TENDENCIAS | Artículos | 25 NOV 2019

Un futuro prometedor para NVMe-oF

NVMe-off es una extensión del protocolo de red NVMe para Ethernet y Fibre Channel que permite una rápida conexión entre el almacenamiento y los servidores mientras reduce la utilización de CPU de servidores host de aplicaciones
Almacenamiento all flash de Huawei
Paloma Torres

Se espera, según los expertos, que 2019 sea el año del “NVMe over Fabrics” (NVMe-oF), una tecnología que incrementa su popularidad año tras año, por lo que se estima que los sistemas All Flash NVMe superen en volumen de mercado a los sistemas SCSI para el año 2022.

De hecho, 

La tecnología NVMe es la solución de protocolo de almacenamiento que los centros de datos de hoy en día carecían, y con la incorporación de la tecnología NVMe over Fabrics (NVMe-oF), las soluciones NVMe son más fáciles de implementar que nunca. Según el veterano periodista de tecnología empresarial John Edwards, NVMe-oF “se perfila para convertirse quizás en la tecnología de almacenamiento de centros de datos más disruptiva desde la introducción de unidades de estado sólido (SSD), y promete llevar nuevos niveles de rendimiento y economía a una expansión rápida matrices de almacenamiento".

Como explica Francisco Torres-Brizuela, director de Canal, alianzas y proveedores de servicio de NetApp, “Considerado como el nuevo lenguaje de almacenamiento, NVMe Express vivió un año de reconocimiento e implementación EN 2018, siendo más de 100 las compañías que ofrecen servicios habilitados para NVMe”. En sus palabras, 2019 será el año del “NVMe over Fabrics” (NVMe-oF) según los expertos, una tecnología que incrementa su popularidad año tras año, por lo que se estima que los sistemas All Flash NVMe superarán en volumen de mercado a los sistemas SCSI para el año 2022.

Sin embargo, para Álvaro Paniagua, de Telefónica Empresas, no se trata de un mercado consolidado. En realidad, es un negocio creciente para aquellos casos que requieran un uso intensivo del almacenamiento, pero el uso de cabinas sigue siendo la norma. Las perspectivas de este mercado son variadas, y como señala José Concepción, director de Soluciones de IT y Almacenamiento en la unidad de negocio de empresas de Huawei España, “aún queda camino por recorrer, pero, sin duda, está ganando mucho terreno”.

El responsable de esta unidad de Huawei comenta que los SSD están principalmente divididos por los NVMe y los SATA. Los NVMe son más rápidos. Y es cierto que, hasta ahora, también más caros. No obstante, sus precios están bajando progresivamente, y esto acabará suponiendo que aumente su cuota de mercado y acaben incluso superando a los SATA. “Todo apunta a que será el estándar dominante en el almacenamiento de datos en unidades de estado sólido y, de hecho, ya llevan un tiempo expandiéndose en el ámbito empresarial”, resalta. Hace justo ahora un año que G2M Research publicaba un estudio que afirmaba que NVMe crecerá hasta alcanzar los 80.000 millones de dólares en 2022 —72.580 millones de euros—, y de momento no parece equivocarse.

Beneficios de una tecnología que avanza

Los data centers modernos requieren de protocolos de almacenamiento vanguardistas. Los nuevos avances en tecnología hardware se ven desaprovechados debido al uso de protocolos de almacenamiento ya anticuados, como es el caso del protocolo SCSI, desarrollado en los años 80 cuando las latencias de los discos rotacionales rozaban las centenas de milisegundos. Así lo explica Francisco Torres-Brizuela, quien asegura que las tecnologías de almacenamiento han evolucionado al mundo Flash, lo que ya se traduce en la obtención de rendimientos cercanos a las memorias DRAM mediante el uso de tecnologías Storage Class Memory (SCM). Demanda de rendimiento que no se ve cubierta por el protocolo SCSI, debido a la limitación intrínseca a la hora de manejar colas de comandos y la complejidad de su código.

Por eso nació la tecnología NVMe, para resolver dicho bache en la carretera. Para NetApp, entre los beneficios que aporta, destacan un acceso rápido a los datos, un menor consumo de potencia, reducción drástica de la latencia y un mayor número de operaciones de entrada/salida (IOPs). Entre ellos, Telefónica destaca el beneficio de un máximo rendimiento a sus aplicaciones críticas; y Huawei va más allá: supone un gran avance para el almacenamiento empresarial ya que, gracias a esto, existe la posibilidad de compartir datos dentro de la propia red.

Puede leer aquí el reportaje completo.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios