| Artículos | 01 DIC 2000

Tarjetas sintonizadoras: ¿qué opciones se ofrecen en el mercado?

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
Una vez repasada la teoría, llega el momento de decidir qué opción, entre las presentes en el mercado, es la más adecuada para el cliente que quiere instalarla en su máquina. En estas páginas, les ofrecemos algunas indicaciones sobre los pros y los contras de cada una de las posibilidades, si bien la decisión final depende de las necesidades del usuario.

AverMedia TVPhone98w/VCR
A pesar de ser un producto un tanto veterano en nuestro mercado, la TVPhone98w/VCR es, básicamente, una tarjeta sintonizadora del tipo PCI (compatible con PCI 2.1) que permite ver las imágenes de los diferentes canales de televisión en el monitor del ordenador. No obstante, este modelo cuenta con otras muchas características adicionales. Así, tenemos que, también, permite escuchar las emisiones de radio que se emitan en la banda de FM o, incluso, la captura de imágenes de vídeo de aceptable calidad.
En cuanto a sus características como dispositivo para ver la televisión, esta tarjeta puede sintonizar automáticamente hasta 181 canales con una previsualización simultánea de 16 de estos. Además, la funcionalidad de la pantalla tipo mosaico se ve acrecentada con la posibilidad de seleccionar el canal deseado para verlo en toda su amplitud, con la simple operación de hacer doble clic sobre la ventana elegida. De manera similar, la mayoría de las operaciones que permite la interfaz gráfica, se pueden realizar con un sólo clic de ratón, funcionalidad que se hace también extensiva a los controles de la radio FM.
Asimismo, la pantalla de televisión puede ajustarse desde un tamaño de icono hasta pantalla completa, con una resolución en VGA que llega a 1.024 x 768 píxeles.
Por su parte, los mandos en pantalla permiten los típicos ajustes de color, selección de canal, volumen, brillo, contraste y captura de vídeo e imágenes fijas.
Por otro lado, la salida de audio puede conectarse a la tarjeta de sonido, a un amplificador externo o directamente a un sistema de altavoces autoamplificados, mientras que la entrada de audio permite trabajar con sonido estéreo.
Para aprovechar las funciones de teletexto, AverMedia utiliza la herramienta TeleText de Cebra que, además de permitir copiar imágenes y textos en el portapapeles, tiene otras interesantes capacidades como la utilización de una memoria caché de páginas consultadas, lo que acelera la visualización de las pantallas.
Como cualquier otro dispositivo de esta clase, permite la comunicación de vídeo y audio en tiempo real a través de las líneas telefónicas, LAN/WAN o a través de Internet, para lo cual el fabricante entrega dos aplicaciones de explotación, el popular programa de Microsoft NetMeeting y la utilidad VideoLive Mail.
Obviamente, también permite la digitalización de señales de vídeo utilizando formato AVI, mientras que en captura y reproducción trabaja según el estándar de compresión de vídeo YUV 4:2:2. En este sentido, esta tarjeta permite trabajar directamente con señales televisivas, o mediante la incorporación de otras fuentes externas de vídeo a través del conector de vídeo compuesto o de tipo S-Vídeo.
Por último, el proceso de instalación, aunque no resulta demasiado complejo, no es aconsejable que sea llevado a cabo por un usuario inexperto, y menos aún siguiendo las pobres indicaciones del manual adjuntado. No obstante, la configuración de esta tarjeta no ofrece mayores complicaciones si se siguen paso a paso las indicaciones propuestas por el asistente de instalación.
En definitiva, un producto con todos los componentes y accesorios necesarios para explotar al máximo las buenas cualidades de este dispositivo. Asimismo, el precio final del producto acompaña adecuadamente para aumentar el atractivo de este funcional y completo dispositivo multimedia.

Lo Mejor: Equilibrio Precio/Prestaciones
Lo Peor: Pobre documentación


Genius Video Wonder Pro II V2
Esta tarjeta de tipo PCI digitaliza la señal externa de vídeo que le llega por cable o señal de antena y la manda al adaptador VGA, asegurando un sencillo pero adecuado funcionamiento, a la vez que proporciona unas imágenes libres de distorsiones y buena concordancia de los colores.
En esta nueva y reciente revisión, se sigue apostando por la incorporación del chip de Conexant 878A, y uno de los sintonizadores de Philips. Asimismo, sus conexiones externas son también las clásicas: entrada de vídeo compuesto y S-Vídeo, puerto para la conexión de una cámara digital, puerto de infrarrojos y salida estéreo de audio.
Por otra parte, la aplicación de explotación permite sintonizar de forma automática un total de 125 canales con una resolución máxima de 800 x 600 en formato PAL/SECAM, de los cuales se pueden ver simultáneamente, a modo de mosaico, hasta 16 de ellos. Asimismo, la aplicación de teletexto ofrece numerosas ventajas, como trabajar con la posibilidad de mostrar páginas de varios canales simultáneamente, frente a su versión televisiva. Además, funciona en un segundo plano, con lo que el usuario puede realizar otras actividades con el ordenador mientras consulta cualquier página.
Uno de los puntos fuertes de esta tarjeta es la comodidad de actuación que ofrece el uso del mando a distancia, bajo el cual se pueden centralizar muchos de los procesos, independientemente de los habituales controles de volumen y cambio de canales. Desgraciadamente, la calidad de la imagen ofrecida no destaca por ser todo lo satisfactoria que debiera.
Al igual que el resto de los productos analizados, para la correcta instalación de la tarjeta se requiere una interrupción (IRQ) y una dirección de memoria, cuestiones que son resueltas automática y convenientemente por el soporte de la tecnología Plug and Play. Asimismo, la dirección de memoria puede ser cambiada manualmente por el usuario, en el hipotético caso de que se produzca un conflicto entre esta nueva tarjeta y cualquiera de los dispositivos ya instalados en el ordenador.
Por otro lado, su programa de captura de vídeo permite almacenar secuencias en el disco duro y preparar prestaciones para usarlas con otros programas. En este sentido, es posible capturar secuencias de vídeo de modo continuado a 320 x 240 píxeles, aunque esta operación depende principalmente de la potencia del procesador y de la velocidad de transferencia del disco duro, así como de la capacidad de almacenamiento de este último.
Asimismo, tiene una salida de audio sin amplificar, con un conector de 3,5 milímetros, y es compatible con las entradas de audio de todas las tarjetas de sonido del mercado o altavoces amplificados.
A esta tarjeta la acompañan el mencionado mando a distancia y dos cables de audio, uno típico para conectar la salida a la tarjeta de sonido y otro con terminaciones RCA. También cuenta con la antena para la recepción de las señales de radio FM y el receptor de infrarrojos.
Sin duda alguna, el aspecto negativo de este producto viene determinado por la aplicación que, a pesar de integrar todas las funciones básicas y típicas de estos programas, no resulta demasiado intuitiva debido a la utilización de una interfaz gráfica poco elaborada. A pesar de este contratiempo, los menús en pantalla permiten cambiar de fuente, canal, ajustar contraste, brillo, saturación, y volumen, es decir, todo lo que encontraría en un televisor normal. Además, no se puede pasar
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios