| Artículos | 15 MAY 2009

La informática personal cumple 25 años

Tags: Histórico
Hilda Gómez.
Hace un cuarto de siglo, un nuevo artilugio llegaba a nuestras vidas para revolucionar la forma en que muchos trabajamos y disfrutamos del tiempo libre. Hablamos del ordenador personal que hoy conocemos, el cual nos llegaba de manos de Apple bajo el nombre comercial de Macintosh, más conocido como Mac. Este artefacto supuso el definitivo acercamiento de la informática a los usos personales, fuera de las grandes empresas y centros de datos. A partir de entonces, los ordenadores personales se han hecho con un gran mercado, aumentando sus prestaciones hardware y software de una forma sorprendente.

Aunque la historia de los ordenadores se empezó a fraguar a finales del siglo XIX, es desde mediados del siglo XX, con la aparición de los primeros ordenadores de tipo comercial, cuando la informática ha tenido un auge incomparable en nuestra sociedad, teniendo una importancia casi vital en todas las actividades que pueda realizar el ser humano. Especialmente, durante la década de los años 80 se produce la revolución de la informática personal, gracias al avance en la tecnología de los microprocesadores. Muchos otorgan a IBM el lanzamiento del ordenador personal en el año 1981, pero se podría decir que la gran revolución llega con Apple Computers, como era conocida por entonces, y su Macintosh, el primer ordenador comercial en incorporar un ratón y un interfaz gráfico de usuario (GUI) comprensible, a base de ventanas, menús y botones, reemplazando la línea de comandos habitual en los ordenadores de la época.

El Mac sienta las bases
Hace 25 años un ordenador costaba más de seis millones de euros, ocupaba varios armarios de dos metros de altura y pesaba varias toneladas. Frente a esta pieza de museo, cualquier ordenador actual es mucho más potente, cuesta unos 900 euros y ocupa un espacio mínimo. Gran parte de esta gran evolución hay que agradecérsela al Macintosh, cuya primera versión tenía un peso de 7,5 kilogramos, incluía un microprocesador Motorola 6800, una memoria RAM de 128 kilobytes de capacidad, 64 kilobytes de ROM, una disquetera de 3,5 pulgadas con capacidad para leer disquetes de 400 kilobytes, una pantalla monocromo de 9 pulgadas de 512 x 342 píxeles de resolución y dos puertos de serie.
Una de las grandes innovaciones de Apple con el desarrollo de Macintosh fue el crear un ordenador pensado para el gran público, propiciando un nuevo nicho de mercado orientado a los hogares de los usuarios. Eso sí, su coste era de 2.500 dólares, un precio muy alto para las familias de la época.
Una de las grandes ventajas del Macintosh era su facilidad de uso y de aprendizaje para ser manejado por cualquier persona. En este sentido, los usuarios ya no necesitaban ser programadores para sacar partido a sus posibilidades, gracias a que su sistema operativo contenía muchas de las funciones necesarias.
Su entorno gráfico fue una novedad fundamental, frente al resto de ordenadores disponibles en el mercado, creando las bases para los sistemas operativos basados en entornos gráficos sencillos. Acciones tan comunes actualmente como moverse por un árbol compuesto de carpetas y ficheros, o hacer clic sobre iconos para ejecutar programas, fueron introducidas por primera vez de modo comercial en el Macintosh.
El equipo incluía dos aplicaciones que se volvieron muy populares entre los usuarios: MacPaint, para dibujar con el ordenador, y MacWrite, un procesador de textos en modo gráfico, con las que, por primera vez, el usuario veía en pantalla el texto y las imágenes tal y como aparecerían en papel una vez impreso (What you see is what you get, o WYSIWYG en jerga informática). Sin embargo, debido a que no contaba con programas destinados a la ofimática tan potentes como los desarrollados por IBM, se fue orientando su uso a actividades profesionales relacionadas con el desarrollo gráfico y artístico, como un ordenador pensado para diseñadores, idea que estuvo presente entre los usuarios durante dos décadas.
Por otra parte, sus dimensiones eran muy reducidas, al estar acoplado el hardware al monitor del ordenador, haciendo posible incluso su traslado de forma frecuente, ya que disponía de un asa para facilitar esta tarea. Por todo ello, su comercialización fue un éxito, ya que en los primeros tres meses Apple vendió más de 70.000 unidades de Macintosh, frente a las 50.000 previstas.

El PC sigue progresando
La idea de crear un ordenador destinado a uso doméstico convierte a Apple en el artífice del desarrollo de la informática moderna. Desde ese primer Macintosh hasta ahora ha habido una gran evolución, en la que los ordenadores se han ido estandarizando, convirtiéndose en una herramienta indispensable en todos los ámbitos de la vida, donde la competencia promovida desde el entorno PC y el sistema operativo Windows, cuya versión 3.x con un entorno gráfico de usuario no salió hasta 1990, ha ido imperando hasta nuestros días.
Entre los hitos en la historia del ordenador destaca la aparición del 386 de IBM en el año 1985, con 16 MB de memoria RAM de 30 pines, sistema operativo Windows 3.1, y placas VGA, que podían alcanzar hasta 256 colores. A este modelo le siguió el 486 DX equipado con 32 MB de memoria de 72 pines, mucho más rápida, y con las placas PCI de 32 bits, dos veces más veloces que las placas ISA. Los equipamientos ya tenían capacidad para las placas SVGA que podrían alcanzar hasta 16 millones de colores, sin embargo esto sería usado comercialmente más adelante con la aparición del Windows 95.
Ya en los años 90 se vivió una época dorada, coincidiendo con la aparición del Intel Pentium en 1993, y gracias a la disponibilidad de memorias DIMM de 108 pines, la aparición de las placas de vídeo AGP y al perfeccionamiento de las ranuras PCI, mejorando aún más su rendimiento. A partir de entonces, los cambios han estado basados en los cada vez más veloces procesadores, tanto de Intel como de AMD, y hoy por hoy nos encontramos con equipos con discos duros de 500 GB, memoria RAM de 4 GB, regrabadoras DVD y múltiples opciones de conectividad.
Respecto a los ordenadores domésticos del futuro, son varias las hipótesis que se manejan, aunque en general se prevé que serán más pequeños y manejables, manteniendo unas pantallas grandes sobre las que trabajar cómodamente. Para Asus, el concepto de PC del futuro es el de un equipo modular, en el que la conexión entre todos los módulos será inalámbrica, con una fuente de alimentación por inducción. Por su parte, para Microsoft es el de Surface, un ordenador de superficie elaborado sobre una amplia pantalla táctil de 30 pulgadas que se sitúa de forma horizontal, como si de una mesa se tratase, el cual realizar algunas de las tareas habituales que se llevan a cabo con un ordenador, a través del control táctil de la pantalla y mediante gráficos e imágenes.


Del Dynabook al netbook
----------------------------------
Los ordenadores portátiles llevan 40 años entre nosotros, aunque en sus primeros años no tenían ni las prestaciones ni las comodidades de ahora. Para encontrar sus orígenes hay que remontarse al año 1968, cuando Alan Kay tuvo la idea de crear un ordenador pequeño con interfaz gráfica integrada. El invento fue bautizado como Dynabook, y se considera que sentó las bases de los actuales portátiles, pese a que nunca llegó a fabricarse.
En aquella época, Kay soñaba con un portátil de s&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información