DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 SEP 2004

Almacenamiento, un negocio con mucho que aportar todavía al canal

Mesa redonda
Miguel A. Gómez.
Que el almacenamiento es un negocio en alza es algo que nadie pone en duda. Es más, los crecimientos obtenidos hasta la fecha no sólo no merman las posibilidades futuras del mercado sino que las alientan, y todos los analistas y conocedores del mercado esperan que los incrementos de negocio se sigan produciendo en los próximos meses y años. Por este motivo, el mayorista GTI y la revista Dealer World han querido sentar alrededor de una mesa redonda a algunas compañías del área del software de almacenamiento con el fin de aportar algunas claves que expliquen el buen momento de este mercado y desvelen la posible evolución que se producirá a corto y medio plazo

Álvaro Jerez, responsable de desarrollo de negocio de GTI, abrió el turno de intervenciones explicando el momento que vive el mundo del almacenamiento. Según sus palabras, “el negocio se va duplicando cada año, y las necesidades de almacenamiento de la pequeña y mediana empresa también se ven duplicadas año a año. Además, en este segmento se necesitan soluciones sencillas, fáciles de gestionar, que ayuden a reducir costes utilizando el parque que ya tiene instalado la empresa y que cuenten con un precio asequible. En GTI, hemos crecido en el primer semestre por encima del 13 por ciento”.
Félix Merchán Arellano, responsable de ventas middleware de IBM Software, explicaba que el software de almacenamiento “es una de las áreas elegidas por la compañía para realizar mayor inversión. Para todo el mercado, pero especialmente para la PYME, son necesarios dos elementos: la flexibilidad, para poder adaptarse a los cambios, y la reducción de costes. Además, no hay que olvidar el precio, que tiene que ser asequible para las empresas menores. Asimismo, cabe señalar que en tecnología, ahora se están orientando los desarrollos hacia la simplificación y la automatización”.
De acuerdo con estas afirmaciones se encuentra Roger Gallego, field partner manager de Computer Associates, quien comenta que para su compañía el almacenamiento “sigue siendo un buque insignia. Las necesidades de almacenamiento son un factor crucial tanto para la gran empresa, donde ya lo era desde hace tiempo, como para la pequeña y la mediana, que ven como sus aplicativos de negocio se complican y requieren soluciones sencillas y escalables. Pero los presupuestos son cada vez más ajustados, por lo que no se pueden lanzar soluciones de alto precio. Sin embargo, nosotros vemos un foco importante en todo lo relativo a la gestión de estas soluciones de almacenamiento, para dar una alternativa a las necesidades cada vez más complejas”.
Para José Ángel Villalón, director de marketing de Storagetek, “el mercado está creciendo por los incrementos que se producen en la información, independientemente de las necesidades y las estrategias para poder solucionarlo. Estamos viendo cómo se ha cambiado la cadena de valor alrededor de la gestión de la información. En todos estos años se hablaba de la parte operacional de la informática, y no de la información, y quizá todos estos cambios en la forma de hacer negocio hacen que cada vez tenga que haber más información en los sistemas, y las compañías se están dando cuenta que si información de nada sirven los desplieguen tecnológicos”.
Luis Fuertes, director de marketing de Veritas, tomó el relevo señalando que la gestión del ciclo de vida de la información “es uno de los motores más importantes del mercado, pero, por otro lado, también es cierto que nosotros hemos apostado por el utility computing en el entorno del almacenamiento, porque pensamos que éste es el punto de partida ideal para poder llevar a cabo una estrategia de este estilo. Por eso, vamos a fijarnos más en el usuario que en el administrador”.
La ronda inicial la cerraba Jesús Guinda León, director técnico de Seri365, afirmando que las empresas “como la nuestra, lo que aportan son soluciones para salvaguardar la seguridad de los datos de las compañías. Tal y como lo vemos nosotros, las PYMES y las microempresas de este país no tienen resueltas todavía sus necesidades de almacenamiento, cuando éstas son similares a las de otras empresas más grandes. Pero, además, no tienen recursos ni conocimientos para proteger sus datos, por lo que necesitan soluciones asequibles y sencillas”.

Una evolución lógica
Las soluciones de almacenamiento, y con ellas los planteamientos de las compañías fabricantes, han evolucionado desde la gran cuenta hasta la pequeña y mediana empresa. Pero, ¿está dispuesto este cliente a dar el paso? En palabras de Luis Fuertes, “no del todo. La PYME tiene esas necesidades, pero le resulta un poco complicado el lenguaje que hasta ahora estábamos utilizando los proveedores de almacenamiento. Hablábamos de cosas que les vienen grandes y que no ven aplicables en su negocio. Una PYME necesita proteger sus datos. Simplemente es eso, y ese es el mensaje que debemos ofrecerles: si no gestionan bien sus datos, están en peligro”.
Para Roger Gallego, “las empresas, ya sea por cuestiones legales, por la continuidad del negocio o por los planes de contingencia, necesitan estar protegidos, y nosotros debemos aportarle esta protección. Además, es cierto que la complejidad de los mensajes nos ha alejado un poco de la PYME. Hay que valorar si les estamos ofreciendo un mensaje que les haga fácil acceder a una solución de este tipo”.
En opinión de Álvaro Jerez, “es un problema de concienciación, y ésta es una labor que tenemos que hacer todos, tanto los fabricantes como el canal. No sólo hay que decirles que necesitan realizar una inversión, sino disponer de una política de almacenamiento. Pero si les acercamos una solución compleja o cara ellos no van a querer saber nada”.
El problema, tal y como señala Félix Merchán, es que la información “ha pasado a ser crítica y estamos ante empresas que no se habían preocupado por este aspecto hasta ahora”.
Además, en el caso de España, nos comenta José Ángel Villalón, “todo se hace con cierta precipitación. No se planifica. Además, falta sensibilidad. Puede que los mensajes fueran dirigidos a capas altas del segmento empresarial, pero no podemos olvidar que nos enfrentamos a un problema de falta de capacidad de inversión. Comparados con mercados similares, esta capacidad no es óptima, lo que nos lleva a otro problema de formación e información de los responsables”.
“Debemos”, indica Luis Fuertes, “darle un voto de confianza a la PYME y reconocer que sabe que los datos que tiene son importantes. También depende del ámbito en el que nos movemos, porque algunos siguen sin ver esta necesidad en su negocio”.
No proteger la información puede suponer un problema para las empresas. En palabras de Roger Gallego, “quiero creer que, gracias a las campañas realizadas, la empresa sí es consciente de los riesgos que corren por no proteger sus datos. Pero muchas veces se ha encontrado con soluciones muy grandes para sus necesidades o muy caras”.
Sin embargo, “el precio”, para Luis Fuertes, “no es el problema. La PYME está concienciada hace tiempo de hacer otras inversiones, pero la del almacenamiento no tiene ese nivel de prioridad, cuando con una mínima inversión podrían tener su pr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información