Mercado en cifras | Artículos | 01 SEP 2004

Los presupuestos TI de las compañías ocupan entre el 1 y el 2 por ciento de su facturación

Yolanda Sánchez.
El Grupo Penteo acaba de presentar su estudio “Retos de las TIC: El compromiso con el negocio”. En el marco de este análisis se han obtenido conclusiones muy importantes, como el hecho de que el 41 por ciento de las empresas dispone de un presupuesto que representa entre el 1 y el 2 por ciento de su facturación. A la luz de estos datos podemos deducir que la inversión en tecnología se encuentra muy lejos de constituirse en una prioridad para la empresa de nuestros tiempos.

Según el Grupo Penteo, se prevé que las inversiones en TIC no van a experimentar un crecimiento acelerado, incluso en un escenario de completa recuperación económica. Y es que al margen de los factores externos, el verdadero freno al desarrollo y despliegue de las Nuevas Tecnologías en el seno empresarial está en la propia mentalidad corporativa. Parece ser que los responsables siguen priorizando otros aspectos en detrimento de estas mejoras tecnológicas sin pensar que a la larga se resta competitividad y productividad a la propia empresa.
Si atendemos a los datos macroeconómicos, las cosas no mejoran mucho ya que el gasto en TIC como porcentaje del PIB es del 5,43 en España (de lo que un 1,77 se destina a TI y el 3,66 a telecomunicaciones propiamente dichas) frente al 6,43 en Europa Occidental (de lo que el 3,11 corresponde a TI y el 3,32 a telecomunicaciones) y a 7,9 en EE.UU (con un reparto del 4,62 y del 3,28, respectivamente).
En la presentación de dicho estudio, el Grupo Penteo aprovechó para hacer unas reflexiones sobre los datos obtenidos. Destacó que las TIC no son una “commodity”, pero pensar que la tecnología en sí misma puede aportar ventajas competitivas es un error cometido en el pasado reciente. La infraestructura TIC está convirtiéndose cada vez más en un elemento a gestionar como tal, una infraestructura imprescindible, pero que no diferencia a las compañías. Este hecho, acompañado por una cierta “revancha TIC” post burbuja, va a frenar el crecimiento de las inversiones en TIC.
Sin embargo, la utilización adecuada de las TIC, integradas en la estrategia de negocio, sigue siendo un poderoso motor para las organizaciones.
El Departamento TIC está sufriendo una pérdida de importancia estratégica en la organización. Para recuperarla debe asumir un nuevo rol, más allá de la prestación de servicios, en el que se encargue de proveer a la organización de los mejores servicios, sea prestados internamente, o mediante la externalización de servicios, a partir de un conocimiento profundo de los procesos de negocio.
Según el Grupo Penteo, ese nuevo rol supone definir una estrategia alineada con la de la compañía, en la que la definición de la arquitectura del sistema de información. Es clave disponer de una arquitectura ágil y segura, que no suponga una rémora para la agilidad del negocio, las tecnologías deben gestionarse con criterios de negocio. No puede esperarse que la organización otorgue credibilidad al departamento TIC si no se ve sometido a los mismos criterios de valoración empresarial que el resto de las áreas funcionales, en las que cada proyecto abordado debe dar cuentas de su rentabilidad en términos de negocio.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información