| Noticias | 08 OCT 2004

¿Es la tecnología un arma de destrucción masiva de los idiomas?

Tags: Histórico
El chino mandarín, la lengua con mayor número de parlantes, es un idioma en peligro de extinción por culpa de la informática y de la influencia extranjera, según ha denunciado un grupo de investigación. En nuestro país, profesores y lingüistas se echan las manos a la cabeza por las repercusiones ortográficas del envío de mensajes de texto a través de teléfonos móviles.
Dealer World
El chino mandarín, el idioma más hablado del planeta, está en peligro por culpa de la informática y por sus peculiaridades. Así, hay que explicar que la escritura de este idioma en el ordenador se realiza mediante el uso del "pinyin" o trascripción fonética en caracteres latinos. Una vez tecleada la trascripción, el programa muestra todos los ideogramas o "hanzi" posibles del monosílabo, a menudo decenas.
Según los expertos, éste es el motivo por el que los chinos, que tardan más años que otros pueblos en aprender a escribir su idioma por las dificultades que entraña, están olvidando cómo escribir los trazos que componen un carácter y el milenario arte de la caligrafía.
El temor filológico, idéntico al que sufren las lenguas minoritarias del mundo, aumenta a la vista de que "sólo" un 47 por ciento de los chinos usan la caligrafía a diario, mientras que un 20 por ciento la usan a veces y un 30 por ciento "teclean cada día en el ordenador y raras veces escriben a mano".
Como consecuencia, cada vez se introducen más vocablos extranjeros al hablar, al igual que ocurre con el español, el tercer idioma más hablado del planeta, por detrás del chino y del inglés.

Los problemas del castellano
Con nuestro idioma las cosas tampoco parecen ir mucho mejor. El envío de mensajes cortos de texto (SMS) a través del móvil ha agudizado el ingenio, especialmente el de los más jóvenes, que no dudan en cometer todo tipo de faltas de ortografía para “ahorrar” caracteres.
Un estudio llevado a cabo por el portal PRNoticias.com en las universidades madrileñas constata que hay “una relación directamente proporcional entre el uso de los teléfonos móviles (más concretamente la opción de mensajes) y el incremento del número de faltas ortográficas”. Entre los principales recursos empleados se encuentran, según esta encuesta, el suprimir letras, convertir las “v” en “b” o la “j” en “g”, eliminar las tildes o los signos de exclamación o interrogación al inicio de las frases.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios