MOVILIDAD | Artículos | 15 MAR 2000

La movilidad triunfa en CeBIT"2000

Los dispositivos móviles se erigen como los reyes de esta nueva edición del CeBIT
Raquel Castro.
Una vez más, la ciudad alemana de Hanover sirvió de escenario para la mayor concentración de tecnología informática que tiene lugar en Europa. Nos referimos, como no podía ser de otra manera, a CeBIT, que llegaba a la edición del 2000 con la intención de mostrar a Europa y al resto del Planeta lo que va a ser la informática del inicio del nuevo milenio. En siete días, entre el 24 de febrero y el 1 de marzo, se pudieron ver en la localidad germana la colocación de las bases de lo que nos espera en los próximos meses. Tecnologías como WAP, comercio electrónico, Linux y, como no, procesadores cada vez más veloces, hicieron acto de presencia en una feria que, como todos los años, sirve de ejemplo a las demás que se celebran en el Viejo Continente.

Unas cuantas cifras
Con motivo de la celebración en la ciudad alemana de Hannover de la Exposión Universal del año 2000, la feria informática europea por excelencia, CeBIT, adelantó sus fechas de celebración a la última semana de febrero, con lo que el evento que los organizadores definen como "un certamen incomparable a nivel mundial", se celebró entre los días 24 de febrero y 1 de marzo del 2000. Así, en estos siete días, se concentraron en la ciudad alemana más de 7.500 expositores, de los que 2.900 llegaron desde fuera de las fronteras teutonas. Los países de la lista, encabezada por Taiwán, eran Estados Unidos, Reino Unido, Holanda y, por supuesto, Alemania, ascendían a 59, entre los que se encontraba, como no podía ser de otro modo, España. La presencia española en la feria se ha duplicado, tanto en espacio como en número de empresas, desde 1996. En esta edición, nuestras empresas ocuparán unos 1.400 metros cuadrados en 19 pabellones, incluyendo las 23 nuevas empresas que acuden este año, lo que nos sitúa en la duodécima posición del ranking de países con mayor presencia.
La superficie total del evento se elevó a 408.000 metros cuadrados, es decir, unos 9.000 más que el pasado año.
Lo que también se incrementó fue la presencia de visitantes. De hecho, por el recinto de Hannover pasaron en los tres primeros días de exhibición 17.000 personas más que el pasado año, con lo que la cifra global a mitad de la feria se elevaba a 320.000 visitantes, de los que una gran mayoría se mostraban interesados en software y dispositivos móviles, los verdaderos protagonistas de la feria. Pese a que los responsables de CeBIT la presentan como un punto de encuentro global de telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, los visitantes llegaban con la intención de empaparse de todo lo relativo a los dispositivos móviles y a comunicaciones inalámbricas, así como Internet y telecomunicaciones, y no eran pocos los fabricantes que ya ofrecían dispositivos que aunaban todo esto en uno.
El comercio electrónico, uno de los grandes protagonistas de la pasada edición del CeBIT, ha dejado parte de su protagonismo a los dispositivos móviles, desde los que algunos fabricantes proponen operaciones bancarias o compras con el mismo esfuerzo que supone hacer una llamada de teléfono.
De todas formas, para ser sinceros, aquello del anywhere, anytime (en cualquier lugar, en cualquier momento) está todavía en una fase muy prematura. De todas formas, la gran mayoría de los más de 700.000 asistentes, sino todos, esperaban ver y tocar algún dispositivo de acceso remoto, ya fuera un teléfono, un handheld, o cualquier otro dispositivo de este segmento del mercado.
Según los expertos, la verdadera revolución de estos dispositivos se producirá con las altas velocidades de transferencia que promete el estándar GPRS, una emergente tecnología inalámbrica que podría multiplicar por diez las velocidades de las actuales transmisiones inalámbricas.

Una gran concentración de tecnología
Es imposible reunir en unas pocas páginas todo lo que se pudo ver en CeBIT. La feria alemana concentró lo más novedoso del mundo informático que puja por hacerse en hueco en el segundo mercado más importante a nivel mundial: Europa.
Hardware, software, comunicaciones, informática móvil, Internet y comercio electrónico, entre otros muchos, fueron los protagonistas de esta edición, donde dos tecnologías han brillado con luz propia, WAP y Linux, sin olvidar los avances en hardware que se mostraron en la feria, donde AMD dejó atrás la mítica barrera de 1 GHz.
Pero vamos por partes, y tengamos la deferencia de hablar primero del recién llegado al estrellato: Linux. No es la primera vez que el pingüino se adueña de una feria, y suponemos que no será la única. Que, como ya informábamos en el último número de Dealer World, Linux despertara el entusiasmo entre sus fieles seguidores en Linuxworld no es extraño. Lo que no deja de sorprendernos es que también en ferias más generalistas como CeBIT sea capaz de hacerse un hueco cada vez más significativo.
Y es que poco a poco la comunidad Linux va institucionalizándose, si bien encuentra algunos nichos donde no es tan fácil entrar. Nos referimos, claro está, al entorno de sobremesa, donde pese a los esfuerzos realizados por Corel con su versión de Linux, este sistema gratuito no encuentra su lugar.
Así lo afirmó, aprovechando su visita al recinto de CeBIT en Hannover, el CEO de SuSE. Roland Dyroff, en una entrevista que concedió a IDG, señaló que la principal causa para ello es "la falta de disponibilidad de aplicaciones, lo que hace que por el momento no seamos competitivos en el entorno de sobremesa".
"Cuando esto ocurre", continuó Dyroff, "es en entornos corporativos, donde la disponibilidad de aplicaciones no es tan significativa, porque su capacidad financiera les permite trabajar a la vez con aplicaciones sobre otra plataforma operativa".
Pero este responsable era consciente de que éste no es el único problema de Linux. Tal y como indicó, "los fabricantes de hardware nos ofrecen cada vez más soporte porque quieren vender su hardware a usuarios Linux, pero es evidente que éste tiene que ser mayor para la plataforma líder del mercado", en referencia al soporte que obtiene Windows de todos los fabricantes de hardware.
Dicho esto, el máximo responsable de SuSE se mostró confiado en el respaldo de sus seguidores, y no aceptó las críticas de quienes afirman que Linux ofrece problemas de instalación, ya que, según explicó, "esto sólo les ocurre a los que nunca han visto un sistema Unix. Windows viene preinstalado siempre, y por eso es más sencillo. Ahora estamos viendo cada vez más sistemas con Linux preinstalado, con lo que creo que poco a poco perderemos esta mala reputación".
En cuanto a lo que producto se refiere, el CEO de SuSE desveló que el mes próximo vería la luz la próxima versión de su Linux, la 6.4, que presentará como principales novedades la instalación gráfica y un diseño de escritorio renovado. Además, coincidiendo con este lanzamiento, la compañía prepara un manual para usuarios inexpertos que estará disponible en inglés y alemán.

Alianza estratégica
Aprovechando el escenario que proporcionaba CeBIT y la repercusión que un anuncio en plena feria tiene en todo el mundo, la propia SuSE y Silicon Graphics anunciaron un acuerdo de colaboración para of

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios