Productos | Artículos | 15 OCT 2007

El color se reafirma en el entorno profesional

Silvia Hernández.

Hasta hace apenas unos años el mercado profesional se distinguía, en lo que a la impresión se refiere, por utilizar equipos láser en blanco y negro. Pero, de un tiempo a esta parte, la disminución de los precios de las impresoras láser/LED color ha hecho posible que éstas comiencen a cobrar un gran protagonismo en estos ámbitos. Así, ahora mismo cuesta prácticamente igual una impresora monocromo que una en color, lo que hace que, cada vez más empresas, opten por hacer desaparecer el blanco y negro.

Desde hace un tiempo, las tradicionales impresoras láser monocromo se están viendo sustituidas por sus semejantes en color. De acuerdo con Carmen López, directora de producto láser color de HP, “este giro era predecible, ya que el coste de las unidades y su coste total de posesión está disminuyendo, a la vez que crecen sus prestaciones y posibilidades. Todo esto hace que ahora la aplicación del color en la oficina sea una herramienta más, que se necesita para mejorar la comunicación interna, y aún más con sus clientes, a unos costes muy bajos, incluso para las pequeñas empresas”. Asimismo, Rafael Solanas, director de marketing de TI de Konica Minolta, resalta que “los usuarios de impresoras quieren, cada vez más, imprimir aquello que visualizan en su pantalla, por lo que es lógico que se produzca esta evolución”.
Una evolución que ha sido posible porque “los equipos color se han igualado a los monocromo, no sólo en velocidad, sino también en resolución, precio y soluciones. Si unimos esto a que el láser color ofrece una mejora muy importante en la imagen, y que aporta un nivel muy alto de calidad a documentos, como por ejemplo las presentaciones, sus beneficios son evidentes”, apunta Juan Martínez Chuan, director de tecnología y soluciones de Kyocera. De hecho, según remarca Alex Mateo, director de producto de impresoras láser de Epson, “la hegemonía del monocromo en la oficina ya forma parte del pasado. Actualmente nos encontramos en plena fase de expansión del color en entornos de trabajo departamental. Las previsiones vienen a confirmar la aceleración en el ritmo de la renovación del parque instalado de impresoras monocromo por nuevos equipos”. Aun así, Juan Pedro Pérez, director de marketing para el Sur de Europa de Oki, apunta que “aunque no es cierto que la impresión láser/LED monocromo se esté reemplazando por la impresión láser /LED color, puesto que el mercado monocromo continúa creciendo, hemos asistido al crecimiento del color en este segmento”.

¿Sólo para usuarios profesionales?
Si bien la reducción en los precios de estos equipos podría hacer pensar en la posibilidad de que las impresoras láser color se utilizasen en el entorno doméstico, lo cierto es que, actualmente, su ámbito se circunscribe casi exclusivamente al mercado empresarial. “La utilización del color en los documentos impresos de los clientes profesionales les hace mejorar su imagen de marca y su forma de comunicación con los clientes. Además la reducción de los costes de esta tecnología está permitiendo que cada vez más profesionales puedan disfrutar de ella”, comenta Rafael Solanas.
De hecho, tal y como afirma Juan Martínez, “actualmente la impresión a color se ha generalizado al mercado global, y cualquiera que desee imprimir a color tiene a su alcance las aplicaciones informáticas oportunas. Hasta hace unos años, la impresión a color se realizaba bajo demanda y en imprentas o sitios dedicados, sin embargo, ahora todos estos trabajos se realizan directamente en la empresa”.
Por su parte, Carmen López explica que “el color ayuda a comunicar mejor las ideas, y a que éstas se retengan mejor, además de dar una mayor impresión de profesionalidad en una comunicación a clientes. Teniendo esto en cuenta, cualquier usuario que necesite “vender” un producto o idea, a un cliente (ya sea éste su jefe, otro departamento de la empresa o un cliente final) debería apoyarse en una impresión de calidad a color para ello”. Así, Alex Mateo apunta que “son productos dirigidos principalmente a la empresa, sin importar el tamaño de éstas. El único requerimiento es que en su gestión documental se incluya la impresión. Habitualmente se trata de un perfil de usuario que necesita imprimir en color sin renunciar a unos costes de impresión ajustados. Por otro lado, los precios cada vez más competitivos de estas impresoras las han acercado a otros usuarios que igualmente buscan una alta productividad”. En cambio, de acuerdo con Juan Pedro Pérez, “yo no diría que estos productos sólo son para profesionales, en la medida en que existen usuarios finales que los adquieren”.

Cada vez más veloces
Una de las características que más piden los usuarios de estos productos es la velocidad. Aunque no es la única. Tal y como afirma Rafael Solanas, “cada vez se busca reducir el tiempo necesario para imprimir la página, así como la calidad de impresión. Pero también se exigen otras prestaciones adicionales, como puede ser la impresión segura. Esta función permite a los usuarios imprimir sus documentos de forma confidencial, obteniendo la impresión cuando se introduce un código alfanumérico en el panel frontal de la impresora”.
Por su parte, Juan Martínez destaca, además de la velocidad, la calidad y la fiabilidad, “la importancia del bajo coste de impresión que, junto con el control de los trabajaos y los soportes post script son los factores más requeridos por los usuarios”. Desde HP, Carmen López remarca dos características principales, “por un lado, las capacidades de conexión a red y, por otro, la posibilidad de ‘elegir’ quién y/o qué se puede imprimir a color, de forma que se pueda controlar de forma adecuada la impresión”.
En cuanto a Alex Mateo, este directivo explica que “como todo producto de TI, el usuario siempre demanda estar “a la última”. Esto es, tener las mejores características, velocidad, calidad y al mejor precio. Hoy en día disponemos de productos muy avanzados en los que cada vez hay menos diferencias entre una marca y otra, ya que salvo excepciones, los requerimientos mínimos casi siempre están cubiertos. Por esa razón, más que en características concretas, la tendencia es fijarse más en conceptos como servicio, fiabilidad o costes de impresión”. En definitiva, Juan Pedro Pérez resume las características más solicitadas al asegurar que “son la velocidad de impresión, que debe ser adecuada para una oficina, la facilidad de manejo, para que pueda ser utilizada por cualquier usuario sin necesidad de conocimientos informáticos, unos costes asequibles tanto de adquisición, como de funcionamiento, multifuncionalidad, un tamaño reducido y un buen servicio técnico y postventa”.

¿Hacia dónde se dirige el mercado?
Preguntados por

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios