Cloud | Noticias | 09 OCT 2020

IBM se escinde en dos compañías tras un siglo de existencia

El objetivo de la decisión es focalizar su oferta en el 'Cloud Computing'
IBM - Edificio
M. M.

Tras más de un siglo de historia, el denominado gigante azul, IBM, ha anunciado su escisión en dos compañías con el objetivo de descentralizar sus negocios heredados y concentrarse en la especialización de soluciones cloud computing. De este modo, su unidad de servicios TI operará por separado en una nueva empresa, de la que todavía no se ha desvelado el nombre, para finales de 2021.

La compra de Red Hat por 34.000 millones de dólares el año pasado apuntala la nueva estrategia de la multinacional estadounidense y que ha anunciado hoy su CEO, Arvind Krishna. El propio directivo ha justificado la decisión como un paso natural hacia las nuevas demandas del mercado tecnológico. “En la década de los 90 escindimos nuestro negocio de redes, en la de los 2000, la unidad de PC (comprada por Lenovo), y hace cinco años la de semiconductores porque no formaban parte de nuestra propuesta de valor integral”.

Este “cambio significativo”, tal y como lo ha calificado Krishna, responde al impacto, cada vez más acelerado, de la nube en las compañías, y a un intento por compensar la ralentización de las ventas de software y la demanda de servidores. 

El movimiento, auspiciado por el propio Krishna, que el pasado mes de abril sustituyó a Ginni Rometty como máximo mandatario, le costará a la compañía más de 2.000 millones de dólares y supone un cambio radical en su operativa.

 

¿El fin de los históricos gigantes tecnológicos?

La escisión no supone una decisión pionera en la industria tecnológica, sino que continúa la senda de hiperespecialización que algunos de los principales competidores de IBM ya habían tomado. Caso paradigmático es el de HP, que hace cinco años descentralizó su unidad de servicios corporativos de TI a HPE. En declaraciones a ComputerWorld, José María López, analista principal de IDG Research, defiende este tipo de movimientos y los mira como “una evolución coherente y natural en un mercado en el que ya no tiene sentido ser un fabricante end-to-end. Asistimos a una historia forzada por el curso de los acontecimientos del sector”. Cada vez más compañías, augura, optarán por este camino. “Por ejemplo, Microsoft se está encauzando como una compañía pura de servicios”.

De este modo, asegura el también analista de IDG Research, Fernando Maldonado, es más fácil obtener visibilidad de los márgenes de negocio y ‘atacar’ los mercados importantes. “Las compañías tienden a la nube, y el mercado de infraestructuras se concentrará en unos pocos fabricantes que darán respaldo a estas mismas compañías que venderán cloud computing”, apostilla López.

Sin duda, aclara el analista, estamos ante el fin de los gigantes tecnológicos que gobiernan la oferta con todo tipo de soluciones. “Desde su nacimiento, IBM ha intentado abarcarlo todo, con productos que iban desde el software hasta la electromedicina, pasando por las calculadoras. En los últimos tiempos, ha centrado su apuesta en la nube, pero arrastraba la herencia histórica del mundo del mainframe”.

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios