el primero se ganó el nombre genérico, y todavía hoy se le conoce comúnmente como CD, o disco compacto . Su capacidad es de 74 minutos de sonido digitalizado a una frecuencia de muestreo de 44 kHz, con una resolución de 16 bits, y dos pistas . De todas formas hace ya tiempo, la industria discográfica ha conseguido superar esta capacidad . La lectura de la información grabada en su superficie se realiza mediante un fotodiodo que capta la luz que emite un rayo láser, después de reflejarse en la superficie del disco . Su fabricación se realiza mediante la estampación de un disco matriz . Posteriormente se barniza para protegerlo del polvo y pequeños arañazos . Al fabricarse ya grabado, es imposible borrarlo, o grabar otro contenido .

CD-ROM

Al empezar a conocerse las características del disco compacto, los fabricantes de equipos informáticos empezaron a pensar en un formato diseñado para almacenar información que pudiese ser recuperada por el ordenador . En un principio no tenía mucha utilidad, porque únicamente podían fabricarse con un contenido determinado . Por otro lado la capacidad que tenía un disco compacto, en comparación con los programas y datos que se utilizaban por aquel entonces era abismal . Los disquetes de 3,5 pulgadas tenían la capacidad adecuada y grabar un disco compacto salía demasiado caro .

La informática siguió evolucionando, y llegó un momento en el que la idea de almacenar programas y datos en discos compactos empezaba a ser interesante . Había nacido el CD-ROM ( Compact Disc Read Only Memory ) una memoria de sólo lectura en un disco compacto . En un principio, se establecieron varios estándares de los cuales el más popular, y que más se utiliza actualmente es el ISO-9660 . La capacidad máxima de los CD-ROM es de 640 MB . Su gran capacidad, comodidad y resistencia han contribuido notablemente a su rápida popularización . Tanto es así que en la actualidad es muy extraño que un ordenador nuevo no incorpore de serie un lector para discos CD-ROM . Además, actualmente prácticamente todo el software que se distribuye se entrega en este formato .

CD-R

Con la popularización de los CD-ROM surgió la necesidad de poderlos grabar de forma sencilla, sin tener que acudir a una fábrica, y sin tener que realizar tiradas de varios miles de ejemplares, para que saliesen rentables . A partir de esta necesidad nacieron los discos CD-R, o Compact Disc Recordable, en castellano Discos Compactos Grabables . La estructura del disco es muy similar a la de los CD-ROM . La grabación se realiza mediante un haz láser, más potente que el de lectura, que “quema” la superficie del disco . Este proceso no es reversible, una vez que se graba el disco ya no se puede borrar . La grabación es bastante crítica, puesto que no se puede detener, por eso la grabadora tiene que disponer de un flujo constante de datos, como mínimo a la velocidad que se esté escribiendo . Por esta razón todas las grabadoras disponen de un modo de simulación de grabación, en el que se realiza todo el proceso de escritura, pero sin activar el láser que quema el disco . Así podemos comprobar que el flujo de datos es el adecuado, durante todo el proceso . De todas formas, que la simulación termine correctamente no quiere decir que la grabadora vaya a hacerlo .

CD-RW

Hace tiempo, los discos CD-R eran bastante caros, llegando alrededor de las 2 . 000 pesetas . Con lo críticas que son las condiciones de grabación, que algo fallase suponía tirar directamente a la basura esas 2 . 000 pesetas . Además, se seguía teniendo el inconveniente de no poder borrar los discos . Para personas que utilizaban este formato, por ejemplo, para hacer copias de seguridad periódicas, suponía un derroche de dinero el tener que tirar cada semana la copia de la anterior . A partir de esta necesidad nacieron las unidades grabadoras para discos CD-RW, Compact Disc ReWritable, o Discos Compactos Reescribibles .

En este tipo de soporte, los datos se escriben de una forma similar a la de los CD-R, incluso hay un sistema de grabación que permite ir grabando como si lo hiciésemos en un disco duro . Una vez que no queramos más el contenido del disco, lo único que tenemos que hacer es borrarlo con el software que se suele incluir con las unidades . La cantidad de ciclos de escritura y borrado está estimada en unos 1 . 000, sin duda mucho más de lo que suele ser habitual utilizar, y desde luego más barato que comprar y tirar 1 . 000 discos CD-R con la información obsoleta, o estropeados por errores durante la grabación .

Después de ver los distintos formatos que podemos considerar más populares nos surge la pregunta ¿ por qué no utilizamos siempre discos CD-RW ? Las razones básicas son dos: los discos CD-RW suelen ser más caros que los CD-R, y en una gran cantidad de situaciones no merece la pena utilizar un disco CD-RW, porque no se suele tener la intención de borrar el contenido . La segunda razón es la compatibilidad . Desgraciadamente, no todos los lectores son capaces de entenderse con un disco reescribible . Únicamente las unidades lectoras MultiRead son capaces de leer cualquier tipo de formato . Los reproductores de discos compactos de audio no soportan discos CD-RW, y algunos ni siquiera los CD-R, si bien es cierto, que muy tímidamente empiezan a aparecer en el mercado equipos que sí soportan estos dos formatos sin problemas .

Las unidades grabadoras de discos CD-RW son capaces de escribir también en los discos CD-R, por tanto resultan muy recomendables aunque la mayoría de las veces únicamente la utilicemos para discos que sólo se van a grabar una vez . Cuando tengamos la posibilidad de utilizar una regrabadora, al poco tiempo irán apareciendo un montón de situaciones en las que nos resultará útil emplear un dis

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios