Mercado en cifras | Noticias | 01 OCT 2009

La mayoría de los padres desconoce lo que hacen sus hijos en Internet

El uso de las redes sociales ha crecido enormemente en los últimos años hasta convertirse en una referencia de comunicación por Internet. Ésta es una de las principales conclusiones de un estudio realizado por la Fundación Pfizer, que analiza las consecuencias legales y familiares que éstas pueden generar en los adolescentes.
Bárbara Madariaga

El estudio “La juventud y las redes sociales en Internet” analiza el uso que hacen los adolescentes españoles de las nuevas tecnologías. Según palabras de Francisco J. García Pascual, presidente de la Fundación Pfizer, “la principal conclusión del estudio es que las redes sociales se encuentran totalmente incorporadas al día a día de los adolescentes, frente al elevado porcentaje de padres que desconocen en su totalidad o han incorporado con más lentitud este tipo de herramientas. En este sentido, llama la atención que un 30 por ciento de los padres todavía no tiene acceso a Internet”.  

El informe revela que el 98 por ciento de adolescentes utiliza Internet dentro o fuera del hogar. Entre los servicios que más utilizan se encuentran la mensajería instantánea, que se sitúa a la cabeza, seguida de la escucha on-line de música y vídeos, la búsqueda de información, y el correo electrónico.

 “El 92 por ciento de los jóvenes usa las redes sociales para charlar con sus amigos prácticamente a diario. Sin embargo, solamente dos tercios de los padres son conscientes de que sus hijos participan en estas redes” destaca García Pascual.

Asimismo, también existe un relativo desconocimiento de la frecuencia con la que se conectan sus hijos a Internet.

Como principal problema, el estudio subraya que ocho de cada diez jóvenes usuarios de redes sociales dicen tener su propio ‘perfil’ en alguna de estas comunidades digitales. Aspecto, que sólo 6 de cada 10 padres conocen.

Dentro del hogar, la mayoría de los jóvenes usuarios de redes sociales utiliza el ordenador en su propia habitación. Sólo uno de cada cinco lo hace en un lugar común como una sala o salón familiar.

Más preocupantes son algunos datos como el hecho de que el 52,8 por ciento de los adolescentes españoles aseguran que sus padres nunca o pocas veces supervisa lo que hace en Internet.

Según Francisco J. García Pascual uno de los datos más relevantes del estudio es que “uno de cada cinco progenitores desconoce el número de contactos que su hijo puede tener en las redes sociales en las que participa. Y cuando afirman saberlo, el número medio dado se aleja bastante del real: 36 contactos según los padres frente a los 116 que dicen tener los hijos”.

Uso del teléfono móvil

Por último, este estudio también aporta datos sobre el uso de móviles entre los jóvenes: prácticamente nueve de cada diez tienen teléfono móvil. Entre esta gran mayoría de jóvenes, tres de cada diez envía SMS diariamente y seis de cada diez lo hace al menos dos o tres veces a la semana, hecho que conocen sus padres, aunque estos últimos tienen la percepción de que sus hijos están mucho más “enganchados” a su utilización diaria. Situación que se repite con los mensajes multimedia: los padres perciben que sus hijos los envían con mayor frecuencia de la que realmente presentan.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios