| Artículos | 01 OCT 2004

Wenceslao Lada

Tags: Histórico
"Hacemos una propuesta de alternativa en el diseño de redes que se traduce en un mayor valor añadido"
Ramón A. Fernández.
Una propuesta alternativa, una proposición de valor, apoyo incondicional al canal y una nueva imagen de marca, son las líneas en las que trabajan los responsables de ProCurve Networking de HP para alcanzar sus objetivos en el mercado de las comunicaciones. Para conocerlas con más detalle, conversamos con Wenceslao Lada, director de negocio de ProCurve Networking de HP para EMEA.

¿Qué define la Arquitectura Edge?
Empecemos desde el punto de vista de usuario. Si miramos una red corporativa, estos están pasando de tener un puesto de trabajo fijo para el acceso a los recursos de red, a tener puestos móviles, virtuales, desde los que se incrementan los accesos a los recursos desde la propia red o desde fuera de ella. Con esto, el departamento de informática tiene retos importantes, como identificar al usuario, asignación de permisos de uso de recursos, tratamiento de los intrusos o de aquellos que deben disponer de mínimas prioridades, así como el acceso a nuevas aplicaciones, como las de voz y vídeo, que empiezan a obligar a las redes a dimensionarse para darlas cabida.
Desde el modelo de HP, lo que vemos es que si bien antes se podían independizar este tipo de áreas y controlar quién se conectaba, ahora esta flexibilidad que demanda el usuario tiene que estar soportada por una infraestructura de red más flexible. Así, este desarrollo de la red debe basarse en dar más capacidad o inteligencia al punto de conexión, evitando que todo lo que representa el acceso o la identificación tenga que moverse al centro de la red, sino que se gestione en el punto de entrada, incrementando la flexibilidad y la seguridad. A esto es a lo que llamamos Arquitectura Edge, es decir, pasar la inteligencia que siempre ha estado en el centro de la red al punto en que se conecta el usuario.

¿En qué se traduce esta apuesta por llevar la inteligencia al puesto de trabajo?
- Fundamentalmente ha hecho que hayamos evolucionado muy rápidamente en dos áreas. Primero, en el mercado de gestionables de Nivel 3, donde el crecimiento del mercado es casi el crecimiento de HP. Ahora otros fabricantes se mueven en la misma dirección, lo que quiere decir que es una apuesta que los usuarios han considerado oportuna. En segundo lugar, Gigabit.

¿Por qué Gigabit?
- Hace un año empezamos a estimar que los usuarios iban a necesitar un mayor rendimiento de la red y, sobre todo, redimensionar a un precio razonable esa capacidad. Hasta ahora los puestos de trabajo Gigabit no eran muy asequibles, pero ya lo son mucho más, dado que están a unos 65 dólares por puerto. A esto hay que añadirle algunos costes adicionales, pero en la infraestructura, no en los equipos, y, por ejemplo, todos los PC que comercializa HP ya llevan conexión Gigabit.

El hecho de que otros fabricantes apuesten por una línea similar, ¿refuerza la apuesta de ProCurve Networking?
- Ciertamente, es algo inevitable. Esto tenía que suceder, era cuestión de tiempo, y nosotros pensábamos que iba a ser en dos o tres años, mientras que otros esperaban que fuera a tardar más. Esto nos ha permitido posicionarnos en el mercado más rápido y mejor que otros, con lo que el desarrollo de productos ha sido también más rápido.

¿A qué tipo de cliente definen estas necesidades de red?
- En cuanto a tamaño es difícil de precisar. Se trata más de una clasificación en cuanto a las aplicaciones que se utilizan. Hay departamentos que necesitan conexiones de alto rendimiento por las aplicaciones o por la transferencia de ficheros que realizan y el tiempo requerido para hacerla. Un ejemplo claro es un departamento de ingeniería o de desarrollo. Otra opción es el vídeo bajo demanda, algo aplicable, principalmente a grandes compañías, que lo utilizan para sus comunicados internos o para la formación. En un caso que también pueda afectar a la pequeña y mediana empresa, podemos encontrar necesidades alrededor de la conectividad de los servidores y una comunicación de alto rendimiento entre ellos, con lo que se incrementa la capacidad para dar servicio y respuesta a los usuarios.

¿Es suficiente sacar la inteligencia del centro de la red para llevarla al puesto?
- Trasladar al extremo estas capacidades sin una gestión que te ayude a hacerlo y que beneficie al departamento de informática no tiene mucho sentido. Porque cuando un usuario se conecta, independientemente del lugar, la red debe saber cuáles son sus privilegios de red y cuáles son los recursos a los que darle acceso, pero no sólo los habituales, sino aquellos a los que necesite acceder allí donde esté, como puede ser una impresora o un fax próximos. Ésta es la principal ventaja, y eso es lo que estamos haciendo, trabajar con un usuario más desde el perfil de negocio que desde el perfil de recursos. Si esta inteligencia se coloca en el centro de la red, necesitaríamos gestionarla constantemente, mientras que nosotros la pasamos a cada una de las conexiones al puesto de trabajo.

¿Qué beneficios otorga a la red, además de la reducción del tráfico?
- Además, me permite más seguridad, porque ésta se gestiona en el mismo momento en que el usuario se conecta a la red y no se genera tráfico hacia el centro sin control hasta que el usuario es validado. En nuestro caso, el puerto es el que hace la identificación del usuario, sin que se genere ningún tráfico no autorizado. Por tanto, eliminamos tráfico superfluo de la red e incrementamos la seguridad, tanto en redes cableadas como inalámbricas.

¿Cómo se plantea esto a las empresas ahora que las inversiones se miran con lupa?
- Obviamente, los equipos tienen que diseñarse desde el principio para que funcionen donde tienen que funcionar. Si alguien posiciona un router o un routing-switch como un punto de acceso, el coste se dispararía irremediablemente. Nosotros, en cambio, hemos dejado en el troncal de la estructura algunas capacidades que van a estar allí siempre, y que, por tanto, no hay que moverlas. Sin embargo, hemos trasladado algunas capacidades para ponerlas delante del cliente. Llevamos invirtiendo tiempo y dinero para pasar estas configuraciones con muy bajo coste. Los productos que tenemos ahora son la tercera generación, y esto nos da una ventaja competitiva frente al resto en tecnología, pero también en precio. Nuestros switches presentan precios inferiores a otros, pero con elementos tales como garantía de por vida, mantenimiento on-line de configuración y servicios, y ofrecemos actualizaciones gratuitas de software a todos los clientes. Esto es, en otras palabras, retorno de inversión y un mantenimiento fácil, aspectos en consonancia con lo que necesita la empresa.

Porque, además, hablamos de tiempos de amortización más cortos para las inversiones en TI…
- Las nuevas aplicaciones han hecho que los desarrollos de infraestructura se estén acelerando, pasando de una inversión a siete años, a inversiones a cuatro o a cinco. Con nuestros productos no podemos asegurarles una vida de la inversión de diez años, pero sí un período mayor por las actualizaciones y por tratarse de estándares de la industria.

¿Cómo se refleja todo esto en los datos de mercado? ¿En qué situación se encuentra en este momento?
- El mercado está en una situación interesante. Hemos pasado de un pronóstico muy malo de las consultoras, que auguraban bajadas en facturación y subidas en cuanto a unidades,
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios