| Artículos | 15 ABR 2001

Los megahercios pasan a mejor vida en el mundo de los procesadores

Tags: Histórico
Los segmentos sobremesa y portátil reducen su distancia en materia de velocidad
Arantxa Herranz.
Si hasta hace un año tener un ordenador con un procesador que superara los mil megahercios de velocidad parecía casi un “esnobismo”, dentro de poco parecerá desfasado no tener uno que llegue al gigahercio. En ese empeño están trabajando Intel y AMD, quienes no sólo mejoran aquellas líneas que ya habían roto esa barrera, sino que acercan e, incluso, superan dicha velocidad en las otras gamas de producto. Especialmente interesante se conforma el mundo portátil, donde se aventura una nueva lucha por precio y rendimiento entre Intel y AMD.

Poco más de un año después de que AMD e Intel mantuvieran una feroz guerra por ser el primero en superar la barrera del 1 GHz (guerra que se saldó con un ir y venir constante de lanzamientos y que acabó por ganar AMD), estos fabricantes vuelven a ser protagonistas de una batalla similar aunque, en esta ocasión, orientada en el segmento portátil, el mercado de PC con mayores índices de crecimiento.

Intel introduce el primer procesador para portátiles a 1 GHz
Así, Intel se ha adelantado a todos sus rivales en el negocio de los portátiles y acaba de introducir un Mobile Pentium III a 1 GHz con tecnología SpeedStep. Además, este lanzamiento viene acompañado por otros dos nuevos productos: otro Mobile Pentium III a 900 MHz y un Mobile Celeron a 750 MHz, según lo dado a conocer por el director de marketing del grupo de productos móviles, Don MacDonald.
Este mismo directivo aseguraba que, en consonancia con la opinión del CEO de Intel, Craig Barret, quien considera que los nuevos productos y la innovación harán que la industria salga de su recesión, Intel seguirá trabajando para que el salto, en materia de velocidad, que existe entre el mercado de sobremesa y el móvil desaparezca. “Esa diferencia se ha creado recientemente, e Intel tiene que eliminarla”, considera Stacy Wu, analista de Mobile Insights. “Creo que es una de las estrategias de Intel en su afán por trasladar su negocio del mercado de sobremesa al portátil”.
Como siempre, el lanzamiento de los nuevos productos de Intel viene respaldado por el apoyo de importantes nombres del sector. Así, nombres como HP o Toshiba anuncian, al mismo tiempo, la disponibilidad de ordenadores portátiles dotados con el Pentium III a 1 GHz. Asimismo, se espera que Compaq e IBM también anuncien, en breve, la disponibilidad de sus portátiles con el último de los procesadores anunciados por Intel.

Los planes de AMD
Cabe anunciar, asimismo, que AMD tiene previsto introducir, antes de verano, su primer Mobile Athlon, versión que se conoce con el sobrenombre de Palomino, con una velocidad superior a 1 GHz. Por eso, muchos analistas consideran que estamos asistiendo a los inicios de una feroz batalla por aumentar la velocidad de los procesadores en el mundo portátil. “AMD se va a introducir en esta carrera por la velocidad”, asegura Dean McCarron, analista de Mercury Research, quien añadía que el año pasado, ”la guerra estaba en el mercado de sobremesa entre Athlon y Pentium III, mientras que este año la lucha es en el mundo portátil”. Además, este mismo analista considera que, además de iniciarse la batalla en este terreno con la llegada de Mobile Athlon, es muy probable que este chip de AMD supere en rendimiento a la oferta de Intel. “Hay pruebas que ponen de manifiesto que Athlon será tan competitivo en el mercado portátil como lo ha sido en el de sobremesa”, afirma McCarron.
Mientras, Nathan Brookwood, de Insight 64, comparte la idea de que la versión portátil de Athlon puede ser un desafío a los Mobile Pentium III de Intel, pero no está convencido de que AMD sea capaz de mantener el mismo nivel de competitividad mostrado el pasado año. “AMD no está preparada para mantener esta lucha con Intel”, asegura. Para hacer esta afirmación, este analista se basa en varios datos. Por ejemplo, AMD podría tener problemas a la hora de reducir el consumo de energía y el calor a niveles razonables al mismo tiempo que aumenta la velocidad, según Brookwood. De manera diferente a cómo trabaja un procesador de sobremesa, que puede utilizar toda la energía que necesite y poseer varios ventiladores para refrescarse, los chips para portátiles deben trabajar de una manera más eficiente para salvar la vida de la batería y disipar bien el calor. Los actuales procesadores Athlon, si bien sólo están disponibles para el segmento de sobremesa, consumen mucha energía y desprenden mucho calor, lo que puede suponer un serio problema en el ámbito portátil a la hora de aumentar la velocidad del chip, según este mismo analista.
En segundo lugar, Intel tiene prevista una transición de la actual arquitectura de 0,18 micras a una de 0,13, hecho que se producirá en el tercer trimestre. Los nuevos procesadores que resultarán, conocidos con el nombre código de Tualatin, emplearán menos energía, emitirán menos calor y permitirán a Intel aumentar la velocidad de los chips. Una vez que se produzca esto, AMD estará doblemente presionada para mantenerse al nivel de Intel, al menos hasta que haga su propia transición hacia las 0,13 micras, a finales de año.
En resumen, AMD tendrá que hacer frente a una dura batalla, especialmente después de que Intel haya ganado la contienda psicológica de ser el primero en alcanzar el 1 GHz en el mundo portátil.

¿Puede esto hacer bajar los precios?
Según Brookwood, si AMD puede retar a Intel en lo más alto, en materia de rendimiento, del segmento portátil, todos los usuarios se verán beneficiados. La lucha por la velocidad significa que el ciclo de ésta se reproduce más rápidamente que lo normal, según este analista. Esto conlleva que estos procesadores se hacen un hueco en el mercado al reducir el precio de los anteriores modelos. Es decir, “un mejor rendimiento por dólar que se paga” y, por lo tanto, un menor precio de los chips. Hay que tener en cuenta, asimismo, que los procesadores para portátiles suelen costar más que las unidades de sobremesa ya que, al menos hasta ahora, el mercado de los portátiles era más pequeño y contaba con menos fabricantes. Además, Intel no tenía que hacer frente a otros competidores, especialmente en la gama alta del mercado.
Por todo ello, la competencia por los niveles de rendimiento de los procesadores para portátiles puede hacer que se reduzca el precio de estos componentes y, por extensión, el de estos ordenadores.
Pese a este inicio de competencia en este segmento, Intel asegura no sentirse preocupada, especialmente por los planes de AMD de introducir un Mobile Athlon. “Lo que esperamos de AMD es que intente competir”, manifiesta Don MacDonald, director de marketing del grupo de productos móviles de Intel, quien añade que el mercado móvil es muy atractivo, por lo que esperan que otras compañías se adentren en él. Para hacer frente a la competencia, Intel ofrecerá mejores productos, asegura MacDonald.
Este mismo directivo también entiende que en el terreno portátil existen más factores, además de la velocidad, para ser competitivo. Como ejemplo, MacDonald alegó el consumo de energía, aspecto que, según este directivo, Intel ha estado mejorando durante años. “Son diez los años de innovación con los que cuenta Intel”. Además, la compañía posee, literalmente, cientos de ingenie

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información