| Artículos | 15 DIC 2000

José Luis Rodríguez Zapatero, secretario general del PSOE: "Tenemos que ir a la velocidad de Internet si queremos coger el tren de la Nueva Economía"

Tags: Histórico
Patricia Torralba.
"Tenemos que ir a la misma velocidad que va la Red si no queremos perder el tren de la Nueva Economía. Y España ha perdido históricamente muchos trenes de los que han supuesto los grandes cambios en el mundo económico y en las revoluciones que han ido marcando el progreso. No podemos perder éste". Esta fue una de las declaraciones que hizo José Luis Rodríguez Zapatero, secretario general del PSOE, en una entrevista en exclusiva concedida a IDG Communications.

El Gobierno está apostando fuerte por la Sociedad de la Información, ¿qué opinión le merece?
- Yo creo que aún necesitamos apostar mucho más, necesitamos recuperar camino en relación con otros países europeos. Los indicadores principales de números de ordenadores, de número de usuarios de Internet, ponen de manifiesto que España tiene un cierto retroceso sobre los países más avanzados. El volumen de Producto Interior Bruto que representan las Nuevas Tecnologías en España, está en torno a la mitad de la media europea, y eso también es un dato negativo. Yo creo que hay que hacer una apuesta mucho más decidida y urgente por la Sociedad de la Información, que sin duda alguna es la herramienta decisiva para un país que quiere ser un país de cabeza, un país de progreso, y también, desde un punto de vista socialista, va a ser sin duda alguna, un instrumento muy importante de igualdad y de cohesión social.

¿Le parece una medida adecuada la creación, esta legislatura, del Ministerio de Ciencia y Tecnología?
- Puede ser positiva aunque no importa tanto el órgano que gestione, sino la política que se haga, el plan de trabajo que se tenga en marcha y el compromiso efectivo que se produzca con respecto a las nuevas tecnologías. Pero sí, me parece bien que haya un Ministerio de Ciencia y Tecnología.

¿Qué opina de la implantación de la tarifa plana?
- Creo que la tarifa plana que ha instaurado el Gobierno en noviembre es insuficiente. Fundamentalmente, porque al tipo de usuario que hay en nuestro país no se le han abierto todas las posibilidades. En segundo lugar, nos preocupa de manera muy especial que Internet llegue a todas las escuelas, a todos los centros públicos de este país, que no haya tampoco una limitación de horarios para esa tarifa plana y es ahí donde tenemos mucho camino por recorrer, sobre todo si los comparamos con el camino andado por otros países. Tenemos que ir a la misma velocidad que va la Red si no queremos perder el tren. Y España ha perdido históricamente muchos trenes de los que han supuesto los grandes cambios en el mundo económico y en las revoluciones que han ido marcando el progreso. No podemos perder éste.

Esta sería una situación ideal, pero ¿es factible? ¿Puede el Estado subvencionar ordenadores con conexión a Internet para cada escuela y cada centro público?
- Considero que sí. Si en algo merece la pena invertir en estos momentos es en conocimiento, es en Sociedad de la Información. Es tan importante como la inversión en grandes autovías que se hizo hace 20 años. Hay que proporcionar todas las herramientas posibles, tanto materiales como de formación, a los jóvenes y a los menos jóvenes de este país, para que estén en la Sociedad de la Información. Esto decidirá si nuestro futuro será un futuro de estabilidad y de progreso o si estaremos sometidos a momentos difíciles y a crisis en nuestro crecimiento económico.

El PSOE ha defendido el método de subasta frente al de concurso para las licencias de telefonía. ¿Por qué? ¿Qué ventajas ofrece?
- Una ventaja muy evidente: el Estado podría haber obtenido unos ingresos de los cuales una buena parte debería haber ido destinado al desarrollo de la Sociedad de la Información, a su extensión. Si uno coge los datos, ve que el número de ordenadores o el número de usuarios de Internet en España es muy desigual territorialmente. Hay Comunidades Autónomas en las que la penetración es muy alta y en otras que es muy baja. Hay que hacer una política de equilibrio territorial, en cuanto al acceso a la Red, y una política de equilibrio social. En estos momentos, las clases sociales más altas son las que están más cerca de la Sociedad de la Información. Sin embargo, los sectores sociales con menor nivel de renta están más alejados. Hay que hacer, por tanto, una política de cohesión en el ámbito de la Red y de las Nuevas Tecnologías en general. Y una política que estimule la propia utilización. Desde el PSOE hemos contemplado en alguna ocasión que el Estado podía sufragar una parte de un ordenador portátil para cada alumno de este país, a partir de una determinada edad. Sería, sin duda alguna, un gran avance. El portátil sería un instrumento permanente de conocimiento y de trabajo.

Pero si el Estado subvenciona una parte de la compra de ese ordenador y hay personas que no pueden pagarse la otra parte, se estarían creando dos tipos de alumno.
- Sí, pero para evitarlo la subvención podría depender de los ingresos, implantándose un sistema igual al de las becas escolares. O bien la universalización. Nosotros somos partidarios, en estos momentos, de que los libros de texto sean gratuitos. Llevar esto a los ordenadores puede suponer un alto coste económico, pero hay que caminar en el horizonte de que sea tan importante que un niño vaya a la escuela con sus libros de texto como con un ordenador portátil. Eso está pasando ya en sociedades más avanzadas, y creo que, cuando antes empecemos, antes ganaremos ese espacio.

¿Está de acuerdo entonces con la medida anunciada por el Ejecutivo del PP de promover que los empresarios subvencionen a sus empleados la compra de PC?
- Sí, puede ser también una fórmula. Pero el Estado tiene entonces que incentivar a las empresas y habrá sectores sociales a los que haya que subvencionar directamente.

En cuanto a telecomunicaciones, la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, acaba de anunciar la concesión de dos nuevas licencias GSM, ¿qué opina al respecto?
- En materia de telefonía móvil, el Gobierno, desde la decisión que tomó poco antes de las elecciones de marzo de 2000, ha ido a trompicones. No ha producido satisfacción en la opinión pública, porque el sistema de concurso impidió que hubiera una importante aportación al Estado. Con estas dos nuevas licencias, provoca también la insatisfacción de las empresas, que en su día gracias al cumplimiento de una serie de condiciones obtuvieron la adjudicación del concurso, y que ahora ven una situación de, al menos, incertidumbre, con la presencia de dos nuevos operadores de GSM, que tampoco, como se sabe, es la tecnología del futuro. En el fondo late una mala planificación previa del Gobierno en materia de telefonía móvil. La decisión del concurso fue precipitada y ahora estamos pagando las consecuencias.

¿Cuál hubiera sido la solución?
- Habría que ir a un gran pacto entre todos los operadores del sistema, entre las principales empresas que tienen licencia, tanto GSM como UMTS, y abrir un horizonte de estabilidad porque no puede ser bueno para el mercado ni para las empresas que exista este clima de incertidumbre.

Pero los usuarios podrían salir perjudicados si se pacta el precio.
- Creo que
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios