DISTRIBUCIÓN | Noticias | 11 MAR 2005

Lenovo podría haber hecho concesiones para que EE.UU. apruebe la compra de IBM

Las autoridades de Estados Unidos han dado luz verde a la compra de la división de PC de IBM por parte del grupo chino Lenovo. A pesar de esta buena noticia, diversos analistas aseguran que Lenovo podría haber hecho concesiones al gobierno de los Estados Unidos con el fin de conseguir esta aprobación y han valorado las repercusiones que podría tener este hecho.
Arantxa Herranz
Lenovo e IBM han anunciado que la Comisión de Inversión Externa en los Estados Unidos (CFIUS), la misma que decidió ampliar el tiempo de investigación para evitar casos de espionaje, ha dado luz verde al acuerdo. “Se trata de un paso importante para que se complete la operación”, confirma la portavoz de Lenovo, Angela Lee.

Sin embargo, algunos analistas sugieren que puede haber un “lado oscuro” en estas negociaciones. “Puede decirse que hay algún acuerdo entre las dos partes”, declara Helen Lau, analista de Celestial Asia Securities Holdings, quien también señala que Lenovo quiere mantener en secreto los términos de estos acuerdos.

Angela Lee, sin embargo, declinó hacer comentarios sobre si la compañía había hecho o no algún tipo de concesión a CFIUS para recibir esta aprobación. “No hablamos de los detalles del acuerdo”, explicando que las discusiones entre CFIUS y Lenovo son confidenciales.

La desgana de Lenovo a la hora de hablar sobre detalles de sus negociaciones con CFIUS ha ayudado a promover las sospechas, tal y como reconoce la analista de BNP Paribas Perefirne, Marvin Lo.

Una de las concesiones que se supone que Lenovo e IBM han podido ofrecer es un acuerdo que restringe el acceso de ejecutivos de Lenovo a algunas de las instalaciones de I+D de IBM en Carolina del Norte, según Helen Lau. Pero, incluso aunque así haya sido, el anuncio de que CFIUS haya aprobado el acuerdo es una buena noticia para Lenovo y ayudará a que los clientes se sientan más tranquilos.

Una visión que coincide con la de Marvin Lo, remarcando que la confianza de los inversores en la adquisición la ha reforzado desde que se anunciara en diciembre de 2004.

Ahora que la fusión ha recibido la aprobación del gobierno de Estados Unidos, el reto que tiene por delante Lenovo es hacer que el negocio conjunto funcione y, para ello, deberá encontrar fórmulas para mantener a los actuales clientes de IBM y construir la marca de Lenovo más allá del mercado chino.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios