Cloud Computing
Centro de datos
Nube
Estudios

El gasto en centro de datos crece a pesar del impulso de la nube

Los proyectos de IA y aprendizaje automático de las empresas están contribuyendo a un aumento del gasto en hardware para centros de datos, según un informe de Dell'Oro Group.

centro de datos

El gasto mundial de capital en infraestructura de centros de datos crecerá un 10% en los próximos cinco años, hasta un total de 350.000 millones de dólares en 2026, a pesar del movimiento general hacia la nube en la empresa, según un informe publicado a principios de este mes por Dell'Oro Group.

Parte de ese crecimiento del gasto estará impulsado por hiperescalares como Google Cloud, Amazon Web Services y Microsoft, que comprarán equipos de centros de datos para sus propias nubes públicas. No obstante, una tendencia poco reconocida es que la nube no es para todas las organizaciones, según el autor del informe, el director de investigación Baron Fung.

"Algunas de las empresas de la lista Fortune 500, en lugar de pasarse por completo al modelo de externalización, siguen encontrando razones para mantener muchos datos en casa", afirma aquel especialista.

Por un lado, a una escala particularmente grande, puede ser más económico mantener los datos en casa en lugar de ponerlos en la nube. Por otro lado, a las grandes empresas —sobre todo en sectores muy regulados— a veces les resulta caro cumplir los requisitos de conformidad que implica almacenar sus datos con un proveedor, en lugar de hacerlo internamente.

Además, el aspecto de la seguridad sigue siendo un obstáculo para las grandes empresas o, de nuevo, para las que tienen que cumplir requisitos normativos estrictos, como la sanidad y las finanzas. No es que la nube sea insegura, pero a veces hay "problemas de confianza" al entregar datos importantes a un tercero, señala Fung.

"La seguridad sigue siendo un problema en la externalización a la nube, aunque sus proveedores tengan métodos muy seguros", recalca.

Para otras empresas, el crecimiento del centro de datos puede seguir siendo la opción más atractiva debido a la naturaleza de las cargas de trabajo implicadas: la industria de los medios de comunicación (estudios de cine y similares) y las organizaciones que trabajan con datos científicos pueden necesitar mover terabytes de datos rápidamente, y hay compensaciones implicadas incluso con la implementación más sólida de la nube.

"Cuando se trabaja con grandes cantidades de datos tiene sentido mantenerlos localmente; desde la nube, podría haber un retraso en el movimiento de ida y vuelta", explica Baron Fung.

Por último, es comprensible que la inercia organizativa de algunas empresas se oponga a un cambio a gran escala a la nube. Cambiar las arquitecturas no es algo que pueda hacerse de la noche a la mañana.

"Para pasar a la nube, hay que reequipar las TI y pasar a otras pilas", destaca Fung.

Más allá de las dudas sobre la nube, el capex de los centros de datos está siendo impulsado en parte por el creciente protagonismo de los sistemas de IA/ML, según Fung. Tanto si se utilizan con fines de mantenimiento de sistemas -detectar y solucionar problemas de red de forma automática, por ejemplo- como para algún uso operativo, la necesidad de recursos informáticos para impulsar la IA/ML está impulsando la demanda de servidores.

"Los servidores son la mayor parte [de la creciente demanda]", reconoce, para concluir: "Cualquier cosa que sea de procesamiento intensivo".



Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Contenido Destacado

Seguridad SEGURIDAD