Telecomunicaciones
Empresa
Orange

Nace Masorange con la intención de invertir 4.000 millones en España en los próximos tres años

La compañía resultante de la fusión entre Orange España y MásMóvil avanza las prioridades operativas del nuevo gigante de las telecomunicaciones para cumplir con su visión: posicionarse como líderes en satisfacción de cliente, talento e impacto positivo.

Masorange
Foto de familia de la cúpula directiva durante la presentación de la nueva marca corporativa. Créditos: ComputerWorld.

La fusión entre Orange España y Grupo MásMóvil es una realidad. Meinrad Spenger, consejero delegado de la neonata compañía, ha sido el encargado de presentar en sociedad al nuevo líder de las telecomunicaciones en España por número de clientes: Masorange. La convergencia entre ambas organizaciones supone un hito a nivel estatal abriendo una nueva etapa en el sector, tanto en España como en el Viejo Continente. Con la unión de estos dos grupos, anunciaba Spenger, “Masorange se convierte en un operador más fuerte, sostenible y con una capacidad de inversión que aportará importantes beneficios a los clientes”. De hecho, en España, con vistas a los próximos tres años, la compañía pretende invertir 4.000 millones de euros -la mayor parte del importe irá destinado a infraestructura de telecomunicaciones-.

El grupo ha sido alumbrado con la ambición de posicionarse como la compañía líder en “satisfacción del cliente, talento e impacto positivo” y con la vocación intrínseca de “hacer accesible la tecnología a todos los ciudadanos”. “Masorange jugará, de ahora en adelante, un papel dinamizador muy importante”. Para ello, actuará guiado por unos valores que marcarán su hoja de ruta en todos los ámbitos de su actividad: cliente primero, positividad, pragmatismo y colaboración. “Masorange se alza como un socio fiable para todos nuestros clientes, también las empresas y administraciones públicas -áreas que representan nuevas oportunidades de crecimiento-. Vamos a invertir e innovar para ofrecer un servicio de máxima calidad de manera sostenible”.

 

Meinrad Spenger, CEO de la recién nacida Masorange. Créditos: ComputerWorld.

 

La compañía en cifras

Masorange irrumpe en el mercado español tras una cooperación a diferentes niveles que arrancó allá por el año 2008 y que finaliza con la fusión de la joint venture en marzo de 2024 con las autorizaciones de la comisión europea y del Gobierno español. En términos financieros, la compañía se convierte en una de las veinte mayores empresas nacionales por volumen de ingresos con más de 7.400 millones de euros; un resultado operativo de más de 2.600 millones de euros (ebitda) y una valoración de la empresa combinada superior a 18.600 millones de euros. "Somos el número uno con distancia, pero queremos ampliarla", ha asegurado el directivo durante la presentación de la nueva imagen de marca de la compañía.

En concreto, Masorange se perfila como el primer operador del mercado español por número de clientes con más de 37 millones de líneas entre móvil y banda ancha y 2,3 millones de usuarios de televisión, con una cuota de mercado superior al 40% tanto en fijo como en móvil. Además, la organización se convierte en el mayor operador de cobertura FTTH de España con más de 29 millones de hogares comercializables con fibra óptica, con una de las mejores coberturas móviles 4G y 5G. Unas cifras motivadas por la incorporación y retención del “mejor talento del mercado”: un único equipo formado por más de 8.500 profesionales. En este sentido, Spenger ha afirmado rotundamente que “Masorange no tiene previsto llevar a cabo ningún plan forzoso de salida de personal”.

Entre otros planes, la sociedad prevé ampliar la cobertura de telefonía móvil 5G por encima del 90% de la población y cubrirá con fibra óptica hasta seis millones de hogares adicionales, así como más de 1.700 nuevos municipios. Además, la operadora aspira a “ganar la Champions” centrándose en generar valor adicional a través de nuevos servicios digitales en torno al hogar: dispositivos, servicios financieros, seguros, alarmas y seguridad, centro de entretenimiento, energía, telemedicina e IoT. “Ofrecemos estos servicios a más de 2,1 millones de personas”.

En lo relativo a la deuda del grupo, Spenger ha situado la cifra en torno a los 12.500 millones de euros. De ellos, ha incidido, dos tercios están protegidos frente a la subida de tipos de interés, "lo que arroja un apalancamiento muy estable una vez que este año hemos rebajado los costes de financiación". Según ha apuntado, "tenemos unas sinergias muy relevantes que ayudarán a reducir el apalancamiento, con 3.0000 millones de ebitda, con una política financiera muy clara, comprometida en alcanzar ratios de 3,5 veces deuda sobre ebitda cuanto antes, entre dos o tres años".



Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Otros Contenidos

directivas SEGURIDAD

Infraestructura Cloud Cloud
Registro:

Eventos: