Contenidos digitales | Artículos | 16 ENE 2012

Ley SOPA: la Casa Blanca aviva la polémica

Bárbara Madariaga

Una cosa es cierta. La futura Ley antipiratería que se va a debatir en el Congreso de los Estados Unidos está generando una gran polémica en el país americano. El último en “echar leña al fuego” ha sido la Casa Blanca, quien, a través de un comunicado, ha mostrado su oposición a las leyes, conocidas como SOPA y PIPA.

Y es que la Casa Blanca se ha visto obligada a mostrar su postura tras recibir cientos de miles de peticiones de personas que se oponen a la aprobación de SOPA y PIPA. Así, en el comunicado la Casa Blanca asegura que “mientras que creemos que la piratería online es un serio problema que requiere una seria respuesta legislativa, no respaldaremos una legislación que reduce la libertad de expresión, incrementa las amenazas a la seguridad y socava la dinámica y la innovación global de Internet”.

Las Leyes, que se encuentran siendo debatidas en el Congreso en el caso de SOPA (Stop Online Piracy) y en el Senado si se trata de PIPA (Protect IP Act), buscan combatir el robo de contenido que se encuentra protegido bajo los derechos de autor. Y para ello, se pretende que sean los buscadores los que impidan el acceso a páginas Web que dispongan de dicho contenido. Además, también facilitará, a empresas y particulares que soliciten a aquellas páginas Web a los que ellos consideran que están infringiendo los derechos de autor, a que paren su actividad. 

La Ley se ha encontrado con la oposición de numerosas empresas de tecnología, como Facebook, Google, Amazon o PayPal, quienes evalúan si finalmente se llevará a cabo “el apagón” el próximo 23 de enero (un día antes que el Congreso de Estados Unidos debata la Ley), además de expertos en leyes quienes consideran que la Ley SOPA supone una seria a amenaza a los derechos constitucioLEY SOPAnales de los ciudadanos.

Eso sí, a pesar de que la Casa Blanca ha mostrado su rechazo a la Ley SOPA, ésta reconoce que algo se tiene que hacer, ya que “la piratería es un problema real que daña a la economía de Estados Unidos, amenaza la supervivencia de miles de puestos de trabajo y perjudica a algunas de las compañías y empresarios más innovadoras y creativas de nuestra nación”.

Consciente del problema, en el comunicado, la Casa Blanca insta a pensar en las soluciones al problema y no sólo en “cuál es la parte errónea que podemos hacer”. Asimismo, invita a la organización de la petición y a una serie de autores elegidos al azar a, en una conference call, discutir sobre el problema. Después de esto, promete ser el anfitrión en un evento online donde se puedan realizar más aportaciones, y donde se contesten a las dudas.

La decisión de la Casa Blanca de posicionarse en contra de la Ley SOPA y de PIPA se ha adoptado tras consultar a los legisladores. Además, unas horas más tarde, y según publican
los medios Washington Monthly y Daily Sheeple, el Congreso bloqueó la Ley SOPA, dejando su proceso de aprobación estancado de manera indefinida.

El comunicado de la Casa Blanca llega tras conocerse  la intención de  uno de los creadores de la Ley SOPA, el congresista republicano Lamar Smith, de eliminar una de disposiciones que más controversia han creado. Se trata de aquella que requiere a los proveedores de servicio que bloqueen a sus clientes todas aquellas páginas Web que infrinjan los derechos de autor de las compañías de Estados Unidos. La decisión se ha dado a conocer un día después de que el senador demócrata Patrick Leahy, anunciara su intención de enmendar la ley PIPA, que tiene una disposición similar en lo que a la labor de los ISP  se refiere, a la Ley SOPA. 

Las críticas a la controvertida Ley no han dejado de sucederse en los últimos días. Es más, durante la celebración de CES 2012, dos senadores estadounidense aseguraron que apoyaran una legislación alternativa, the Open Act, en contra de SOPA y de PIPA, al considerar que éstas alterarán radicalmente la Web.

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios