DISTRIBUCIÓN | Noticias | 02 FEB 2006

El Grupo Ibermática completa la adquisición de Softec y remodela toda su estructura

Con la aspiración de ser el “primer jugador de la industria de Tecnologías de la Información” de capital cien por cien español, el Grupo Ibermática da por concluida la integración de Softec en su organigrama. Como consecuencia de la adquisición de esta compañía y de la de Eagel Informática, Ibermática remodela su estructura que, entre otras, trae como consecuencia que el ERP desarrollado por RPS, perteneciente al grupo, dejará de comercializarse por canal.
Arantxa Herranz
El Grupo Ibermática ha realizado, en apenas unos seis meses, la compra de dos importantes distribuidores de Tecnologías de la Información en nuestro país. Primero fue Eagel Informática la que se incorporó al grupo para ser ahora Softec quien pasa a engrosar los números de la empresa de origen vasco. Estas dos adquisiciones han llevado a los responsables del grupo a remodelar su estructura, de manera que pasan a ser dos las grandes áreas de negocio del grupo: infraestructuras de negocio y soluciones de gestión para la pequeña y mediana empresa (PYME).

En este último apartado se agrupan las funciones que hasta ahora desempeñaban RPS, Ekilan y Softec Gestión. El cambio más significativo es que el ERP desarrollado por RPS pasa a ser comercializado de manera directa, aunque aquellos distribuidores que opten por seguir trabajando con esta solución podrán hacerlo tras la firma de un nuevo contrato “que beneficie a las dos partes”, según Joseba Alegría, director general del Grupo Ibermática. En cualquier caso, los responsables de esta empresa aseguran que, en la facturación prevista para este año, no se tiene contemplada una significativa reducción de los ingresos que provienen por RPS. “Creemos que aquellos distribuidores que han trabajado de manera más comprometida con RPS seguirán haciéndolo”, señalaban.

Además, los responsables de la empresa vasca tampoco consideran que se vaya a producir un conflicto de intereses por el hecho de que Softec sea uno de los principales partners del software Navision de Microsoft. Según explicaciones de Jesús Ángel Bravo, presidente de la firma adquirida, Navision tiene una presencia más fuerte, que se mantendrá, en mercados verticales, mientras que RPS está más orientado a industrias horizontales y en empresas de tamaño más reducido que Navision. “RPS tiene una fuerte presencia en la producción industrial mientras que, por ejemplo, Softec es el partner de más de mil oficinas de farmacia que optan por Navision, por lo que, lejos de haber conflicto de intereses, hay una complementariedad de negocios”.

En cualquier caso, y tras confesar que antes de dar por concluida la compra de Softec se analizaron todas estas circunstancias, el presidente del Grupo Ibermática, José Luis Larrea, defiende que “lo vemos más en términos de oportunidad que de problemas”.

Las razones de la compra
Tanto desde Ibermática como desde Softec se ha defendido la operación llevada a cabo. Así, Larrea señala que el reto de su grupo es seguir creciendo, pero de manera rentable, para llegar a ser cada vez más cualificado, mientras que Alegría anotaba que, tras estas dos compras, los planes de Ibermática son multiplicar por dos la facturación en Infraestructura y por tres la de Gestión.

Por su parte, Bravo explicaba que, tras 22 años de recorrido de Softec, sus directivos se plantean el futuro a diez años vista. “Ahora era el momento, teníamos total libertad para tomar esta decisión sin que las circunstancias del mercado nos obligasen, quizá en un futuro, a tomar estos mismos derroteros. La complementariedad de los negocios es tal que no se produce un desgaste en el proceso de integración”, defiende este responsable.

Aunque haya algunas diferencias, como que el ciclo de venta en Softec sea más “rápido” y el número de clientes mayor, la principal consecuencia para ambas empresas es que aumentan su catálogo de productos que podrán ofrecer a un mayor número de clientes, y todo ello “siguiendo trabajando en el negocio y no en la reorganización de la empresa”. En este sentido, Larrea asegura que lo importante de estas operaciones “no son las cifras, son las personas, los proyectos y las ilusiones. Los números se sostienen en cualquier papel, pero lo importante es que los equipos, compuestos por personas, funcionen y lo hagan bien”.

Proyectos de futuro
Pero, además, el presidente del grupo declara que la intención de esta firma es “liderar un proceso de integración de empresas españolas de TI”, algo que considera se está cumpliendo “a nuestro ritmo, sin olvidar el crecimiento”. No en vano, “aspiramos a ser el primer jugador de este negocio con capital cien por cien español. Es cierto que Indra está muy lejos, pero detrás estamos muchos quizá con el mismo objetivo, pero la cultura empresarial del Grupo Ibermática es muy fuerte y no debemos comprar por comprar”, relata.

Eso sí, aviso a navegantes: José Luis Larrea mantiene que la posición financiera del grupo es positiva, por lo que está en “disposición de hacer operaciones”. Es más, el presidente de este grupo añade que el grupo está ya viendo y analizando para hacer operaciones que “fortalezcan nuestra misión y nos permitan ampliar nuestra presencia en España”. Entre esos posibles acuerdos, se encuentran operaciones más pequeñas que la llevada a cabo con Softec, “pero también más grandes”.

Cabe aclarar que, de momento, las miradas del grupo se ciñen a nuestras fronteras. “Tenemos que redactar nuestro plan estratégico para los próximos años y es cierto que tendremos que poner encima de la mesa la posibilidad de ampliar nuestra presencia en otros países europeo”, reconoce este directivo.

Por último, Larrea asegura que este unir de fuerzas no tiene como misión final vender el grupo. “Siempre digo que tenemos que gestionar Ibermática como si la eternidad fuese posible”.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios