DISTRIBUCIÓN | Artículos | 15 NOV 2005

Dublín, punto de encuentro del canal retail europeo en RetailVision

Esta edición ha destacado por la presencia de nuevos fabricantes prácticamente desconocidos en el continente
Paula Bardera.
Aunque tanto proveedores como retailers han elegido una vez más RetailVision como marco para establecer y recuperar contactos en el canal de distribución, lo cierto es que algunos representantes españoles reconocían que esta edición ha sido una de las más flojas de las celebradas en los últimos tiempos. Sin embargo, Barcelona espera su turno para, como en anteriores primaveras, cosechar mejores resultados.

Una vez más, ha abierto sus puertas la edición de otoño de RetailVision, el encuentro paneuropeo de fabricantes, mayoristas y distribuidores de informática y electrónica de consumo. En esta ocasión, Gartner ha escogido Irlanda para celebrarlo. Así, en Dublín, y entre los días 18 y 20 de octubre, se han reunido proveedores y representantes de grandes retailers de todo el continente con el fin de hacer negocios. Para lograrlo, RetailVision cuenta con una estructura dividida en presentaciones, mesas redondas, encuentros cara a cara y un área de exposición en la que los fabricantes muestran sus últimas novedades. Otra de las características del evento es el perfil de los participantes en el mismo, pues como afirman en Gartner, se trata de responsables de compras y directivos, lo que hace más efectivos los encuentros. Sacar el máximo provecho en el mínimo tiempo es la máxima que persiguen en RetailVision.
Sin embargo, todo parece indicar que la fórmula de RetailVision está exprimiéndose demasiado. Dos eventos al año de este tipo parecen ser muchos para el sector. Es cierto que debe ser un negocio próspero para Gartner, pues continúa con ello y, según confiesa Peter Prentice, director global de eventos de la compañía, “seguiremos haciendo dos ediciones al año de RetailVision. Lo hacemos también porque el mercado está en evolución y los productos se renuevan constantemente”. De hecho, el de Dublín ha sido el décimo encuentro que la compañía organiza en el Viejo Continente. Sin embargo, también lo es que, en sucesivas ediciones se ha ido notando cómo disminuía el número de fabricantes presentes, así como los eventos lúdicos patrocinados por los mismos y que completaban la agenda. Pero es justo señalar que este síntoma parece ser exclusivo de la edición de otoño, pues, tal y como confiesan algunos de sus participantes, las fechas no son las más idóneas. En el último trimestre del año coinciden múltiples eventos, ferias y cierres de ejercicios que hacen más difícil poder acudir a un encuentro que ocupa prácticamente una semana laboral.
De cualquier modo, para confirmar este hecho, sólo es necesario echar un vistazo a las cifras de fabricantes y asistentes. En la última edición de RetailVision, celebrada el pasado mes de abril en Barcelona, estuvieron presentes más de 90 fabricantes y alrededor de 190 representantes de grandes cadenas de retailers procedentes de 15 países europeos. En esta ocasión, a Dublín tan sólo han acudido unos cincuenta fabricantes y cerca de cien agentes de retailers del Viejo Continente. Ante estos datos, Prentice señala que el encuentro de primavera es siempre más “popular. Sin embargo, si observamos el evento de otoño, está creciendo su popularidad más que el de primavera, pero lo cierto es que es una época del año de más trabajo, en la que cuesta más salir de la oficina, porque hay mucho más que hacer”.
Sin embargo, puede ser que la nuestra sea una percepción errónea y simplemente este descenso en el número de fabricantes y asistentes sea circunstancial, pues los responsables de RetailVision se muestran optimistas ante el futuro del canal de distribución en Europa. En Estados Unidos todo parece indicar que el repunte ya ha comenzado. “Estamos muy emocionados, porque el mercado está creciendo, se está recuperando y estamos esperando un nuevo impulso en áreas como el entretenimiento digital”, explica Prentice.

En busca de contactos
Lo que es indiscutible es que la fórmula de negocio que se emplea en RetailVision permite, sin lugar a dudas, concretar numerosos acuerdos y, en el peor de los casos, hacer nuevos contactos que pueden ser futuras alianzas comerciales. RetailVision está organizado de modo que, además de la zona de exposición, destacan las mesas redondas y las entrevistas personales que, divididas en tiempos de 15 minutos, permiten hacer el mayor número de contactos posible en un tiempo muy reducido. De este modo, se optimiza el rendimiento a los días que, tanto fabricantes como retailers, dedican al evento.
Asimismo, crecen en importancia las sesiones en las que los proveedores exponen ante un escogido auditorio, pero de cualificados asistentes, su visión de negocio, oferta de productos y propuesta de canal. En definitiva, la opción de “descubrirse unos a otros” es uno de los principales atractivos de RetailVision. Por ello, es punto de encuentro de todos los eslabones de la cadena, de modo que se convierte en un foro especialmente interesante tanto para pequeños fabricantes que quieren darse a conocer en Europa, como para retailers con ansias de ampliar sus catálogos y adelantarse a la competencia. Esta edición ha destacado por la presencia, por primera vez, de los mayoristas. Hasta ahora, tan sólo acudía como tal Ingram Micro, pero lo hacía por su histórica relación como socio estratégico de Gartner. Así, en esta ocasión han estado presentes firmas como Tech Data y Santa Bárbara, entre cerca de una veintena de este tipo de firmas de toda Europa. “En Barcelona, los asistentes nos transmitieron la necesidad de que estuviera presente esta figura. Los mayoristas son una pieza clave, tanto para fabricantes como para retailers. Ahora, por fin, están todos los eslabones de la cadena”, detalla Prentice.
De cualquier modo, quienes marcan los tiempos y pautas en RetailVision son los fabricantes, pues, son ellos, a la postre, quienes hacen frente a los gastos de los representantes de los retailers y, por tanto, también eligen el perfil de los mismos y sus agendas de trabajo con tal de sacar el máximo partido al encuentro. En esta edición, muchos asistentes acudieron a Dublín atraídos por la cantidad de nuevas compañías que participaban en el evento. En su mayor parte asiáticas, pues tal y como confiesa el responsable máximo de RetailVision, “tenemos acuerdos con algunos gobiernos de Asia y trabajamos con ellos para que acudan firmas locales y puedan hacerse un hueco en Europa”. Sin embargo, las expectativas con estas nuevas firmas no se han satisfecho, pues en su gran mayoría no traían, a tenor de las palabras de algunos retailers, productos lo suficientemente novedosos o atractivos como para establecer alianzas. Quizá también, algunos de ellos no tienen el grado de madurez suficiente como para emprender esta aventura, pues manifestaban un prácticamente total desconocimiento del mercado español, por ejemplo, aunque sí deseaban entrar en el mismo.
Así lo confirma, Javier Ramírez, responsable de producto de UPI, “muchas de las empresas que han acudido no las conocía, pero tampoco tenían productos interesantes para nosotros y con las que merecen la pena ya tenemos relación. En esta ocasión, el evento ha tenido un nivel medio, ha estado por debajo de nuestras expectativas. Aunque por imagen de nuestra propia empresa, hay encuentros como éste, a los que nos interesa acudir”. Sin embargo, e

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios