| Noticias | 05 NOV 2001

Microsoft llega a un acuerdo con la Justicia norteamericana, pero no con los hackers

Tags: Histórico
Una de cal y otra de arena. Mientras Microsoft ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos en el pleito que mantenían desde hace tres años en materia antimonopolio, una compañía británica asegura que se ha conseguido romper el sistema antipiratería incluido en Windows XP.
Arantxa Herranz
Microsoft y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos han llegado a un acuerdo que, según algunos analistas, puede redundar en una mejora de los márgenes para los fabricantes de PC y, por tanto, del canal. Según este pacto, los fabricantes de PC tendrán más flexibilidad a la hora de ensamblar software que no sea Windows en los nuevos sistemas al tiempo que Microsoft tendrá la obligación de proporcionar más información técnica de carácter crítico a sus competidores. Según el Departamento de Justicia de EE.UU., estas restricciones “pararán la conducta ilegal de Microsoft, prevendrán la repetición de actuaciones similares en el futuro y restablecerán la competitividad en el mercado del software”. Sin embargo, este acuerdo, que estará vigente durante cinco años (prorrogable dos más si Microsoft viola los términos del mismo), se produce sin el visto bueno de los 18 estados norteamericanos que también mantenían el juicio abierto.

Reacciones para todos los gustos
El acuerdo alcanzado entre estas dos partes ha suscitado todo tipo de reacciones. Sun Microsystems, por ejemplo, no ha visto con buenos ojos esta rúbrica, y ha manifestado su preocupación acerca de cuánta información técnica se exigirá a Microsoft que comparta, especialmente en lo que atañe a la iniciativa .Net.
Pese a ello, algunos analistas consideran que esta resolución puede proporcionar un alivio en materia de márgenes a los fabricantes de PC, al ofrecerles más oportunidades de vender servicios, aspecto éste fundamental a la hora de obtener más beneficio. Sin embargo, la posibilidad de alterar o eliminar algunos componentes de Windows, como los menús de inicio o los iconos del escritorio, han suscitado diferentes opiniones entre los fabricantes de PC. Compaq, por ejemplo, considera que estas opciones suponen una oportunidad de mayores beneficios. Fuentes de la compañía aseguran que, “debido a la publicidad de Windows XP, muchos usuarios empresariales consideran, al ver el escritorio, que están viendo publicidad. Tenemos que encontrar el equilibrio entre un escritorio limpio y la necesidad de ingresos”. Mientras, compañías del ámbito Linux no ven ninguna esperanza en este acuerdo de poder recortar distancias en cuota de mercado a Microsoft.

Sistema antipiratería poco eficaz
La otra gran noticia que rodea a Microsoft en estos momentos afecta a su nuevo sistema antipiratería incluido en Windows XP. Este polémico sistema parece no haber cumplido el objetivo con el que nació, ya que una compañía de seguridad británica asegura que se ha conseguido romperlo.
De hecho, pocas horas después de que empezara a comercializarse el nuevo sistema operativo de Microsoft, desde Asia se inició a propagar, por Internet, un programa que permitía a los usuarios eludir la tecnología de activación de producto, cuya finalidad es impedir que una misma copia de Windows se instale en varios ordenadores diferentes. Al menos así lo ha denunciado BitArts Lab, una firma de seguridad británica.
Microsoft ha reconocido ser consciente de la aparición de este aparente programa, añadiendo que no le sorprende que existan grupos de hackers que intenten eludir su tecnología. Sin embargo, también asegura que esta tecnología nunca ha sido concebida para ser irrompible, sino para “proteger nuestra propiedad intelectual” y evitar lo que se ha denominado como piratería casual.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios