PYMES | Artículos | 15 ENE 2002

Los servidores Primergy, una de las principales apuestas de Fujitsu-Siemens Computers en 2002. La PYME su principal cliente

Ramón A. Fernández.
Las empresas utilizan cada vez más Internet para abrir nuevos mercados, pero también para responder a los requisitos cada vez más exigentes de un mercado global. Las soluciones modernas de e-business son, por tanto, la clave para conseguir una mayor competitividad y éxito en los negocios. Pero, para ello, es necesario disponer de infraestructuras de TI de absoluta fiabilidad y flexibilidad que garanticen una operación ininterrumpida.

Con su estrategia corporativa de BCC (Business Critical Computing), Fujitsu Siemens ha tratado de dar una respuesta a estos requisitos. La gama de productos y la experiencia en entornos mainframe altamente críticos, han sido la base de partida para la implantación de esta estrategia y el desarrollo de soluciones de Tecnologías de la Información específicas.
Tal y como indicó a esta publicación Emilio Paz, director de marketing para servidores Intel de la compañía en nuestro país, “en los entornos de misión crítica los servidores Primergy basados en Intel juegan un papel fundamental. Los usuarios exigen que sus soluciones de TI estén basadas en arquitecturas estándar. Estos servidores, al cumplir los estándares de la industria, atienden ya una de las demandas fundamentales del mercado”.
El BCC resulta fundamental cuando se desea soportar o ejecutar procesos de misión crítica con sistemas de TI. Este tipo de procesos son gestionados en gran parte por aplicaciones y sistemas de procesamiento de datos que se ejecutan en productos hardware altamente fiables con sistemas operativos avanzados. Cualquier fallo de la configuración básica del sistema supondrá una pérdida económica para una empresa que podría incluso poner en peligro su supervivencia.
“Fujitsu Siemens dispone de años de experiencia tanto en el mundo TI tradicional como en el moderno. Podemos ayudarle a migrar hacia las nuevas plataformas o a integrar en su empresa estos dos mundos. Los entornos y arquitecturas más avanzados también han creado estándares para los productos hardware y software que garantizan el éxito del BCC. Y en este escenario, los servidores Primergy resultan indispensables”.
Asimismo, tal y como explica, “aunque aparentemente todo esto parece destinado a grandes corporaciones, es aplicable a pequeñas y medianas empresas en la misma medida. Por ello, Fujitsu-Siemens Computers potenciará durante todo el año 2002 su gama de servidores posicionado en ese entorno, con unas condiciones inmejorables, tanto desde el punto de vista técnico como de precios”

La necesidad de sistemas fiables
La fiabilidad de un sistema está basada en la garantía de que todos los elementos principales interactúan de forma perfecta. “En este contexto resulta fundamental el diseño avanzado de los servidores Primergy orientado a conseguir un alto rendimiento y una funcionalidad consistente. Asimismo, mediante la aplicación de estrictos procedimientos de prueba para supervisar cada componente hardware que desarrollamos o que adquirimos a otros proveedores garantizamos que la calidad de los demás componentes alcance exactamente los mismos niveles de calidad. Para ello se realizan cuidadosas pruebas de integración con el software del sistema para casi todas las configuraciones imaginables. Estas pruebas culminan con el proceso de certificación de los sistemas operativos y, posteriormente, de las aplicaciones. Esta compatibilidad garantiza que su servidor dispondrá de la funcionalidad requerida en el momento necesario”.
“Nuestro compromiso”, continúa, “es utilizar la última y la mejor tecnología en nuestros productos. Asimismo, nosotros promovemos y desarrollamos alianzas con nuestros partners de negocio en tecnología. Estas relaciones con las mejores empresas del sector garantizan la reconocida fiabilidad de los servidores Primergy”.

Otro aspecto fundamental: la disponibilidad
Los servidores Primergy pueden combinarse con productos adicionales para crear un modelo extremo a extremo que garantice la ejecución ininterrumpida de los procesos comerciales. “A la funcionalidad básica puede añadirle otros componentes para conseguir una funcionalidad que maximice la disponibilidad del sistema y garantice la integridad de sus datos en configuraciones fail-over (con alternancia ante fallos)”, explica.
Ejemplos de esta disponibilidad escalonada “pueden ser, por ejemplo, la memoria principal protegida mediante ECC o ChipKill, unidades y ventiladores de potencia redundante, discos duros que pueden ser conectados en caliente y sistemas RAID, repositorios de datos tolerantes a desastres, y configuraciones en cluster”.

Capacidad bajo demanda
Las infraestructuras TI modernas deben poder suministrar capacidad bajo demanda. Los recursos deben estar totalmente disponibles, listos para su uso en cualquier momento. A lo largo de la evolución de la tecnología digital los usuarios han ido demandando cada vez más potencia y mayor rendimiento. En el pasado los requisitos de rendimiento de un ordenador estaban basados principalmente en el número de usuarios que se estimaba iban a acceder a sus servicios. En este escenario convencional la planificación de los recursos del ordenador resultaba relativamente sencilla.
“Pero Internet ha obligado a un replanteamiento totalmente nuevo. Ahora resulta imposible predecir cuántos usuarios desearán acceder a un determinado servicio en la Web en un momento dado. No sólo es necesario que exista una capacidad adicional disponible bajo demanda, sino que también debe ser posible poder aumentar la capacidad de forma rápida y dinámica, sin tener que cancelar el servicio en curso. Una empresa que no sea capaz de añadir capacidad de forma flexible será también incapaz de reaccionar con la suficiente agilidad y sus posibilidades de supervivencia serán escasas”.
Otra tendencia es la consolidación de los servidores. Las empresas están volviendo a situar sus servicios distribuidos en servidores centrales en entornos seguros. Por tanto, los nuevos servidores deberán ofrecer unas prestaciones mucho mayores para poder hacer frente a estos retos.
La adquisición de un sistema sólo es el primer paso. Casi un 80 por ciento del coste total de propiedad se produce después de comprar el producto hardware y está relacionado con la administración de servidores y redes, el cumplimiento de las normas de seguridad, el mantenimiento, y el servicio técnico.
Tal y como señala Paz, “el concepto de gestión de servidores comienza con la elección del hardware y se ve complementado con una selección de herramientas inteligentes que deben ser fáciles de arrancar, fáciles de ejecutar, fáciles de mantener, y fáciles de integrar en los sistemas de gestión TI existentes”.
Asimismo, “las herramientas de gestión de servidores de Fujitsu Siemens son la forma más segura de optimizar al máximo el rendimiento de sus servidores Primergy. Estas herramientas, que pueden integrarse en sus herramientas de gestión corporativa existentes, resultan fáciles de instalar y configurar, son eficientes y hacen que tareas tales como la actualización del sistema se conviertan en una tarea sumamente sencilla”.
Por último, cabe destacar que Fujitsu-Siemens ha firmado acuerdos de colaboración con los principales fabricantes de componentes y productos software tales como Intel, Microsoft, Novell, SCO, SuSE, RedHat y Computer Associates. Por tanto, “podemos sopo

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios