TENDENCIAS | Artículos | 22 ENE 2019

2019: una buena senda que recorrer para el mercado del software

El software tiene ante sí un futuro más que optimista por delante. Especialmente el software de gestión. La mejora de las empresas dependen de ello, de ahí que los principales fabricantes se afanen por satisfacer sus demandas con nuevas y cada vez más avanzadas soluciones.
software y datos
Redacción

Y si hay una palabra que pueda definir qué nos espera durante este nuevo año recién comenzado, es la que aporta Isabel Pomar, CEO de Datisa: “Integración”. Las razones son las siguientes que expone: “El software se presenta como una herramienta completa capaz de proporcionar respuestas 360º a través de soluciones específicas y también mediante su integración con otro tipo de aplicativos y dispositivos”.

Porque vivimos un momento especial, quizás único; un momento especialmente interesante por la oportunidad que supone la transformación digital de las organizaciones y la incorporación de tecnología en todas las áreas de la empresa, lo cual se verá reflejado en el mercado de las soluciones empresariales, con su máximo exponente en los servicios Cloud, donde estará la práctica totalidad del crecimiento. “Además, de cara al 2019, seremos testigos de un incremento en el despliegue de soluciones de Inteligencia Artificial (IA) en nuestro país, donde actualmente solo el 20% de las empresas cuenta con soluciones de este tipo en funcionamiento, doce puntos por debajo de la media europea”, detalla Maureen Manubens, directora de la Unidad de Negocio de Business Applications en Microsoft España.

Principales tendencias

Un 2019 en el que veremos seremos protagonistas de varias tendencias. Así, a bote pronto, multicanalidad y desarrollo de más funcionalidades seguirán siendo determinantes, “pero también se seguirán dando pasos hacia la Inteligencia Artificial, Blockchain y Machine Learning”, en opinión de aquella CEO.

Si nos centramos en el entorno concreto del ERP, en 2019 se perfilarán, además de soluciones que faciliten la integración, soluciones que incrementen su seguridad y protección de la información, más sencillas en su manejo y más ágiles y flexibles. En consecuencia, las nuevas aplicaciones apostarán por el dato, en todos sus ángulos: captación, almacenamiento, intercambio, análisis, interpretación y su aprovechamiento. Y todo, con la mirada puesta en extraer el máximo conocimiento posible de la información que se genera y maneja en las organizaciones.

Y, por supuesto, la nube seguirá estando en el punto de mira. Pomar lo tiene claro: “Las empresas, más en concreto las pymes, han acelerado en 2018 sus proyectos de implementación e integración en esta dirección. En 2019 esperamos que esa transición hacia la nube se acompañe de una mayor aceleración de las iniciativas de transformación digital. Por eso, y en el campo específico del ERP estoy convencida de que el Cloud será la opción elegida para aquellas empresas que se planteen un 2019 para crecer o actualizar sus procesos, sus entornos o sus operativas”.

La nube… ¡Ay, la nube!

Según el informe de Quint Wellington Redwood sobre el estado del Cloud Computing en España, el 2019 será el año del "gran salto a la nube". El desarrollo de la Inteligencia Artificial, el IoT o Blockchain potencian todavía más el impulso del Cloud Computing, ya que estas tecnologías se alimentan de datos y, a su vez, estos datos tienen la necesidad de ser alojados en un espacio seguro como la nube. En este contexto, disponer de servicios Cloud que permitan a las organizaciones crear y ejecutar aplicaciones de alta disponibilidad, con los máximos niveles de seguridad, y sin depender de una costosa y rígida infraestructura propia, será una cuestión clave. “No en vano, esto permitirá tanto a pymes como a grandes empresas tener a su alcance las herramientas que necesiten en cada momento para maximizar su éxito empresarial, de un modo completamente flexible y estando siempre a la última en términos de innovación sin acometer grandes inversiones”, considera Maureen Manubens.

Porque hay algo que las pequeñas y medianas empresas valoran por encima de todas las cosas: la posibilidad que ofrece la nube para acceder a la información en cualquier momento y en tiempo real. De hecho, ahora el tema económico ha pasado a un segundo plano. “Y eso es más importante de lo que pensamos —admite Isabel Pomar—, porque las pymes han orientado el foco de atención a lo que realmente es importante: las ventajas que proporciona la tecnología en respuesta a sus necesidades reales y no tanto, a qué aplicativo pueden comprar o alquilar en función del presupuesto del que dispongan”.

Por lo tanto, se puede decir que la Nube ha “relajado” esa tensión presupuestaria que siempre está latente en las pymes, y ha puesto el punto de interés en la necesidad de transformar sus áreas de actividad para mejorar la eficiencia y la productividad en un entorno tan competitivo y cambiante, más que en el dinero que costaría hacerlo.

Puede leer aquí el resto del reportaje



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios