DISTRIBUCIÓN | Noticias | 14 JUL 2000

Creado un consorcio para impulsar Linux en el mercado doméstico

Más de 20 fabricantes de electrónica de consumo, como Toshiba, Sony o Fujitsu, han unido sus fuerzas para que Linux esté presente en teléfonos móviles, PDA o asistentes de navegación en coches.
Arantxa Herranz
Toshiba y otras 22 compañías fabricantes de equipos de consumo y de software han llegado a un acuerdo para cooperar en el desarrollo de una versión de Linux para equipos electrónicos digitales, como agendas personales, teléfonos móviles y asistentes de navegación para los coches.
El objetivo de esta alianza es doble. Por un lado, reducir los costes en el desarrollo de un producto. Por otro, aumentar el empleo de Linux, especialmente en el entorno menos profesional. Entre los primeros miembros de este consorcio se encuentran, además de la mencionada Toshiba, Sony, NEC, Fujitsu, Hitachi, o Mitsubishi. También participan en este proyecto dos universidades del país nipón: Waseda University y Toyohashi University of Technology. Un gran ausente es Matsushita, más conocida por su marca Panasonic. Sin embargo, este fabricante ya ha mostrado su interés público por participar en este grupo de desarrollo. “En la era post PC, donde los teléfonos móviles y otros dispositivos digitales como la televisión, reemplazan a los ordenadores, es lógico que los fabricantes empleen los sistemas operativos de terceras compañías, eligiendo el que se ajuste mejor a cada producto”, asegura el presidente de Matsushita, Kunio Nakamura.
Los miembros de este consorcio, que tendrán acceso gratuito al sistema operativo al que podrán, además, modificar para su uso en sus propios dispositivos, tienen pensado trabajar de la mano para proteger a este estándar y compartir la información de una amplia gama de productos, como la electrónica de consumo, equipos de conectividad y productos para automóviles. “Lo que estamos intentando es crear un proceso para que Linux se convierta, de hecho, en un estándar”, señaló el vicepresidente del consorcio, John Cheuck.
Los analistas de la industria han dado la bienvenida a esta iniciativa, puesto que consideran que reducirá costes para los fabricantes y conllevará una mayor compatibilidad de los equipos de consumo, independientemente de su marca. “Es una buena noticia, especialmente para los fabricantes, quienes no tendrán que desarrollar su propio sistema operativo para sus equipos”, manifiesta Kazushige Hata, analista e ING Barings. “Pero desde el momento en que algunas marcas, como Matsushita y Sony, tienen su propio sistema operativo para algunos productos, el campo de actuación de este grupo de trabajo puede verse limitado”. Según este mismo analista, actualmente conviven más de 70 tipos de sistemas operativos, incluyendo Windows CE, que están siendo empleados en productos digitales. “Es imposible hacer que uno sólo se convierta en un estándar”, declara una fuente de uno de los principales fabricantes del mercado japonés. “Los fabricantes emplearán varios sistemas operativos. Algunos de ellos serán desarrollos propios; otros estarán basados en Linux y unos terceros en Windows CE”.
Pese a ello, y según la opinión del analista Hata, la unión de estos fabricantes de equipos domésticos será un importante impulso para el desarrollo de Linux.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información