ACTUALIDAD | Noticias | 10 OCT 2014

IDC analiza los pros y contras e implicaciones de la división de HP en la región de EMEA

Analistas de IDC señalan que los principales desafíos para la transición de HP serán en su mayoría tácticos, y se centrarán en el canal, el mercado de volumen y el segmento PYME. Se espera que competidores como Lenovo y Dell tratarán de aprovecharse para intentar atraer a los revendedores y mayoristas con un mensaje de unidad.
HP_sede
Hilda Gómez

Días después del anuncio de la división de HP en dos compañías, analistas de IDC han querido aportar su particular visión del porqué del movimiento de HP, los pros y los contras de la división, y las implicaciones que ello conlleva a clientes y partners de la compañía en la región EMEA.

Sobre el primer punto, Giorgio Nebuloni, director de investigación de centros de datos en IDC EMEA, señala que "el objetivo declarado de HP es tener un mayor foco, un proceso de toma de decisiones más rápido, y, en última instancia, diferentes estrategias y planes de inversión a largo plazo para los dos bloques comerciales”.

HP Inc. (PC e impresoras) se representa como un negocio estable con retornos predecibles y un crecimiento orgánico continuado, mientras que Hewlett-Packard Enterprise se prevé una actividad plagada de fusiones y adquisiciones. Por tanto, es en el lado enterprise en el que IDC espera ver cambios más radicales y las apuestas de cara al futuro. “En general, y a pesar de las tendencias de los últimos nueve meses, creemos que HP Inc. está a punto de enfrentarse a vientos en contra a largo plazo, mientras que la parte enterprise puede verse impulsada por el crecimiento significativo de las inversiones adecuadas", apunta Nebuloni.

En cuanto a los pros y los contras, Giorgio Nebuloni añade que "las oportunidades son en su mayoría estratégicas, a largo plazo, e incluyen un cambio potencial hacia el software y los servicios en el lado de la empresa. Los desafíos para la transición serán en su mayoría tácticos, a medio plazo (6-18 meses), y se centrarán en el canal, el mercado de volumen y el segmento PYME. HP tendrá trabajo extra que hacer para adaptar su enorme base de clientes entre los dispositivos cliente / impresión y servidores y almacenamiento de gama baja, para mantener un enfoque coherente en materia de fijación de precios y descuentos, especialmente para las pequeñas y medianas empresas".

Sobre la trascendencia que ello tendrá en los clientes, Chrystelle Labesque, directora de investigación de informática personal en IDC EMEA, cree que “el impacto inmediato del anuncio desde una perspectiva de estrategia de negocio en EMEA será limitado, ya que las diferentes divisiones de HP operan ya por caminos compartimentados, tanto a nivel regional como en cada país. A medio plazo se esperaría que logísticamente las dos compañías deban de ser alojadas en diferentes instalaciones, con sistemas de back-end separados, etc. Tales medidas prácticas toman tiempo y pueden distraer al personal de las tareas del día a día".

Respecto al canal, Labesque asegura que, “como sucedió en 2011, IDC espera que los competidores, como Lenovo y Dell, traten de aprovechar esto para atraer a los revendedores y mayoristas con un mensaje de unidad”. En el canal de dos niveles de EMEA, que la compañía domina, al disponer de dos compañías podría suceder que cada proveedor pueda pesar menos y ser menos dominante, o podría conseguir más espacio para crecer a medio plazo. “Desde IDC mantenemos que la división podría terminar siendo costosa para las dos compañías, especialmente en el negocio de volumen. Claramente, HP está mirando a largo plazo, pero una fuerte aceleración en los segmentos de valor añadido o en los nuevos mercados de la marca (por ejemplo, la impresión 3D, Big Data, etc.) serán necesarios para probar que la decisión vale la pena".

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios