| Artículos | 01 DIC 1996

Ordenadores "made in Spain": Alternativa a la marca

Tags: Histórico
Comparamos los ordenadores fabricados en España que más se venden: Akko, Cofiman, Cyberline, EI System, ICOC, Novo, TAY y VISA
Gabriel Contreras.

España es uno de los países europeos donde mayor porcentaje de mercado están obteniendo los fabricantes de ordenadores locales. Ofrecen bajísimos precios y altísimas prestaciones que, para los tiempos que corren, son buenos argumentos de compra en el mercado de consumo y en el profesional.

¿Qué es mejor: un clónico o un ordenador de marca?

No se puede afirmar que un ordenador "de marca", como IBM, HP, Compaq, Fujitsu o Dell sean a priori mejores que cualquiera de los ordenadores que comparamos en este artículo. Los ordenadores "de marca" ofrecen la seguridad de que sus componentes han pasado un riguroso proceso de homologación, cumplen las normativas de seguridad europeas, ofrecen unos acabados y etiquetados inmejorables y la documentación y el software que se incluye respeta todas las normativas de comercio españolas.

Los puntos débiles de los ordenadores "de marca" son: el precio y la dificultad que tienen para ofrecer la última tecnología, ya que un cambio en un modelo implica nuevos manuales en castellano, publicación de folletos, diseño y producción de placas base y de nuevas tarjetas, diseño y fabricación de nuevos frontales y carcasas, estudio y aprobación de normativas europeas en laboratorios oficiales, etc.

Los ordenadores que comparamos en este artículo incorporan placas modernas, con el chipset de Intel 430VX o 430HX, con procesadores gráficos modernos, con lectores CD-ROM rápidos y discos duros de alta capacidad. Hablando del mismo rango de precios, obtenemos unas prestaciones sensiblemente superiores en estos ordenadores que las que ofrecen los ordenadores "de marca" y además tienen la ventaja de poder incorporar nuevas placas y nuevos procesadores en cualquier momento. El handicap más grande que encontramos es la ausencia casi total de documentación en castellano, con un montaje del equipo bastante criticable, sin etiquetado de ningún tipo que indique la función de los conectores y sin etiquetado legal (CE, características, nombre de fabricante, advertencias de seguridad, etc.).

La verdad es que no da para más. Los márgenes con los que se trabaja en este tipo de ordenadores son muy bajos y para poderse vender bien tienen que incorporar la última tecnología con precios reducidos. El resultado es que no queda nada para invertir en manuales, homologaciones ni en cuestiones estéticas.

El usuario final español prefiere apostar por este tipo de ordenadores y la muestra está en los últimos estudios publicados, donde aparece EI System en cuarto lugar en número de unidades vendidas, por delante incluso de Compaq, Olivetti y Siemens Nixdorf. También destacan en puestos muy altos empresas como Sintronic, Diode, Computer 2000 o ADL.

En el mercado de consumo y en el profesional

La venta masiva de los clónicos siempre se ha producido en el mercado de consumo, ya que el usuario demanda las máximas prestaciones con poco presupuesto. El mercado profesional de pequeñas empresas prefería invertir en equipos con un cierto renombre. Las aplicaciones que utilizaba no requerían unas prestaciones elevadas y además eran estables en el tiempo.

Ahora el mercado profesional empieza a utilizar aplicaciones basadas en Windows 95 o en OS/2 Warp, servidores con Windows NT o Novell y las suites de Microsoft, Corel o Lotus están establecidas como las principales herramientas de trabajo. Las pequeñas empresas necesitan más potencia.

A esta necesidad de renovar el parque informático rápidamente, se le añade el hecho de que los concesionarios nunca son capaces de conseguir las unidades que demanda el cliente en un plazo razonable, cuando se trata de grandes fabricantes, y prefieren acudir a mayoristas locales que les suministran los ordenadores en el momento, con mayores márgenes y con la misma garantía de materiales. El resultado es que las pequeñas empresas están empezando a utilizar ordenadores "Made in Spain".

El problema que se encuentran los concesionarios es que tienen que implicarse más en la instalación y puesta en marcha de los ordenadores, ya que aunque el mayorista le facilite el equipo montado, el índice de problemas es sensiblemente superior por no pasar controles exhaustivos después del montaje, por no llevar el software precargado en la fabricación y porque pueden detectarse incompatibilidades entre los distintos dispositivos en casa del cliente.

La velocidad no es lo más importante

La velocidad no lo es todo. Lo que más valora el usuario final es la relación velocidad/precio, o mejor dicho, partiendo del menor precio, la velocidad más alta que se pueda conseguir. Para realizar esta comparativa pedimos equipos con Pentium 133 para partir de la misma base en las pruebas de velocidad; sin embargo EI System y Akko System nos suministraron ordenadores con un Pentium 166 con un coste inferior a otros equipos que montaban el Pentium 133. Evidentemente, por mucha diferencia de placa y chipset, los modelos más rápidos son los que utilizan el procesador más potente.

En la puntuación final hemos considerado que el factor más importante es el precio, seguido de la placa base, el procesador, la memoria, la carcasa, el disco duro, el lector de CD-ROM y el software.

El equipo que ha resultado superior en la comparativa es el TAY de Barebone, ya que siendo el tercer equipo más barato, incorpora una placa ATX, una carcasa moderna muy bien acabada y una placa base con chipset 430HX.

El Novo de Sintronic ocupa el segundo puesto en el rango, ya que por un precio razonable ofrece una configuración muy equilibrada y bien presentada.

El equipo de EI System nos ha sorprendido, porque siendo la empresa que más invierte en publicidad e imagen, no se preocupa del aspecto externo del equipo, que consiste en una carcasa minitorre de diseño anticuado. Por no hablar del aspecto interno, una maraña de largos cables. En esta ocasión le ha salvado la velocidad que ofrece (gracias al Pentium 166 y los 32 MB) por un precio medio.

Akko System

La placa base del ordenador de Akko es de un fabricante chino y utiliza un chipset 430VX de Intel. El procesador gráfico va montado en una tarjeta independiente que ocupa una ranura PCI. El S3 Virge es el que mejores prestaciones ofrece de todos los de esta comparativa en lo que se refiere a calidad de imagen, pero en velocidad se ve superado por otros procesadores. Es el procesador más moderno, incorporando funciones de representación 3D.

La carcasa del equipo es algo más alta que la típica "minitorre". Ofrece un hueco extra para una unidad de cinco y cuarto externa. Pero a pesar de que el aspecto es bueno, el diseño del frontal es algo anticuado, por incluir un botón para Turbo y un diseño de leds anticuado. Lo más sorprendente es que el botón de encendido está ubicado debajo de la etiqueta del logotipo. Resulta difícil averiguar cómo se enciende y se apaga el equipo.

El modelo que probamos montaba un Pentium 166, 16 MB de RAM, un disco Seagate Medalist T31276A de 1,2 GB, un lector de CD-ROM de óctuple velocidad y una placa de sonido OEM Sound Blaster. Dentro de la caja de la CPU también se incluyen un par de altavoces de 120W, con controles para graves y agudos, y un micrófono.

El monitor que hemos probado con el equipo es un Proview de 14 pulgadas, con controles digitales. En la parte frontal del monitor se puede conectar un micrófono.

El equipo está bastante bien montado y además se incluye un CD de Windows 95 con manual y licencia.

Cofiman

Esta empresa de Jaén monta equipos utilizando una carcasa en formato minitorre con sólo un hueco libre de cinco y cuarto y otro de tres y medio. El montaje es limpio, aunque los conectores serie y paralelo ocupan un par de ranuras, en lugar de montarlos en el propio chasis. La placa base incorpora un chipset 430VX de Intel y una BIOS Award, con funciones Plug a

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios