MOVILIDAD | Noticias | 20 ABR 2005

Los chips para portátiles llevan a Intel a batir sus propias previsiones del primer trimestre

Intel ha dado a conocer sus resultados económicos del primer trimestre y ha conseguido, incluso, batir sus propias expectativas, gracias a unas fuertes ventas de procesadores para portátiles. Europa y Asia Pacífico han sido las regiones donde más procesadores para equipos móviles ha vendido la compañía.
Arantxa Herranz
Los ingresos para el trimestre finalizado el pasado 2 de abril fueron de 9.400 millones de dólares, un 17 por ciento más que el año anterior y por encima de las previsiones que, a mitad del trimestre, había efectuado la propia Intel. De hecho, estos resultados están por encima incluso de lo pronosticado por los analistas financieros.

Los beneficios se han situado en los 2.200 millones de dólares, un incremento del 25 por ciento, lo que permite otorgar unas ganancias de 0,34 dólares por acción, por encima de los 0,31 dólares previstos por Wall Street.

Aunque la venta en términos generales de procesadores ha sido débil durante este trimestre, sobre todo si se compara con los tres meses anteriores, los destinados a portátiles han marcado un nuevo record, según Intel. Cabe recordar que en enero la compañía lanzó Sonoma, la segunda generación de Centrino.

La fuerte demanda de procesadores para portátiles se ha sentido especialmente en Europa y Asia Pacífico, sobre todo en China e India, según las explicaciones facilitadas por Paul Otellini, presidente y COO de Intel.

Sin embargo, el suministro de componentes para portátiles permaneció con dificultades. Intel redujo la producción, a mediados del pasado año, para compensar el excesivo inventario acumulado en el canal durante la primera mitad de 2004. Sin embargo, la demanda fue mucho mayor de la prevista, tal y como reconoce Andy Bryant, director financiero, por lo que Intel se vio obligado a intentar satisfacerla, dejando para este primer trimestre las dificultades en el suministro. Aunque la situación ha ido mejorando, Intel reconoce que aún no se puede dar por satisfecha al cien por cien.

En cuanto a la visión de Intel sobre la situación actual de la industria de TI, asegura que la demanda de sus productos es real y sana. Ya el pasado año la compañía notó un crecimiento sólido en la demanda, aunque seguía preocupada por los niveles de inventario. Unos problemas que han sido solucionados, según la propia compañía.

Aunque algunos analistas se muestran preocupados por el débil crecimiento del mercado de PC para lo que queda de año, Intel espera un repunte normal de la demanda durante el segundo semestre.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios