PYMES | Artículos | 01 SEP 1997

PYME: situación real en España y posibilidades de negocio

El Consorcio para el Desarrollo Tecnológico de las PYMES es otro de los componentes de la estrategia de Hewlett-Packard con respecto a la pequeña y mediana empresa española. Este organismo, formado por Caja de Madrid, Hewlett-Packard, Instituto de Empresa, Microsoft, y Telefónica, lleva a cabo diversas acciones enfocadas a mejorar la introducción de las tecnologías de la información en dicho segmento de la industria y a contribuir al desarrollo de la estructura tecnológica en las PYMES que mejoren su competitividad.

Números para empezar a trabajar

Se trata, no cabe duda, del principal sector a tener en cuenta ya que el total de empresas españolas que responden a esta clasificación alcanza ya los 2.384.711. De estas, más de la mitad, en concreto un 57,48 por ciento (1.370.318), son profesionales autónomos; para el 37,38 por ciento el número de empleados se sitúa entre 1 y 10 (891.336); entre 10 y 100 es el tamaño de un 4,81 por ciento (114.883) y sólo el 0,33 por ciento (7.874) disponen de plantillas de más de cien personas.

En concreto, las pequeñas y medianas empresas suponen más del 95 por ciento del tejido industrial español, aportan el 63 por ciento del empleo nacional, realizan el 64 por ciento de las ventas del país y reúnen el 41 por ciento de las exportaciones españolas.

Este es el panorama al que se enfrenta cualquier compañía cuyas pretensiones se dirijan al mundo empresarial de nuestro país y que recojen los datos del DIRCE (Directorio Central de Empresas). Teniendo en cuenta, además, que gran parte de ese 95 por ciento son empresas de carácter familiar con reducida flexibilidad en cuanto a organización y limitada apertura hacia los cambios tecnológicos, se explican fácilmente hechos tales como que la mitad de ellas no dispone de un PC, un 20 por ciento trabaja con clónicos, o el 50 por ciento compró sus equipos entre 1994 y 1996 y la otra mitad antes de 1990. Estos datos, resultado del estudio realizado por la consultora CB Consulting, sitúan también a HP como una de las tres primeras marcas que le vienen a la cabeza a la PYME cuando piensa en adquirir una solución informática. En el apartado de software, el 52,4 por ciento trabajan con soluciones horizontales, mientras que el software vertical es de fabricación propia o, en algunos casos, de proveedores externos. Asimismo, únicamente el 55,1 y el 44,4 por ciento tienen firmados acuerdos de mantenimiento hardware y software respectivamente, servicios en los que habitualmente coincide el proveedor. A este nombre responde habitualmente el distribuidor local, con el que la PYME mantiene una cercanía geográfica.

Otros datos de interés reflejados en el estudio muestran que la visita directa del dealer es la fuente de información para realizar una compra en un 25,7 por ciento de los casos, y uno de los factores de éxito es el préstamo de equipos en el 39,6 por ciento de las ocasiones. Por lo que se refiere a los resultados que la empresa española busca en la inversión en tecnología cabe destacar la mejora de la calidad de sus productos y servicios (50 por ciento), ahorro de tiempo en su trabajo (27 por ciento) y mejora del control del negocio (23 por ciento).

En cuanto a Internet, tan sólo un 20 por ciento lo utiliza y del resto el 30 por ciento se muestra interesado en conocer su uso. Por último, por introducción de la tecnología en los diversos sectores, encabeza la clasificación la banca y los seguros (96,7 por ciento), seguido de los servicios (54,5 por ciento), la industria (37,6 por ciento) y la distribución (37,3 por ciento).

Trabajar para la PYME

Ante esta situación, surge el Consorcio, cuya propuesta se puede clasificar en cuatro grandes áreas. La primera de ellas, la dedicada a investigación, ha puesto recientemente en marcha el mecanismo para desarrollar un informe que estudia el mercado de la pequeña y mediana empresa española desde una perspectiva diferente. El mismo parte de la idea de que "lo que se ha hecho hasta el momento con respecto a la PYME son clasificaciones muy estáticas, en las que habitualmente hay un cajón de sastre que responde al sector servicios sin una idea clara de qué tipo de estructura hay en cada compañía, a quién llegan los mensajes, etc." indica Julián de Cabo, director general del Consorcio. Por esta razón, el Consorcio para el Desarrollo de la Tecnología en la PYME, "ha puesto en marcha este estudio de forma experimental y sin saber bien a dónde se puede llegar, en el que están colaborando profesores del Instituto de Empresa, y gente de canal de las empresas miembros".

Una de las claves diferenciadoras de este estudio es su orientación no a sectores, como habitualmente se venía haciendo, sino a procesos, pues como explica de Cabo, "con una clasificación cuantitativa dos empresas del mismo tamaño pueden estar incluidas en el mismo apartado aunque las soluciones que requieran debido a su área de negocio no tengan nada que ver".

La explicación para la puesta en marcha de este estudio se basa también en que, aunque todos los miembros del consorcio disponen de informes sobre el segmento de la PYME, "ninguno de ellos está satisfecho con los resultados que le ofrece, porque hablar de la PYME es hablar de todo y no hablar de nada", indica de Cabo.

Dicho estudio se llevará a cabo en tres fases. En primer lugar, y hasta el pasado mes de julio, se ha trabajado en la definición de una encuesta poniendo en contacto a todos los socios del Consorcio. Posteriormente, una vez determinado el cuestionario se inicia la segunda fase, en la que se recogerán los datos resultados de la encuesta y que deberá estar terminada a mediados de octubre. Por último, el tercer momento recoge el análisis de resultados y la redacción de un informe para los socios que se culminará a mediados de noviembre. Una vez terminado este proyecto, "esperamos tener más información acerca de qué interés tiene la PYME en la tecnología, qué tipo de inversión le resulta más interesante, las motivaciones del empresario para invertir, etc.".

La tecnología al alcance de la mano

La segunda área de trabajo del Consorcio es la de comunicación. En ella se contemplan actividades que ya se han puesto en marcha, y otras que todavía están en proceso. Así, por ejemplo, y de cara a los antiguos alumnos del Instituto de Empresa, se han organizado mesas redondas sobre tecnología. En un futuro próximo, y dentro de la revista Ideas Empresariales que se distribuye a los 17.000 antiguos alumnos del Instituto de Empresa, se va a crear una sección sobre tecnología. Otro frente abierto se centra en conferencias sobre comercio electrónico en diversas ciudades de España. En estas se explicará por un lado cuáles son las bases del mismo, y por otro, la posibilidad de que posteriormente, cada una de las compañías del Consorcio puedan extrapolar a su propio canal el mismo.

El Consorcio apuesta también por la formación genérica, para lo que se ha puesto en contacto con medios generales para disponer de una sección periódica enfocada a la PYME. En esta página o dos páginas, y con una periodicidad probablemente semanal, se explicará a la pequeña y mediana empresa española cuál es el uso específico que puede hacer de la tecnología. Aún en fase de estudio se encuentra el proyecto de montar una Web donde se recoja todo el material generado por las diversas acciones que el Consorcio lleve a cabo. La previsión es que en el mes de noviembre la Web esté en marcha y disponible para todas las PYMES.

En cuanto al área de desarrollo, se incluye en ella la versión de Office para la PYME, "que ha encontrado una gran acogida en el sector", indica de Cabo, y que se ampliará en breve con una segunda versión.

Otra de las iniciativas del área de desarrollo es la definición de un bussiness game o simulador de negocio orientado a tecnología para lo que se realizaría una campaña en un medio económi

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios