Mercado en cifras | Artículos | 01 JUN 2009

La industria de la telefonía móvil inició el año con un descenso de dos dígitos

Los smartphones representan el 50 por ciento de la oferta de muchos operadores
Hilda Gómez.
Como se esperaba, el mercado de la telefonía móvil volvió a registrar una nueva caída durante el primer trimestre de 2009, exacerbada por los problemas de la recesión económica global. Así lo indica el último estudio de IDC al respecto, según el cual, se vendieron un 15,8 por ciento menos terminales que el año anterior. En un informe análogo, la consultora ABI Research sitúa este descenso en el 11 por ciento, pese a lo cual ve algo positivo en el hecho de que se hayan superado las previsiones que auguraban una caída mayor.

En su estudio, IDC indica que los fabricantes suministraron un total de 244,8 millones de terminales móviles en dicho período, frente a las más de 290 millones de unidades vendidas un año antes.
Según la consultora, por lo general, el primer trimestre del año se caracteriza por mostrar volúmenes de ventas inferiores tras la fuerte campaña navideña, en el que los canales de ventas de deshacen del exceso de inventario. Pero el descenso de este primer trimestre ha sido especialmente acusado debido a la débil demanda por parte de los clientes, a la volatilidad de las divisas, y a la falta de crédito para los comerciantes en un momento en que tanto los consumidores como la cadena de suministro se adaptan a la recesión. Para Ramon Llamas, analista senior del grupo de Tecnología y Tendencias en Dispositivos Móviles en IDC, “el que el mercado mundial de la telefonía móvil comenzase 2009 con un descenso interanual revela cuánto ha afectado la recesión económica a todos los sectores, incluido el mercado inalámbrico. El mercado sigue adaptándose a la nueva realidad económica con los proveedores y minoristas manteniéndose cautos para mantener su rentabilidad, lo que en algunos casos se ha traducido en reducciones de inventarios o incluso de plantillas. Afortunadamente, la demanda de teléfonos con nuevas características ayudará al mercado a resistir la presión financiera. Con todo, esperamos seguir viendo descensos interanuales, pese a que algunas regiones muestran signos de mejoría”.

Los smartphones siguen creciendo
Respecto al comportamiento del mercado de terminales en Europa Occidental, éste estuvo caracterizado por la débil confianza de los consumidores y la disminución de la demanda, mientras que los canales de ventas se mostraron reacios a incrementar sus existencias. Este conjunto de condiciones marcaron la evolución de los proveedores tanto en el segmento de telefonía móvil tradicional como en el de smartphones.
En cuanto a este último, aunque el mercado en su conjunto descendió casi un 16 por ciento, el de los smartphones ha seguido creciendo un 4 por ciento, crecimiento que se ha notado especialmente en Europa occidental, Norteamérica, y Asia/Pacífico. En este período, las operadoras han estado más abiertas a subvencionar su venta, a medida que la dependencia en los ingresos de datos ha aumentado como resultado de la reducción de la demanda de los consumidores hacia los nuevos terminales. “Los principales operadores en los mercados maduros han cambiado sus carteras de productos, y para algunos de ellos los smartphones representan hasta un 50 por ciento de toda su oferta de terminales”, afirma Ryan Reith, analista sénior del informe de telefonía en IDC. “Creemos que esta estrategia se mantendrá, junto con el aumento de los dispositivos que se han centrado en servicios relacionados con los medios de comunicación y la mensajería, para ayudar a los operadores de mantener sus ingresos”.

Nokia se mantiene en cabeza
Por fabricantes, Nokia lideró el mercado con una cuota del 38,1 por ciento. Pese a ello, la compañía redujo su volumen de ventas de terminales por debajo de los 100 millones de unidades, algo que no ocurría desde hace dos años, mientras que sus ingresos también cayeron debido a la presión de precios y al mayor énfasis en los dispositivos de bajo precio. Por el contrario, Samsung inició el año con un aumento de sus ingresos de dos dígitos, resultado del aumento de su eficiencia operativa y de una oferta de productos favorables, que le ha valido para aumentar su participación hasta el 18,8 por ciento.
En cuanto a LG Electronics, a pesar de la disminución de sus volúmenes de ventas de terminales, la compañía empezó el año con una nota positiva, mostrando un aumento de su margen operativo, que se sitúa en el 9,2 por ciento. No así Motorola, que, con un descenso del 46,4 por ciento, pierde más de 3 puntos y su cuota se sitúa en el 6 por ciento, seguido por Sony Ericsson, que mantiene una participación del 5,9 por ciento, con una caída de ventas cifrada en un 35 por ciento.

Revisión de previsiones al alza
Por su parte, el informe de ABI Research revela que, en el primer trimestre de 2009, las ventas de terminales móviles alcanzaron los 258 millones de unidades, un resultado que, si bien representa una caída del 11 por ciento respecto al mismo período del año anterior, excede las previsiones anteriores cifradas en 253,5 millones.
La consultora señala que los mayoristas redujeron sus inventarios en el cuarto trimestre de 2008, por lo que de cara al primer trimestre del año estaban preparados para la temida recesión económica, pero finalmente el mercado logró mantenerse a flote en este período. ABI Research introduce así una nota de tibio optimismo en sus previsiones sobre telefonía móvil para el año 2009, que ha vuelto a revisar, pasando de una caída del 8,4 por ciento al 8 por ciento. Según Jake Saunders, vicepresidente de ABI Research, “esto no significa que se vaya a producir una recuperación. Por lo pronto, teniendo en cuenta que el segundo trimestre de 2008 fue un período fuerte de ventas, para el segundo trimestre de este año esperamos un descenso interanual del 10 por ciento en el volumen de ventas, aunque podría notarse una pequeña mejoría con respecto al trimestre anterior”.

Ganadores y perdedores
A nivel de fabricantes, Kevin Burden, responsable del informe, comenta que “como siempre hay ganadores y perdedores”. Por un lado, Samsung y LG registraron importantes subidas en sus cuotas de mercado del 17,8 por ciento y del 8,8 por ciento, respectivamente. Otra compañía que funcionó bien fue RIM, cuya participación aumentó un 3 por ciento gracias al éxito de su terminal Blackberry Bold. Para Burden resulta un poco curioso que la cuota de mercado de Apple haya crecido tan sólo un 1,5 por ciento dado el éxito de su AppStore. “Esto podría deberse a que la popularización del iPhone3G ha provocado un aumento de la competencia en el segmento de las pantallas táctiles y una falta de diferenciación de los productos que ha podido reducir la demanda”, apunta Burden. A este respecto, ABI Research prevé que en el segundo trimestre el iPhone3G tendrá más hermanos, lo que permitirá a Apple acelerar su crecimiento.
Por su parte, tanto Nokia como Sony Ericsson registraron fuertes descensos en sus ventas, y sus cuotas de mercado ahora se sitúan en el 36,2 por ciento y 5,6 por ciento, respectivamente. Según la consultora, aunque Nokia ha tenido bastante éxito con el E71, necesita reforzar sus líneas de productos de pantalla táctil. ABI prevé que Nokia podrá respirar aliviada una vez que su último smartphone, el N97, entre en el mercado. En cuanto a Sony Ericsson, la compa

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios