PYMES | Artículos | 01 NOV 2002

La PYME un mercado en expansión

Pese a lo conseguido hasta ahora en la PYME, queda mucho trabajo por hacer
Ramón A. Fernández.
Que la PYME es un mercado en alza, que hay que apostar por él, que tiene un gran potencial de crecimiento, que los grandes resultados están por llegar... y un largo etcétera de frases como éstas que nos resultan conocidas, son grandes verdades. Pero para poder pronunciarlas con solvencia, y no sólo porque sea vox populi, es necesario echar un vistazo a la situación real de un mercado que, en el caso español, representa, según las fuentes, entre un 95 y un 98 por ciento de nuestro tejido empresarial. Y qué conclusión sacamos con una rápida ojeada a estos datos: que queda mucho por hacer y que, por tanto, la oportunidad existe. Por este motivo, en las próximas páginas vamos a ofrecerles un repaso de cómo se encuentra en este momento el mercado de la pequeña y mediana empresa en España, y las previsiones que de ellos se desprenden, contando como base de datos principal con el informe La adaptación de la Empresa Española a la Sociedad de la Información, salido del proyecto Prince XXI, una iniciativa conjunta de las Cámaras de Comercio y el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Para empezar a valorar el mercado en lo que a la pequeña y mediana empresa se refiere, conviene hacerse una pregunta en voz alta: ¿qué porcentaje de éstas empresas cuentan con un PC fijo en sus instalaciones o establecimientos? Puede que la respuesta a esta pregunta nos sorprenda y nos lleve a pensar que queda menos trabajo por hacer de lo que pensábamos en un principio, pero no debemos olvidar que el PC es la base sobre la que informatizar una empresa, que es un comienzo y no un fin en sí mismo, y que a partir de ahí sólo nos queda, y mucho, crecer. Pues bien, la respuesta a nuestra pregunta es un 92 por ciento. Sí, aunque parezca increíble, el 92 por ciento de las empresas españolas de menor tamaño cuentan con un ordenador personal.
Curiosamente, éste es el mismo porcentaje que si analizamos las empresas que cuentan con un ordenador de menos de 5 años de antigüedad. Entonces, ¿qué es lo que está pasando en el mercado de la PYME para que falte tanto por hacer? Es evidente que no basta con dar el primer paso, que parece que ya han sido muchos los que lo han dado, sino que hay que seguir avanzando. Una empresa que cuenta con un PC, aunque no esté a la última, es un potencial cliente más adecuado que uno que no tiene un ordenador. La razón es evidente. Aquella empresa que ha visto lo que la tecnología, por escasa que sea, puede aportar a su negocio tiene mucho ganado, y con ello el distribuidor y fabricante que tratan de acceder a ella.

Acceso a redes
Como se puede suponer, las labores de administración son las que mejor nivel de informatización presentan, seguidas por las de ventas y compras, en un grupo de empresas, las PYMES, que presentan más frecuentemente acceso a redes de comunicación externas, en concreto el 78 por ciento de las empresas, que disponibilidad de redes internas, algo que sólo se da en el 57 por ciento de ellas.
Pero, ¿por qué esta diferencia? Según las respuestas ofrecidas por las empresas, la conexión a Internet tiene su razón de ser en la búsqueda, tanto de información como de oportunidades de negocio, y no tanto la realización de negocios propios en la Web. Por este motivo, dos de cada tres empresas disponen de un dominio registrado en Internet y un tercio del total de una página Web. Sin embargo, un elevado porcentaje, también dos tercios del total, no actualiza su propia página o, de hacerlo, lo hace sólo una vez al año.

Razones de peso
Para conocer mejor a estos potenciales clientes, es necesario saber por qué y por qué no toman ciertas decisiones. En el brazo del haber de la balanza encontramos la imagen empresarial, mejora de relaciones externas y productividad en general, mientras que en el debe nos encontramos con aspectos tales como la reticencia de los clientes, la inseguridad del medio, la falta de formación de los empleados y la legislación insuficiente. Eso sí, esta utilización va incrementándose a medida que la empresa dispone de un mayor tamaño, incluso dentro de los diferentes niveles de la pequeña y mediana empresa.
Por sectores, la incorporación de estas herramientas ha avanzado más en sectores como la Industria y Construcción. Frente a esto, el Comercio, cuyo retraso afecta, no podemos pasarlo por alto, al comercio electrónico.
El desarrollo, como ya adelantábamos anteriormente, es más pronunciado en las áreas más estratégicas de la empresa. Por ejemplo, esta tendencia se ve en las labores de almacén en el sector del comercio y en el área de producción en el segmento industrial.
Otro punto a tener en cuenta es la internacionalización de las empresas. En un mundo, y por ende un mercado, cada vez más global, las fronteras se diluyen, y cada vez son más las empresas que establecen relaciones con elementos internacionales, ya sean clientes, proveedores o socios comerciales. El caso es que las empresas que establecen estas relaciones están más adaptadas tecnológicamente, incluso en el terreno del comercio electrónico. El motivo principal de esta tendencia está en las ventajas que encuentran y en la mayor presión competitiva a la que se enfrentan.
Para terminar este planteamiento, una tendencia que nos parece, cuando menos, sorprendente: se observa una menor preparación y, por tanto, una mayor necesidad de apoyo, en las empresas más jóvenes.

El hardware, los cimientos de la empresa
Para poder realizar un análisis completos, es necesario saber si las empresas españolas tienen las herramientas necesarias para hacer uso de la tecnología. Por tanto, lo primero que debemos conocer es con cuántos ordenadores cuentan las pequeñas y medianas empresas y cuántas de ellas ni disponen de infraestructura tecnológica. Este año, todavía un 9 por ciento de las empresas no disponen de un ordenador, si bien existe un dos por ciento de ellas que tienen posibilidad de acceder a un ordenador, aunque no esté físicamente en la empresa (puede estar en el hogar o bien ser un PC portátil).
El grupo de empresas más amplio lo forman aquellas que cuentan con un único PC. De hecho, en esta categoría se incluyen un 23 por ciento de las empresas españolas de pequeño y mediano tamaño. Duplicar este número, es decir, contar con dos ordenadores es algo que sólo representa al 17 por ciento de las empresas, porcentaje que se reduce al 12 por ciento cuanto hablamos de empresas con tres ordenadores. La tendencia es similar según van incrementándose el número de ordenadores. Así, por ejemplo, con 15 ordenadores cuentan sólo poco más del uno por ciento de las PYMES.
A esto hay que añadir algo que señalamos anteriormente: el 92 por ciento de las PYMES tiene un PC con menos de 5 años, lo que viene a demostrar que en el último lustro se ha avanzado mucho en la adquisición de tecnología, si bien queda mucho por hacer todavía.
Pero estas estadísticas se refieren a sistemas de sobremesa, por lo que nos preguntamos ¿qué ocurre con los sistemas portátiles? El 78 por ciento de las respuestas indican que no disponen de ordenador móvil, mientras que sólo el 16 por ciento cuenta con un portátil. En el caso de los PDA, los porcentajes alcanzados son del 4,26 por ciento, en el caso de los que cuentan con uno de estos dispositivos, y del 94 por ciento, en el caso de los que no

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información