Productos | Noticias | 16 SEP 2021

ASUS refuerza su compromiso de calidad con sus clientes a través de sus nuevos portátiles Expertbook B14/B15 y el programa ZenCare

Los profesionales suelen buscar portátiles específicos para solventar las necesidades propias de sus áreas de negocio. ASUS, con su familia de productos y servicios Business responde a estas necesidades con equipos como los recientemente presentados: el ASUS Expertbook B14 y B15.
Portátiles Expertbook B14/B15 de ASUS
Manu Arenas

La apuesta de ASUS por el segmento profesional se ha ido consolidando gracias a una buena y equilibrada combinación de lanzamiento de productos específicos para pymes y empresas, junto con el diseño de programas de soporte y de fidelización especialmente pensados para una audiencia profesional, con unas necesidades y exigencias claramente diferenciadas de las de los usuarios domésticos y entusiastas.

El ExpertBook B9 fue uno de los productos más destacados en 2020 y punta de lanza de esta familia de portátiles pensados para un uso esencialmente profesional en el ámbito de las pymes, empresas o autónomos. Ahora, ASUS completa esta familia con los ExpertBook B1, con dos modelos diferenciados por el tamaño de pantalla: el ExpertBook B1 B1400 de 14’’ y el ExpertBook B1 B1500 de 15.6’’.

Además, el programa ZenCare es la prueba de la confianza que ASUS tiene en sus productos, hasta el punto de reembolsar el importe (hasta 1.000 euros) de un portátil ASUS incluido en este programa que tenga que ser reparado por algún motivo contemplado en la garantía durante el primer año tras la compra del mismo a través del Canal.

 

ExpertBook B1: para y por la empresa

Los portátiles ExpertBook B1 cuentan con elementos de construcción y tecnológicos especialmente valiosos para la empresa. Ambos equipos se diferencian en algunos aspectos, especialmente y más llamativo es el del tamaño de la pantalla y algunos aspectos de la configuración como la presencia de teclado numérico físico en el modelo de 15,6’’, así como el peso, que en el modelo de 14’’ es de 1,45 Kg y en el de 15,6’’ es de 1,73 Kg.

Con todo, las similitudes son muchas más que las diferencias, facilitando a los clientes la toma de decisiones, al reducirla esencialmente al tamaño de la pantalla y manteniendo el resto de opciones y características en ambos equipos. Esas similitudes pasan, por ejemplo, en la presencia de almacenamiento NVMe y HDD. En los equipos de consumo se prescinde del HDD, pero para la empresa, contar con un disco de gran capacidad, aunque no sea tan rápido como un SSD NVMe es útil y conveniente.

Además, el mantenimiento del equipo es sencillo gracias a lo fácil que ASUS ha puesto el acceso al interior de estos portátiles, que se puede hacer retirando unos pocos tornillos, dejando al alcance del usuario o del equipo de mantenimiento de la empresa, la bahía del HDD, la ranura M.2 del SSD NVMe y una ranura SO-DIMM para ampliaciones potenciales de memoria.

La construcción es robusta, con materiales técnicos como el aluminio y certificación MIL-STD-810H que ofrece un “plus” de confiabilidad en la resistencia del equipo al trajín del día a día, lo cual hace que podamos despreocuparnos acerca de la integridad del equipo en condiciones de uso exigentes en todo tipo de actividades profesionales.

 

Rendimiento a la carta

La elección de procesador, gráficos, memoria o almacenamiento puede realizarse entre una amplia variedad de opciones. En el modelo B1 B1500 tenemos más opciones para la CPU, que parte de un Intel Core i3-1115G4 hasta un Core i7-1165G7 pasando por un Core i5-1135G7. En el modelo B1 B1400 podemos elegir entre el Core i5-1135G7 y un Pentium Gold 7505. Dependiendo de qué tipo de aplicaciones tengamos que mover, elegiremos uno u otro procesador.

En la parte de gráficos, los procesadores Intel Core de 11th Gen vienen con gráficos integrados Intel Xe. Para procesadores Core i3 y Pentium Gold tenemos gráficos integrados Intel UHD, menos avanzados. Como opción tenemos los gráficos dedicados NVIDIA GeForce MX330. Esta alternativa es conveniente si vamos a usar aplicaciones que requieran de un uso intensivo de los gráficos. No tanto para mejorar el rendimiento de los gráficos integrados Intel Xe, como para evitar que el uso de la GPU integrada “canibalice” el rendimiento de la CPU.

La memoria RAM máxima es de 48 GB en los dos modelos combinando la RAM integrada y el módulo SO-DIMM adicional, y el almacenamiento es de hasta 2 TB para el HDD de la bahía de 2,5’’ y de hasta 1 TB en la ranura M.2 NVMe PCIe Gen 3.0. Tenemos opciones de 128 GB y 512 GB también, aunque podemos elegir nosotros mismos la capacidad en el caso de que optemos por ampliar el equipo nosotros mismos.

La fuente de alimentación de los equipos con gráficos MX330 es de 90W en vez de la estándar de 65W. La carga se realiza, además del conector de alimentación, a través de USB-C (Thunderbolt compatible con Power Delivery), lo cual es también muy conveniente en el entorno corporativo y profesional: con un único cargador podremos solventar la carga del portátil, el móvil y otros dispositivos que se carguen a través de USB-C. La batería es de 42 Whr en ambos modelos.

 

Conectividad, seguridad y comunicaciones sin fisuras

ASUS ofrece conectividad apta para todas las necesidades, incluyendo una salida de vídeo VGA D-SUB, especialmente útil en negocios que mantienen monitores o componentes que precisen de este tipo de conectividad. También viene con Thunderbolt 4.0 de Tipo C, USB 3.2 Gen 2 de Tipo A, USB 2.0 de Tipo A, HDMI 2.0, jack de audio combo, conector RJ45 Gigabit Ethernet y lector de tarjetas microSD. Poco se puede echar de menos en estos portátiles.

Especialmente interesante es la conectividad Thunderbolt 4 y HDMI que permiten conectar monitores 4K adicionales si necesitamos extender el área de visualización más allá de la pantalla del portátil. Thunderbolt 4 integra alimentación para las pantallas externas.

En la parte inalámbrica, viene con Wi-Fi 6 y Bluetooth 5.2 con tecnología ASUS WiFi Master Premium para conectar automáticamente a la mejor red WiFi disponible.

Para la empresa también es importante la seguridad, para lo cual cuenta con biometría en forma de lector de huellas integrado en el botón de encendido, tapa física para la cámara web y el chip TPM 2.0, sin olvidar la ranura Kensington Lock para la parte de la seguridad física del portátil.

En la parte de las videoconferencias y trabajo colaborativo, tenemos, además de una webcam HD, una matriz de micrófonos junto con tecnología de cancelación de ruido mediante IA que usa Machine Learning para separar el ruido de fondo de la voz y el audio de las presentaciones y videoconferencias.

 

Ergonomía pensada hasta el milímetro

La ergonomía es un componente de vital importancia para ASUS. La bisagra Ergolift es una marca de la casa en ASUS, por ejemplo, que permite elevar el teclado cuando se abre la tapa del equipo. En estos portátiles B1 cuenta con esta funcionalidad, sin que ello introduzca el más mínimo componente de fragilidad o inestabilidad a los equipos.

El modelo de 15,6’’ cuenta con teclado numérico físico, pero el de 14’’ integra la tecnología NumberPad 2.0 en el TouchPad, que permite usarlo como teclado numérico dedicado. Además, el teclado está retro iluminado y la bisagra permite abatir la pantalla hasta los 180 grados lo cual amplía los escenarios de uso del equipo, especialmente en entornos de colaboración.

El diseño industrial maximiza la resistencia, robustez y rigidez del equipo, lo cual mejora la relación entre el usuario y el equipo al eliminar elementos que puedan asociarse con una potencial fragilidad del portátil. La pantalla NanoEdge con bordes delgados de 6,3 mm en tres de sus lados, es táctil, lo cual es interesante en ciertos escenarios de uso a pesar de que no estemos ante un equipo convertible. Además, la pantalla está certificada por TÜV Rheinland en lo que a reducción de emisiones de luz azul se refiere.

 

Control en manos del usuario

El software MyASUS permite al usuario configurar aspectos como el perfil de ruido del ventilador, el modo de color de la pantalla, el modo de funcionamiento de la conectividad WiFi, personalizar el comportamiento del teclado o definir modos de carga que maximicen la vida útil de la batería.

Especialmente interesante es el control del ventilador (rendimiento, equilibrado, silencioso), asociado a un mayor o menor rendimiento. Muchos equipos vienen con perfiles genéricos que el usuario no puede cambiar, pero ASUS permite definir modos de uso en los que los ventiladores suenan a un nivel más alto de lo habitual, pero abren las puertas a sacar todo el partido posible del procesador, lo cual es muy útil de cara a aplicaciones exigentes en cuanto a rendimiento de CPU.

 

ZenCare: si se estropea, ASUS lo paga

La experiencia de ASUS en la fabricación de portátiles es dilatada. Hasta el punto de que su confianza en sus propios equipos va más allá de la mera garantía. El programa ZenCare de ASUS, recién presentado, refrenda esta confianza de un modo eminentemente práctico.

Si un equipo portátil ASUS (de entre la lista de elegibles para este programa, que es amplia) registrado en la web en los 15 días posteriores a la compra se estropea por un daño de fábrica durante el primer año, ASUS reembolsará el importe del equipo (hasta 1.000 euros) además de repararlo.

Es un programa exclusivo para dispositivos vendidos en el canal, eso sí, aunque para equipos profesionales el canal sigue siendo la elección preferida de muchos clientes.

ASUS sigue reforzando su relación con el mundo de los negocios a través de productos específicos para el segmento business, pensados para y por los profesionales, al tiempo que los acompaña de un servicio de soporte específico para ellos y de programas como ZenCare que van un paso más allá de la garantía tradicional.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios