DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 OCT 2001

El canal se prepara para ofrecer Windows XP

Encarna González y Arantxa Herranz.
El 25 de este mes sale a la calle el nuevo sistema operativo de Microsoft y la industria se prepara para estar lista ante este acontecimiento. Evidentemente, el canal también ultima los preparativos para ofrecer no sólo Windows XP sino también el resto de equipamiento y servicios que acompañan a esta nueva versión. De todo ello, y de las expectativas y realidades que puede suponer esta aplicación, hemos hablado con fabricante, mayoristas y ensambladores.

Microsoft asegura que tanto la industria como los usuarios se han mostrado muy entusiasmados con el lanzamiento de Windows XP desde que se empezó a hablar de él. A poco menos de un mes de que esté disponible la aplicación, desde el propio fabricante se espera que todo el mundo “siga igualmente entusiasmado como hasta ahora”. Y ello por una razón clara, en boca de Luis Martín, director de la división de sobremesa de Microsoft: “creo que esto debe ser así porque se trata de una oportunidad de negocio ventajosa para todo el mercado, especialmente para el canal de distribución, el poder contar con Windows XP y todas las mejoras que introduce”.

Grandes expectativas, pero con reservas
Desde que se empezó a hablar de Windows XP (especialmente desde que se datara su lanzamiento al mercado) y desde que el mercado de PC empezó a estar de capa caída, han sido muchas las voces, especialmente de analistas y grandes marcas de ordenadores, las que ponían sus esperanzas en el nuevo sistema operativo como motor que ayudase a remontar el vuelo en la demanda de sistemas. Martín reconocía que esto ha sido así, y de manera acusada en el mercado estadounidense, quizá el más afectado por esta tendencia a la baja, donde se esperaba que fuera el último trimestre de este año o el primero de 2002 el que empezara a mostrar signos de recuperación.
Sin embargo, no es menos cierto que últimamente se está asegurando que puede que Windows XP no llegue a ser el motor que la industria estaba esperando. “Hay que tener en cuenta que el índice de penetración de los PC en los hogares americanos alcanza el 60 por ciento, lo que indica que es un mercado muy maduro. No podemos esperar unos índices de crecimiento como los que hemos estado observando en los últimos tiempos”, justificaba Luis Martín. Pero en lo que afecta a nuestro mercado, los estudios apuntaban a unos índices de crecimiento del 10 por ciento, “lo que no está nada mal”. Sin embargo, y más allá de unas expectativas u otras, “yo creo que Windows XP proporciona ánimo e impulso a la industria, porque, entre otras cosas, el nuevo sistema ofrece toda una oportunidad de poder hacer nuevas cosas. No sólo puede relanzar las ventas de los PC, por los requerimientos técnicos que los sistemas han de tener para poder ejecutar el sistema operativo, sino que también puede ayudar en la venta de otros periféricos y accesorios”. O dicho de otra manera por el mismo responsable: “creo que con Windows XP nace una nueva generación de aspectos, recursos y empleos que se pueden dar al ordenador”.

Una revolución, una evolución
Pero, ¿qué supone realmente Windows XP, especialmente frente a sus antecesores (Windows 2000 en el entorno profesional y Millenium en el entorno doméstico)? Una característica común que diferencia Windows XP de las anteriores versiones es “su gran facilidad de manejo y la gran capacidad de conectividad que tiene”. Tal y como explicaba nuestro interlocutor, “desde Windows 2000 intentamos rebajar el coste de propiedad y desde Millenium hacer un núcleo mucho más estable que haga prácticamente imposible que se caigan las aplicaciones porque el núcleo es mucho más estable”. Por eso, Luis Martín no dudaba en asegurar que “desde el punto de vista de Windows 2000 es una evolución, desde el punto de vista de Millenium es una revolución”.
Pero, ¿cuáles son las diferencias básicas o más evidentes entre las dos versiones de Windows XP? Cabe recordar que con este sistema operativo Microsoft decide dar por terminada, en el área PC, con su política de tener dos sistemas operativos Windows bien diferenciados para los entornos corporativos y de usuario doméstico. Pues bien, las principales diferencias de Home Edition y Professional Edition empiezan, en primer lugar, por los empaquetamientos. Sin embargo, las disparidades “están más en lo que no se ve que en lo que se ve, ya que hay muchos servicios asociados a la seguridad y a la instalación en la red de una empresa que en la versión Home no se tienen porque está limitada hasta cinco puestos en red”. Además, la versión dirigida al consumo está más orientada al multiusuario; es decir, “que varias personas estén conectadas simultáneamente y que pueda configurarse un perfil determinado, con colores concretos, con aplicaciones concretas para cada usuario, mientras que otro está con otro perfil y otros colores”. Por tanto, la versión Home es “bastante más ligera en cuanto a servicios que lleva para que realmente este tipo de actividad la pueda hacer de forma muy rápida”.
Pero una de las notas que identifican por igual a las dos versiones de XP y que, al mismo tiempo, suponen un antes y un después en la informática tanto empresarial como doméstica es la facilidad y sencillez de uso. Por eso, si Luis Martín tuviera que destacar algo por encima de todo de Windows XP sería, sin duda, la facilidad de uso de la aplicación. “Es importante no sólo el aumento de las capacidades que se han añadido al sistema operativo, sino la facilidad y simplicidad de uso. Antes había que superar una cierta barrera de conocimientos técnicos e informáticos a la hora de sacar todo el provecho de algunas partes de los sistemas. Ahora se han simplificado mucho las cosas, y eso es muy importante desde el punto de vista del usuario, tanto doméstico como profesional. El acceso a un entorno multimedia, el poder manejar fotos, vídeos, audio o Internet se ha simplificado de manera extraordinaria y no tiene nada que ver cómo se hacía hasta ahora y cómo se va a hacer con Windows XP”, concluía.

Igualdad en ventas
Sin embargo, y en lo que atañe al número de ventas de las versiones profesional y doméstica, en números absolutos y en un primer momento será la versión doméstica la que acumule más ventas, según las previsiones de Microsoft. Sin embargo, no es menos cierto que, según vaya pasando el tiempo, será la profesional la que gane en importancia en volumen de licencias. Es importante en este punto señalar que en España ya se empieza a diferenciar claramente las empresas de los usuarios, en el sentido de que “antes una pequeña empresa adquiría ordenadores con sistemas operativos quizá más orientados al usuario doméstico, como Windows 95 y 98, pero lo utilizaba dentro de su red empresarial. Sin embargo, cada vez más las empresas adquieren tecnología y productos, no sólo acordes con sus necesidades, sino diseñados específicamente para ellos”.
A colación de esto, cabe señalar que, en términos generales, los mayoristas coinciden con Microsoft en que, al menos en un primer momento, será la versión Home la que sume más ventas de licencias.
En cuanto a resultados económicos de Windows XP y su impacto en Microsoft, Luis Martín entiende que es u

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios