Mercado en cifras | Noticias | 17 JUN 2005

El segmento profesional se perfila como el futuro de la fotografía digital

Tags: Actualidad
Apuntar y disparar puede que tenga muy poco futuro tal y como lo conocemos. La razón es que en los próximos años el segmento de la fotografía digital de consumo va a dejar de crecer al ritmo que lo está haciendo, por lo menos ésta es una de las principales conclusiones que se desprende de los informes de las consultoras. Para la industria, el futuro está en el mercado profesional, el cual fue reacio a entrar en la "era digital" en un primer momento, pero para el que ya se han desarrollado productos que están a la altura de las necesidades de este segmento.
Bárbara Madariaga
Si decimos que el mercado de la fotografía digital ha experimentado enormes crecimientos en los últimos años no desvelamos nada nuevo. Y si afirmamos que estos van a continuar por lo menos hasta 2006, tampoco descubrimos gran cosa.

El problema al que se enfrenta este sector es la guerra de precios que está sufriendo. Empujado por una demanda casi descontrolada de usuarios aficionados a la fotografía, la mayoría de la industria coincide en que es necesario encontrar nuevas vías para que el mercado de las cámaras digitales no sufra consecuencias similares a las que en su día padeció, por ejemplo, las compañías conocidas como .com.

Una de las grandes esperanzas para este sector es el segmento de las cámaras digitales profesionales, a las que algunos han denominado como réflex digital, y que ya está empezando a repuntar.

Esperanzas a largo plazo
Eso sí, las esperanzas son a largo plazo ya que, a día de hoy, el sector profesional no es muy representativo. “Dentro del mercado global, éste representará entre un uno y un dos por ciento”, afirmó Roger Doñate, jefe de producto de canal de Olympus, que también puntualizó que “este porcentaje corresponde a las cámaras profesionales con un precio superior a los 2.000 euros”.

Si este porcentaje lo trasladamos a número de venta, las previsiones para este 2005 afirman que en España se van a comercializar un total de tres millones de cámaras fotográficas digitales, “con lo que, si tenemos en cuenta que el segmento profesional representa un dos por ciento, más o menos, podríamos decir que en 2005 se van a vender unas 6.000 cámaras correspondientes a este sector”, destacó el jefe de producto de canal de Olympus.

Esto si hablamos de este año. En cambio, a partir de 2006, la fotografía digital profesional “va a crecer mucho. En Olympus creemos que el la fotografía digital va a atraer a más profesionales al mundo de la fotografía. De hecho, estamos seguros de que el segmento profesional se va a comportar de la misma manera que en su momento se comportó el sector de consumo. En el futuro nos vamos a encontrar con más profesionales, con un mayor número de personas que vivan de la imagen digital, de lo que vivían antes de la analógica. Eso hará crecer considerablemente el mercado de la fotografía personal”.

Interés desde hace no mucho
Lo cierto es que, cuando las cámaras digitales comenzaron a popularizarse, los profesionales del sector fotográfico no mostraron mucho interés por este tipo de dispositivos. ¿La razón? En ese momento, este tipo de producto no ofrecía las características necesarias para hacer de estos una herramienta de trabajo.

Para muchos, el sector profesional y el de las cámaras digitales estaban contrapuestos, aunque, según palabras de Roger Doñate, “para hacer de esta afirmación una realidad tendríamos que conocer primero a qué tipo de profesional nos estamos refiriendo”. Así, y continuando con las declaraciones de Roger Doñate, “en la fotografía de prensa, por ejemplo, en la que la velocidad y la inmediatez son elementos muy importantes para la gestión propia de la información, la fotografía digital ha estado presente desde los inicios. En cambio, si de lo que estamos hablando es de la fotografía de estudio, donde ni la velocidad ni la inmediatez son características a destacar, la fotografía digital ha tardado más en adentrarse. La clave ha estado en aumentar las prestaciones”.

El sector profesional ya tiene lo que quiere
Como bien ha señalado con anterioridad Roger Doñate, el aumento de las prestaciones ha sido el detonante de que desde hace 3 años, aproximadamente, las cámaras digitales profesionales entraran en el juego. “Hasta hace poco tiempo el mercado no disponía de productos que ofrecieran una resolución suficiente y un precio razonable y que permitieran trabajar al profesional. Las tornas han cambiado y ahora sí que disponemos de estos dispositivos. Las cámaras de hoy en día ofrecen mucha resolución, además de que incorporan características técnicas superiores. Eso sin contar que los precios se han normalizado, por decirlo de alguna manera”.

El jefe de producto de canal continuó asegurando que las cámaras réflex digitales “ya garantizan unas impresiones lo suficientemente grandes como para que los profesionales de los estudios, los más reacios a adentrarse en el mercado de la fotografía digital, puedan obtener unos resultados satisfactorios”.

El mercado profesional es distinto
Aunque en un primer momento pueda parecer que estamos hablando de un mercado homogéneo, el sector profesional engloba diferentes tipos de usuarios, “con lo que la demanda es distinta y depende del tipo de usuario que nos dirijamos”, aseguró Roger Doñate.

El responsable de la multinacional continuó afirmando que “por ejemplo, el fotógrafo de prensa tiene unas necesidades contrapuestas al que es de estudio y al de naturaleza. Cada uno de sus sectores tiene unas necesidades muy concretas. En el caso de la prensa, y como he explicado con anterioridad, necesitan cámaras fotográficas ágiles, y que proporcionen imágenes de calidad de forma casi inmediata. En cambio, si de lo que hablamos de los profesionales de estudio, al ser un tipo de fotografía más cuidada, lo que buscan son cámaras digitales que ofrezcan una resolución muy elevada”.

Para que se hagan una idea, con tres y cuatro megapíxeles se consiguen resultados más que aceptables para imprimir en tamaño tradicional. En cambio, si de lo que hablamos es de cámaras digitales que incorporan cinco, siete e incluso ocho megapíxeles, “las cuales no son tan inaccesibles”, éstas son perfectas para realizar ampliaciones a gran tamaño de las fotos o retocar en el ordenador de casa con el máximo nivel de detalle. Éstas son sólo algunas de las prestaciones de las que puede disponer el mercado profesional.

Los controles manuales son otra de las opciones. Con ellos es posible variar el tiempo de exposición de la captura o la apertura del diafragma para conseguir fotografías nocturnas o jugar con el enfoque de los distintos elementos.

Tendencias
En cuanto a las tendencias que va a seguir el mercado de las cámaras digitales, éstas están condicionadas a los segmentos. Según Olympus, el mercado se divide en cuatro áreas: “las cámaras de fácil manejo, las cuales se presentan con prestaciones muy limitadas, pero que tienen un precio razonable y se dirigen a aquellos que toman por primera vez contacto con la fotografía digital; las cámaras de diseño, que básicamente se priman el aspecto exterior al incorporar grandes pantallas y se convierten en objeto de deseo; las cámaras creativas, donde lo que se prima son las prestaciones; y por último, las réflex”.

El precio también importa
Otro de los factores que también van a importar en el futuro desarrollo de las cámaras digitales es, cómo no, el precio. “A pesar de que se ha hablado mucho sobre la guerra de precios, lo cierto es que ésta es relativa ya que en todos los mercados, de una u otra forma, existe una guerra de precios. Cuando el mercado es masivo, y tiene cierto volumen, siempre hay una guerra de precios, al igual que hay guerras de prestaciones o de servicios posventa. Yo no creo que el mercado español de la fotografía esté marcado por una guerra de precios”, aseguró Roger Doñate, que continuó afirmando que en muchas ocasiones “es el propio canal de distribución el que genera esa guerra de precios de la que tanto se habla”.

¿De qué forma? Según el responsable de Olympus, “el mercado de la fotografía tradicional sólo tenía dos canales: grandes superficies y el canal fotográfico. En cambio, en estos momentos estos dispositivos se comercializan a través de cinco vías, incluyendo el electro y el de Tecnologías de la Información. Esto ha desembocado en que nos encontremos ante mayores niveles de competencia”.

E

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios